La ‘austeridad’ en Sanidad sale cara

Cuando preguntamos qué entiende la gente sobre el plan de austeridad de la administración en Sanidad, cada uno nos da una respuesta. Los izquierdistas nos dicen que “¡se está privatizando la sanidad y eso es malo!”. Si se lo preguntamos a un derechista, nos dice que es un paso bueno hacia un mayor ahorro. Las autoridades nos cuentan que no hay privatización de la medicina, sino que se están reduciendo costes, duplicidades y pasando a la economía privada la gestión. El cambio es para mejorar, no empeorar, añaden.

En muchos países se ha repetido este proceso con resultados mixtos. Realmente no parece haber una prueba evidente que la austeridad del Estado tenga que reducir costes. No tenemos que salir de nuestras fronteras siquiera. Pujol privatizó la gestión sanitaria en Cataluña y no ha servido de nada. Damos por sentado que “austeridad”, “privatizar”… son conceptos buenos, cuando en realidad todo esto depende de cómo se haga, y no del hecho que se haga. Y si los procesos para mejorar algo, lo hacen los políticos, por más buenas intenciones que tengan, siempre será un desastre.

 

Les voy a contar dos casos. Hay una persona que está pendiente de un trasplante y vive en un pueblecito de Cataluña. Mientras espera que encuentren donante, los cirujanos le prescribieron unos medicamentos, que sin entrar en el detalle, son muy caros. Salen por unos 300 euros al mes. El problema es que la Seguridad Social no quiere suministrar los medicamentos porque dice que no es cosa suya. ¿Solución? Los cirujanos decidieron, pues, hospitalizar al paciente para darle la medicación “gratis”.

Un coste de 300 euros mensuales se ha convertido en otro de 200 diarios (contando precio de la cama y comidas). Es decir, el coste se ha multiplicado por 20 y la persona de la que hablamos lleva dos meses hospitalizada.

Lo que llaman “austeridad” en la sanidad, en realidad, no es más que una reducción del presupuesto donde cada organismo sanitario se dedica a traspasar el coste del paciente a otro organismo para no tener que pagarlo. ¿y qué genera esto? Más déficit e ineficiencias descomunales.

Un proceso similar ocurre desde hace dos meses con la receta electrónica. Antes las recetas las hacían el CAP (Centros de Atención Primaria). Para desviar costes y según medicamentos, ahora se ha pasado a la gestión del hospital. Sin embargo, los CAP siguen prescribiendo las recetas electrónicas de los medicamentos que no provienen del hospital. Lo malo del tema es que cuando el hospital prescribe su propia receta electrónica, no solo saca “sus medicamentos”, sino todos. ¿Y qué tenemos entonces? Que el paciente se encuentra con dos recetas que les doblan la dosis de medicamentos cada vez. La verdad es que cada receta anula la anterior, pero hay espacios de tiempo donde el paciente puede llegar a adquirir el doble de medicamentos hasta la emisión de la siguiente receta.

Podemos achacar todo este descontrol a la amalgama de descentralización que hay en el sector sanitario. Es un follón, donde los organismos, además, tienen una fluidez de información entre ellos de cero; lo que crea costes adicionales de descordinación, papeles y repetir procesos vanamente. Estas torpezas administrativas en el mundillo de la sanidad pública son constantes. Cada mes hay alguna reorganización que solo hace que marear a los profesionales públicos generando más costes y malestar aún.

La austeridad, lo que los políticos llaman “austeridad”, no son más que torpes cambios con el único resultado real que dañan el servicio de los pacientes. Simplemente, no es cuestión de centralizar más o menos; o hacer el proceso más eficiente. La realidad nos dice que las administraciones son incapaces de mejorar nada. Si se les dice que han de ahorrar más, no lo hacen, pasan los costes a cualquier otro para no pagarlos ellos o lo modifican en concepto de déficit para que no se vea.

No se ha de dejar en manos del Gobierno lo que la sociedad civil sabe hacer mejor. La sanidad es un sector muy importante, demasiado como para que esté en manos de una panda de inútiles irresponsables a los que no les importa la calidad del ciudadano ni el dinero del pagador de impuestos. La única forma de mejorar este desastroso sistema es apartando al Gobierno del sector. ¿Verdad que el Gobierno no tienen nacionalizados los garbanzos, la carne o el pollo, y todos accedemos a éstos bienes gracias al libre mercado? Pues lo mismo ocurriría con la Sanidad. Simplemente, toda la sanidad ha de ser privada. Y esos significa que el Gobierno desaparezca del sector. Qué elimine todos los impuestos los medicamentos, patentes, trámites burocráticos a los hospitales, que se carguen de una vez el absurdo ministerio de Salud y equivalentes regionales para que la salud dependa de las persona y no de burócratas que no se enteran de nada y controlan nuestro bienestar en despachos, o tecnócratas que lejos de reducir costes, los “escaquean” como pueden.

.

Anuncios

23 comentarios para “La ‘austeridad’ en Sanidad sale cara”

  1. “Simplemente, toda la sanidad ha de ser privada. Y esos significa que el Gobierno desaparezca del sector.”

    Perfecto, maravilloso, así ese señor que pasaba de costar 300 euros al mes al estado a costar 200 al día pasa a costar 0 y se muere tan ricamente en su casa por no poder pagarlo. Una idea cojonuda. Ahorraríamos mucho. Lástima que no sea tu padre.

    • Y quien te dice que no sea mi padre? Si la sanidad del Estado desaparece los precios bajan y se crean herramientas para financiarla como los seguros (aumentando competencia) y créditos sanitarios.

  2. Ya, y seguros médicos que seguro que financian a cualquiera tratamientos de 300 euros mensuales en medicamentos mes tras mes hasta que surja un donante. A lo mejor en el País de Oz. ¿Un “ni mileurista” con contratos precarios podría pagarse ese tratamiento? Una enfermedad así sería o la ruina o la muerte. Excepto para algunos. Excepto para tí y tu padre.

    Eso sí, que ahorro para los demás.

    • Lo que no ves es que el sistema sanitario ya está quebrado. No es sostenible. Gracias al libre mercado un billete de avión vale 50€. Si lo llevase el Estado sería impagable al eliminar la competencia e innovación.

      En occidente todo el que quiera tiene pan. Sin embargo, en la URSS donde nuestro sistema sanitario es similar, nadie accedía a este alimento. La centralización de los medios de producción crea colas y la destrucción del sistema. Y en sanidad, es lo que ocurre.

      • Hoy un venezolano comentaba cómo en su país ya escaseaba hasta el papel higiénico. Otro Exitazo socialista. Suma y sigue.

  3. ¿No es triste que tengas que irte a la URSS a hacer la comparación de tu muñeco de paja en vez de comparar con las democracias cercanas que tienen sistemas similares? Se ve el truco de manos.

    Comparar billetes de avión con transplantes de órganos es otro truco no menos sutil. El culo y las témporas. Por cierto, ¿y las subvenciones que se llevan todas esas compañías low-cost para poder dejar el billete a ese precio? ¿O es que queda mal mencionarlas para hacer la comparación?

  4. fernando luis mayo 13, 2013 a 16:43

    Ejemplos hay para todos los gustos:

    Una compañera en lista de espera, una operación sencilla. Se hizo las pruebas del pre-operatorio hace tiempo y ahora la llaman para operar…pero las pruebas no le valen porque ha pasado mucho tiempo y tienen que repetir, pero con el riesgo de que en verano no se pueda operar y se demore otra vez…. ¿algún responsable de este mal uso del dinero público?

    Un ejemplo contrario. Una compañera que necesita tomar diariamente Sintron que ha intentado hacerse un seguro privado. En cuanto menciona la palabra “sintron” sencillamente dicen no te aseguramos.

    Solución para los dos casos: Sanidad Pública pero Gestión Privada. O lo que se suele llamar cheque sanitario.
    Si el gestor privado quiere tener ganancias, hará todo lo posible por eliminar ineficiencias (el gestor público no tiene ese incentivo)

    Y para enfermos crónicos, – y vista la esperanza de vida en occidente, lo seremos todos, los costes inasumibles de su póliza privada se compensan via impuestos.
    Yo no tengo problema en pagar impuestos para eso. Si para despilfarros en “estructura burocrática sanitaria” con veinte programas informáticos distintos que son incompatibles entre sí y no permiten ni una gestión eficiente de las citas previas.

    Y me vale el ejemplo de la alimentación.
    Cada vez que alguien defiende la Sanidad Pública yo pregunto porqué la comida, que usamos todos todos los dias no está subvencionada (ni porqué no hay economatos, comedores públicos, ayudas a los dietéticos, o a las personas que necesitan alimentación especial…..) mientras que la sanidad sí lo está.
    Nadie me ha dado una respuesta. (pero eso no significa que me den la razón.)

    • La alimentación tambien deberia tener control estatal, sino fijaros en los desmanes que hay, como nos controlan, nos dicen lo que comer, ponen los precios desorbitados, acaso la bolsa de la compra no esta por las nubes?Por que un litro de leche importado sale más barato que uno de la tierra? Quien lo subvenciona? Con que intereses?

      • fernando luis mayo 15, 2013 a 21:46

        Pues yo veo agencias de salud alimentaria, veterinarios en mataderos, controles de guardia civil sobre transporte de ganado y mucho control la verdad…De hecho, salvo casos de salmonelosis en bodas y similares, no veo que se haya producido ningún caso de descontrol como el de la colza.

        Pero el tema de la alimentación aquí era secundario.

        Yo sólo intentaba argumentar que la gente defiende la sanidad pública porque es “muy cara” y los pobres no la podrían pagar.

        Y yo quería hacer ver de me parecía que una persona normal (no un enfermo crónico) gastará más en alimentación que en sanidad a lo largo de su vida.
        Y en base a eso me preguntaba si no seria también lógico que la alimentación estuviese subvencionada.
        Y puestos a cubrir necesidades básicas, el agua, la ropa, la vivienda y la calefacción podrían entrar en ese tipo de “necesidades básicas” que el Estado tendría que cubrir.

        Claro que eso nos lleva a la economía planificada de la Unión Soviética…que acabó como acabó (“pero fue por culpa de la guerra fría que obligó a distraer recursos para el ejército para defender la revolución y tal y tal)

        Pero bueno, en España tendrá mucho éxito de crítica y público. Como hay tantos ricos que lo van a pagar “solidariamente”…
        Según he leído hoy “aproximadamente unos 6,5 millones de personas (de una población de cerca de 47 millones) sostienen el 80% de la partida de ingresos por IRPF”

        Ya ve. Yo soy uno de esos afortunados que paga.

        Y luego dicen que no vivo en este país.

  5. “Solución para los dos casos: Sanidad Pública pero Gestión Privada. O lo que se suele llamar cheque sanitario. Si el gestor privado quiere tener ganancias, hará todo lo posible por eliminar ineficiencias (el gestor público no tiene ese incentivo)”

    Eso sería muy bonito en un mundo perfecto. En el nuestro el concejal de turno le da la contrata a un empresario que, casualmente, resulta que hermano de un consejero autonómico. O que el contrato se fracciona para no tener que sacarlo a concurso. O que se le da a un empresario que, casualmente, es un asiduo a hacer donaciones a su partido.

    Todos estos casos estamos hartos de verlos a diario una y otra vez y en esas condiciones no es que no haya ya incentivos para eliminar las ineficiencias. Es que con la impunidad se la suda todo.

  6. “Cada vez que alguien defiende la Sanidad Pública yo pregunto porqué la comida, que usamos todos todos los dias no está subvencionada”

    Si no te llega para comer pasteles, comes pan. Y en los casos desesperados en los que ni para pan llega, ahí está cáritas y muchas otras ONG´s y comedores sociales. No conozco nadie que se haya muerto de hambre, con la tripa hinchada, en España.

    Ahora, cuando tengas un cáncer y te digan que la factura del tratamiento completo sean 50.000 euros, no tengas seguro médico o, que casualidad, el que tienes no lo cubra, regresa y me vuelves a explicar tus dudas sobre las “subvenciones” (que no son tales porque salen de tus impuestos) de la sanidad.

    • fernando luis mayo 13, 2013 a 17:40

      Llenar la barriga no es comer.
      Y comer bien, la higiene y la investigación científica son la base de este mundo saludable y del aumento de esperanza de vida.

      Y no voy a poner lo que llevo gastado en comida y lo que gastaré, pero creo que es más que lo que llevo gastado en médicos y medicinas. Pero los números no son lo mío.

      Y no se si los 50.000 euros incluyen los intereses de demora que recibe el laboratorio por no cobrar en el plazo legal, o los anatocismos -intereses sobre intereses- por no cobrar los primeros intereses en plazo.
      Eso sin poner que seguramente el laboratorio venda su “tratamiento contra el cáncer” un pelín subido de precio para compensar acudir a factorings, confirmings o demás lineas de crédito para aguantar hasta que les paguen..o peor aún: que usen esos intereses para la negociación de un contrato “en exclusiva” durante varios años, de manera que aunque aparezca un “tratamiento” más barato, la sanidad pública tenga que comprar el antiguo si o sí.

      En esta vida no todo es “el primo del concejal ni similares”.

      Mire, no hay ningún sistema perfecto. El actual choca contra muchos intereses creados, y será difícil de cambiar
      Pero también existen otros: Será cuestión de tomar lo mejor de cada uno…
      En España _no conozco otros sistemas- funciona también el sistema MUFACE en lo referido a la Atención Primaria (médico de familia y especialista)
      .
      El médico tiene la consulta en su casa o en una clínica (ellos pagan el alquiler, el material que usan. la luz, la calefaccion, los muebles y revistas de su consulta…y si tienen enfermera o recepcionista también).
      Si se necesita un especialista, no tiene que pasar por el médico de cabecera…(doble gasto) Se va directamente a una consulta en su casa o en una clínica (donde ellos se pagan los gastos de personal, el material,.la luz, la calefaccion, los muebles y hasta las revistas de su consulta).

      Usted llega, entrega un talón y el médico cobrará a su seguro esa “asistencia”. El buen médico facturará mucho.
      Y esto no depende del cuñado del primo del concejal..

      ¿qué ven ustedes de malo en esto? ¿porqué en este nivel no puede funcionar igual la Seguridad Social?
      ¿

  7. “Llenar la barriga no es comer.”

    Sí, sí es comer. Y morirte de cáncer por no poder pagar el tratamiento, sí, sí es morirse.

    “Y no voy a poner lo que llevo gastado en comida y lo que gastaré, pero creo que es más que lo que llevo gastado en médicos y medicinas. Pero los números no son lo mío.”

    De nuevo volvemos al argumento de que “como yo no he tenido un cáncer, que afortunado soy”. Felicidades. Me alegro por tí. Ese es el argumento que te llevará a la tumba cuando lo tengas.
    Todas los los problemas de que ves de la negociación entre las farmaceuticas y la sanidad pública se darían igual con una empresa privada con la diferencia de que a la empresa privada lo pondría a un precio que probablemente no podrías pagar tú. No, créeme, con 2.500 euros de sueldo mensual no se puede pagar un tratamiento oncológico serio. Si tienes más que eso, me vuelvo a alegrar por tí, pero la mayor parte de la población queda por debajo de esos salarios

    De MUFACE no puedo hablar pero sí de ISFAS que imagino que será parecido: a los militares se les obliga a hacer un seguro privado obligatoria a elegir entre varias compañías y su cuota se la paga el estado. Ese seguro cubre para los especialistas, a los que se puede ver sin pasar por el médico de cabecera pero no cubre para temas como el cáncer, donde te desvian, sí o sí, a la seguridad social. Conozco el caso de una militar que cuando su compañía descubrió que tenía cáncer, la remitieron a la Seguridad Social. Así ya puede salir barata la cuota.
    Por otro lado, ¿es económica esta forma de ver a los especialistas sin pasar por un médico de cabecera? ¿No es desperdiciar recursos dejando que gente que solo tiene un catarro llame y pida cita a un otorrino porque cree que le sabrá tratar mejor? No, es un desperdicio de recursos la forma en la que trabajan. Evitar al médico de cabecera no es un doble gasto, es evitar masgastar el tiempo de un especialista en casos que no requieren de él. En el caso de los que pagan las cuotas, me da igual: con su dinero lo pagan. En el tema de los militares, es distinto: su cuota está subvencionada por el estado y debería primarse la eficacia. Si se implanta el cheque que quieres, todo el sistema sería así de ineficaz.

    Para terminar:
    1) “En esta vida no todo es “el primo del concejal ni similares”
    2) “Y esto no depende del cuñado del primo del concejal.”

    Solo voy a decir que debes de vivir en otro país distinto al mío. Y también me alegro por ti por ello.

    • fernando luis mayo 15, 2013 a 21:32

      perdone la tardanza en responder, pero hay que trabajar, llevar a los niños al médico y cosas similares.

      Le doy la razón: debo ser rico, porque todas las subidas de impuestos me pillan de lleno, y luego no cumplo ningún requisito para pillar eso que se llaman ayudas sociales,

      Y es verdad, no estoy enfermo, pero tengo un hijo con problemas desde que nació y en vista del trato que tenía en la seguridad social, decidí gastar mi dinero en un seguro privado.
      Pero no hay mucho misterio en eso. Simplemente no se lo que vale una caña, ni un cubata, ni cuanto es el precio medio de un menú en cualquier restaurante.

      Y lo dejo porque pensé que hablaba con una persona inteligente, de esas que simplemente se ha comprado la moto de Privado=beneficios=malo Público=altruista=bueno

      y no va a entender ninguno de mis argumentos.
      pero es culpa mia.

      De todas maneras, ni a usted ni a mi nos harán caso
      Este sistema se morirá porque en cuanto envejezcan los nacidos en los 60 y 70, o cobran pensiones de miseria para tener sanidad gratis o cobran pensiones pasables y pagarán su sanidad.
      O a lo peor cobran miserias y tienen que pagar en alguna medida.

  8. Terminas una conversación un ad hominen. Ad hominen, además, que surge de que no sabes entender lo que lees (no he dicho jamás que lo privado sea malo) y de tu bola de cristal que te permite adivinar mis pensamientos y extrapolar cosas que ni he dicho ni pienso y el don de la videncia para predecir que no puedo entender sus argumentos. Hay que ver que reacciones tiene cierta clase de criaturas humanas, por llamarles de alguan manera, en cuanto las contradicen minimamente..

    Ciertamente, yo también pensaba que estaba escribiendome alguien inteligente. Y ha resultado ser subnormal perdido. Siento lo de tu hijo, espero que su enfermedad no sea tan grave como la de su padre.

  9. Manuel:

    Dices: “Una enfermedad así sería o la ruina o la muerte. Eso sí, que ahorro para los demás.”

    Y este, sin lugar a dudas, es la realidad. Basas todo tu razonamiento en una conclusión supuestamente ética implícita en tu comentario: hay que ayudarle o se muere, ayudar es bueno. Sin embargo, no has explicado racionalmente por qué. ¿Por qué debemos ayudarle a no morir? ¿Por qué es bueno?
    Entiendo que puede sonar chocante sin embargo, si analizamos racionalmente lo que digo nos daremos cuenta de muchas cosas.

    En primer lugar, esta persona esta gravemente enferma y se muere. Pero ¿es mi responsabilidad? o ¿acaso es la responsabilidad del resto de la población española? ¿Por qué?

    En segundo lugar, el Estado mediante los impuestos nos obliga a a ayudar a esta persona, nos roba nuestro dinero (supongamos que ganado honradamente) y nos obliga a ayudar a una persona que ni conocemos. Nos coarta la libertad de actuación. Es mi dinero y no se me permite escoger en que gastarlo: igual ese hombre gravemente enfermo es una mala persona, igual posee unos valores morales que yo considero deplorables, etc.

    ¿Por qué, pues, salvarle la vida a esta persona es moralmente bueno? ¿Quién es el Estado para imponerme a mi o a cualquiera sus normas morales? ¿Para actuar moralmente hay que llevar acabo acciones inmorales? Quiero decir: para actuar moralmente (ayudar al enfermo) hay que llevar acabo acciones inmorales (el Estado roba mediante impuestos para pagar esa ayuda y coarta la libertad para obligar a ayudar).

    La realidad es que sólo uno mismo es dueño de sí mismo y por tanto responsable de sí mismo. Si yo tengo el deseo de ayudar a una persona: porque me cae bien, porque es de la familia y lo quiero, porque me da pena, etc, lo haré y si no es así no lo haré. Si cada uno es responsable de si mismo (cada uno es propietario de su vida y libertad) ¿por qué el Estado roba mi libertad para obligarme a hacer algo que no quiero hacer?

    • “hay que ayudarle o se muere, ayudar es bueno. Sin embargo, no has explicado racionalmente por qué. ¿Por qué debemos ayudarle a no morir? ¿Por qué es bueno?”

      Hasta ahí he leido. Sinceramente, te deseo un cáncer. Uno curable con un tratamiento muy, muy caro, impagable por una persona normal. Así,mientras agonizas, vendrá un gilipollas a preguntar por qué se te debe ayudar.

      Que me avisen cuando ocurra para mandar flores.

      • “Sinceramente, te deseo un cáncer”

        Bueno, esto lo dice todo de ti. Por cierto, tu eres un perfecto ejemplo del tipo de persona a quien no deseo ayudar con el dinero que honradamente gano.

        “Hasta ahí he leido.”

        Igualmente esto lo dice todo ti. Eres el tipo de persona irracional y tirano que se deja llevar por sus sentimientos, no razona y quiere imponer a todo el mundo su ideología.

        Por cierto, con el “hasta aquí he leído” y el “te deseo un cáncer” todavía no has ofrecido ningún razonamiento (ni valido ni errado, simplemente ninguno) que explique por qué ayudar a los demás es bueno ni por qué ayudar a alguien que se muere lo es. Simplemente das por supuesto que lo es, como un hecho evidente en si mismo, como un axioma, cuando en modo alguno lo es. Solo cuando el hombre tiene la libertad de obrar es cuando puede plantearse la cuestión ética de “bueno” o “malo”, porque tiene la posibilidad de elegir. Sin libertad para elegir, y con la Seguridad Social obligatoria no existe tal, no existe cuestión ética y por tanto no existe ni bueno ni malo, sólo existe el mandato imperativo del Estado imponiendo su moral. No intentes imponer tu moral colectivista a los demás.

    • fernando luis mayo 18, 2013 a 09:12

      Yo si he leído hasta el final, porque entiendo lo que dice, no lo entiendo como una provocación sino como una necesidad, el plantearse las cosas desde la raíz, para ver cómo y porqué se da por sentado y “natural” todo lo que simplemente nos imponen a fuerza de machacar.
      Supongo que a veces es bueno volver la vista atrás, ver de dónde venimos y cómo hemos llegado hasta aquí.
      Y también mirar hacia delante y ver si hay camino o un precipicio.
      y si en algún momento nos damos cuenta que hemos tomado el camino equivocado, no veo el problema de volver atrás hasta ese cruce que no quisimos tomar vete a saber porqué.

      A mi, en principio, los planteamientos anarco -capitalistas me parecen bien…si hubiese que empezar desde el principio.
      pero la sociedad es muy compleja y la idea de “destruir todo lo viejo” y “construir algo nuevo” se suele quedar en la primera parte, siempre.

      Las cosas evolucionan, despacio a veces, otras a golpes….y sin darnos cuenta todo ha cambiado.
      Hace poco recordaba con unos amigos los tiempos en que Telefónica tardaba meses en ponerte línea y encima te cobraba…
      Y todo el mundo pensaba que “era lo normal”.
      Supongo que en unos años la gente asumirá que “nada es gratis” y que es mejor pagar por lo que usas, aunque sea un precio “simbólico” para empezar a valorar lo que se tiene.

      No conozco mejor sistema para no volver a caer en manos de demagogos que dicen cosas como “que lo paguen los ricos…ojala tengas un cáncer….ojalá te violen a tu hija…ojalá te quiten la casa….ojalá te quiten la paga extra…”

      Gente que no sabe que hacer con su vida y te quiere organizar la tuya.

      • “A mi, en principio, los planteamientos anarco -capitalistas me parecen bien”

        Como información adicional, no soy anarco-capitalista exactamente sino objetivista. Aunque coincidimos en un 90% de los planteamientos, sobre todo en las cuestiones económicas. Un enlace por si te interesa:

        http://www.objetivismo.org

        “No conozco mejor sistema para no volver a caer en manos de demagogos que dicen cosas como “que lo paguen los ricos…ojala tengas un cáncer….ojalá te violen a tu hija…ojalá te quiten la casa….ojalá te quiten la paga extra…”

        Esta es exactamente la reacción de los irracionales sentimentalistas colectivistas. Planteas una cuestión moral y no te responden con razones sino con un exabrupto tipo “ojalá tengas un cáncer”.
        Esta es una de las cosas que más me fastidia, van por ahí con una supuesta superioridad moral tirándote a la cara consignas morales que han aprendido de memoria desde pequeñitos: hay que ayudar a todos, hay que dar a todos, hay que sacrificarse por España, hay que ayudar a los parados, hay que ayudar a los que se mueren de hambre en Africa, etc… Te lanzan una frase de esas pensando que supuestamente te desarman moralmente, porque piensan (mejor dicho, no piensan) que es un axioma moral, y cuando preguntas “¿por qué?”, solo te lanzan un exabrupto. Cuando la realidad es que no saben por qué, no tienen ninguna razón, sólo repiten como loritos lo que han aprendido desde pequeñitos en la escuela, la iglesia, etc. Sencillamente ni piensan ni razonan.

      • “Simplemente ni piensan ni razonan”

        Hay que ver lo mucho que necesitan justificar algunos que son unos hijos de puta.

  10. Fernando, si de verdad de lo que he escrito lo único que has entendido es “que lo paguen todo los ricos”, es que tu comprensión lectora es tan escasa como has ido dando a entender durante toda la discusión.

  11. Manuel:

    “Hay que ver lo mucho que necesitan justificar algunos que son unos hijos de puta.”

    Es verdad, tengo que aprender de ti y de tus “razones” justificadas: todo aquel que no piensa como yo es un hijo de puta.

A %d blogueros les gusta esto: