Puig: ‘con una estructura de Estado la tasa de desempleo sería 10 puntos inferior’. Pues no

El conseller de Empresa i Ocupació, Felip Puig ha dicho hoy que:

“Con plenas capacidades legislativas en políticas laborales, [él] reduciría el número de modelos de contratación que el estado español mantiene en 42 modalidades. El conseller ha descartado un contrato único o minijobs pero sí que habría menos modelos de contratos que los actuales”.

“[También ha afirmado que] con esta plena capacidad legislativa Catalunya tendría 10 puntos menos que la actual tasa de desempleo que en el primer trimestre fue del 24,53% y por lo tanto se tendría una tasa de paro del 14%, en niveles similares en el País Vasco”.

Resumiendo, según el conseller, si Cataluña fuese independiente, o absolutamente federal, reduciría el paro simplificando los contratos laborales. Y no en poco, un 10%. No solo eso, sino que la tasa de paro sería igual a la que es la más próspera región de España. Los número no aguantan estas afirmaciones.

Mercado laboral

La complejidad de los contratos laborales infieren en la contratación, es evidente, son un coste a muchos niveles, reducirlos puede ayudar a crear empleo, pero en ningún caso de forma significativa, o al menos en el caso de Cataluña y España.  Todas las regiones de España tienen enormes problemas con el desempleo. Los impuestos al trabajo son descomunales, la burocracia es bestial, los requisitos para nuevos negocios es surrealista, la intervención de los gobiernos, muy especialmente en Cataluña, es asfixiante… Pero el principal problema de España y Cataluña ahora mismo es su estructura productiva.

Cataluña tiene un modelo productivo muy parecido al español. Son economías muy enfocadas a los servicios y al turismo. Este modelo no se corresponde con la realidad de la demanda, y por tanto, solo sabe que destruir empleo. Y seguirá así hasta que no encuentre su punto de equilibrio. Y cuando lo encuentre, no dará la vuelta todo y empezaremos a crecer, sino que nos mantendremos planos. En este escenario, da igual que hagan más fácil los contratos (que eso está por ver), o que bajen impuestos. La economía no está para eso, la economía ahora está ahora en fase de limpiar y liquidar excesos.

Este es un modelo que se ha creado centralizadamente, desde los despachos de políticos y han servido a la vez, para crear monstruos como autopistas no rentables, aeropuertos, crecimiento exponencial de la burocracia y personal público… Desde el año 2001, hasta 2010, el sector público catalán ha crecido, respecto a su PIB y según el Indescat (el INE de Cataluña), en un 36%. Sin embargo, desde esa época, la industria manufacturera ha descendido en casi un 35%. Tanto en España como en Cataluña, sobra Estado. Sobra muchísimo Estado. Un contrato laboral más simple no hará bajar mágicamente el paro.

Cataluña vs. País Vasco

La comparación de Puig con el País Vasco es de bofetada. Con la estructura actual de PIB, Cataluña tiene imposible llegar a la tasa de desempleo del País Vasco. Hagamos unas comparaciones usando el Indescat y el Eustat (el INE del País Vasco).

Cataluña destina casi del doble de su PIB a la agricultura, lo que no ha de ser necesariamente malo . Su sector industrial es un 43% inferior al del País Vasco y su sector servicios un 20% más grande. En lo que se refiere al peso del sector público sobre la producción, Cataluña destina un 10% más que el País Vasco. Son regiones que no se parecen en nada.

El País Vasco es la región con más posibilidades de la Península. Cataluña, no. Esta última, con su modelo productivo está condenada a no hacer nada en la próxima década si no cambia. El gran problema de España y Cataluña ahora mismo son que tienen una demanda interna que está muerta, y todo lo que sea reforzarla no va a tener ningún éxito. Los burócratas del País Vasco, en su tiempo, tuvieron más suerte y destinaron parte de la producción, no a los servicios, sino a a la industria. Hubo una gran polémica sobre este asunto en su momento, pero la realidad es que gracias ese enfoque, ahora son la mejor región del país.

No solo eso, en el País Vasco, desde 2007 a 2011 (últimos datos estimados), la demanda interna solo ha bajado un 1%. Sin embargo, en Cataluña ha bajado un 5%.

La solución para los catalanes no es pasar el Poder Total del Estado de unos dementes en Madrid a otros, que son igual, en Cataluña. Tampoco es la solución apostarlo todo a una carta y cambiar el tipo de producción por decisión de tecnócratas ni burócratas. Solo las personas han de decidir sobre su vida y no los gobiernos de aquí o de allí. Lo que necesita Cataluña es menos intervencionismo y mesías. Necesita una economía libre, sin burocracia, impuestos, subvenciones ni sectores estratégicos. En otras palabras, necesita reducir a la nada el sector gubernamental. De esta forma el equilibrio vendrá solo y por fin otra vez, los catalanes se convertirán en una referencia de producción útil, creatividad y bienestar material.

.

Anuncios

2 comentarios para “Puig: ‘con una estructura de Estado la tasa de desempleo sería 10 puntos inferior’. Pues no”

  1. Acertado artículo. Lo que me llama la atención de esta gente es como utilizan siempre falacias relacionando más competencias o independencia con las tres grandes preocupaciones de los ciudadanos: empleo, impuestos y servicios públicos. Pero luego hacen todo lo contrario a mejorar la situación.

    En el País Vasco los impuestos son menores, lo que significa mayor renta disponible para los ciudadanos, mayor consumo, y más posibilidades de crear empleo. ¿Es posible que con un concierto económico se rebajasen impuestos en Cataluña? Bueno, todo apunta a que no. Cataluña es la región de España con impuestos más altos en sus tramos autonómicos. Puede uno argumentar que su capacidad para regular los impuestos es limitada, pero allí donde es posible, los aumentan. Por no hablar de que es la región con mayor evasión fiscal (si repasamos la lista de los nombres ilustres que han sido pillados igual comprendemos porque es “vital para el país” lo de tener hacienda propia).

    Por otra parte, los servicios públicos tres cuartos de lo mismo. Más cargos públicos con salarios más altos. Más televisiones autonómicas y más caras. Policía más cara. Más empresas públicas de dudosa eficiencia. Más subvenciones… En definitiva, un Estado incluso mayor y menos eficiente. La Suiza del Mediterráneo, vamos.

  2. Me abstengo de hacer de adivino con respecto a la situación catalana. Pero el País Vasco le debe su situación económica ventajosa al concierto, prácticamente en exclusiva. La independencia sería mortal para la economía de la CAV, que es muy pequeña y está superpoblada, y no dispone muchos recursos propios. Precisamente, existe un estudio económico bastante serio sobre las posibles consecuencias de la independencia de Euskadi elaborado por la patronal Confebask, y son demoledoras para la región. El PNV puso el grito en el cielo cuando se enteró de la “traición” de la patronal vasca.

A %d blogueros les gusta esto: