Tengo un plan

Desde que empezó la crisis hemos leído y oído mil y una soluciones resumidas en power points, libros, artículos y puntos hasta aburrir en todo tipo de documentos. Se podrían resumir en dos. Bueno, dos y otro. Éste último sería el del Gobierno, que consiste en subir impuestos, aumentar el gasto, redistribuir el monto de las subvenciones una y otra vez, y negar cualquier dato “adverso” por sistema. Podría ser un buen plan en otra dimensión; tal vez en alguna donde las leyes económicas operasen de forma totalmente inversa a como lo hacen en nuestro planeta. Despachada la estrategia Mickey Mouse del Gobierno para salir de la crisis, quedan los grandes grupos.

Los planes anticrisis de la izquierda

Son los más comentados y posiblemente compartidos por los españoles. Las medidas más populares son: aumento de impuestos a empresas y ricos, distribución eficiente de los recursos de forma centralizada, aumento de subvenciones “a quien se las merezca”, implantación de una renta básica, restringir los mercados financieros. Triplicar, cuadriplicar, o multiplicar por diez el gasto en educación, sanidad, I+D+i, cine, venta ambulante y cualquier otra cosa que se le ocurra. Y como no, poner el turbo a la máquina de hacer papeles de euros hasta que explote para luego ser repuesta por quince imprentas más.

El problema de subir impuestos a los ricos es que se van. Los ricos son gente rara, cuando alguien les quiere meter la mano en su cartera tienden a defenderse largándose del país. No en vano el 80% de los ingresos de Hacienda son pagados por la clase media. Algo similar ocurre cuando subimos los impuestos a las empresas. Con un tejido económico como el nuestro, casi todo Pymes, si aumentamos el coste de un mayor Gobierno eso se traduce en más cierres empresariales. Incluso si tenemos la genial idea de subir los impuestos a las grandes empresas, como la Coca-Cola, la banca, eléctricas… lo único que haremos es que éstas, trasladen el coste del impuesto a la factura del consumidor. Los impuestos a las empresas, los paga el consumidor.

Aumentar los impuestos no ha servido de nada. Más aún. ¿Tiene sentido que un Estado hiper endeudado, se endeude más? Mirémoslo a nivel particular. Si no tenemos dinero y además debemos la Visa, hipoteca, letra del coche… ¿le parece de sabios ir al banco a pedir treinta tarjetas de crédito más? Es que es insostenible. Los sectores que mantiene el Gobierno en monopolio no son productivos, generan demasiados costes. ¿Sabe que más del 60% del presupuesto de educación se gasta en sueldos? El sistema público de educación está diseñado para sus trabajadores, no para el ciudadano. La nacionalización de sectores, como la sanidad, educación… convierte las oportunidades del mercado en un coste. Si los gobernantes son idiotas cuando salen por la tele, también lo son manejando nuestro dinero. Transferir nuestro dinero al Gobierno para que éste lo maneje, de todas las malas ideas, en un concurso queda en la posición 1ª, 2ª y 3ª. La Unión Soviética fue el paradigma económico de la nacionalización, gasto racional y científico. Todos sabemos el resultado. La gente acabó muriendo de hambre, los gobernantes tenían que hacer purgas y la miseria reinaba en todas partes. Era un sistema económico tan bueno que tuvieron que prohibir a la gente salir del país. Si no hay competencia, no hay eficiencia ni creación de riqueza, solo redistribución arbitraria.

No es peor idea la de imprimir dinero o hacer devaluaciones. Este tipo de políticas solo generan inflación y burbujas. Sería repetir lo que hemos vivido ya. Ahora en Japón le están dando la máquina de hacer billetes y McDonald’s ya ha subido, preparándose, un 20% el precio de sus menús. Crecimientos con inflación, no son crecimientos productivos, son inflación.

Los planes anticrisis de la derecha

En el otro lado tenemos los planes de la derecha. Son igual de fantásticos que los descritos arriba. Les dicen al Gobierno: reduce tu peso, elimina subvenciones, baja impuestos, elimina clientelismo, baja impuestos… Claro, si se aplicasen serían geniales. Pero, ¿qué incentivo tiene el Gobierno para automutilarese? Ninguno. Pedir al Gobierno que baje impuestos o abra el mercado a la competencia netamente es como discutirlo con un muro. En muchas ocasiones nos dicen: “bueno, Reagan y Thatcher lo hicieron”. No. No es verdad, no lo hicieron. Aumentaron el peso del Gobierno y se cargaron un sinfín de derechos civiles individuales.

Pero es que la situación actual aún es más dramática. En los años 80 los estados tenían un poder “soberano” mucho mayor al actual y eran más independientes. Hoy, muy especialmente en la UE, tenemos presiones de todos “nuestros socios”, troikas de turno, FMI, Organización Mundial de la Salud, Banco Mundial… Las organizaciones supranacionales cada vez tienen más fuerza. Los gobiernos nacionales no son más que rehenes de las circunstancias de otros intereses supranacionales. Estamos en la transición entre Estado Nación y Gobierno Mundial. Los Gobiernos nacionales de Europa han de preguntar a Maastricht o Alemania hasta cuándo pueden ir al servicio. ¿Se acuerda de la última grandeza de Zapatero en Copenhague? Cuando dijo eso de: “La tierra no pertenece a nadie. Sólo al viento”. Al día siguiente le llamaron de China, y le avisaron que, o dejaba de hacer el indio, o toda la inversión china en nuestro país se volatilizaría en cuestión de segundos. Un mes después anunció su conocida reforma económica. Los jefes de estado no son más que marionetas hoy día.

Aquí una cuestión (meme) para el dinosaurio filósofo: ¿si la derecha quiere reducir el Gobierno, por qué apela a éste para que disminuya dándole más Poder? ¿Ahora los Gobiernos son malos e ineficientes en sus acciones, pero buenos cuando se trata de automutilarse? ¿Cuándo el Gobierno ha hecho bien una privatización? El Gobierno ha cogido la palabra “austeridad” y ha escupido en su definición cuando la aplica. Tenemos un Gobierno austero y aumenta en un 5% el presupuesto, el déficit sigue descontrolado y la deuda no para de crecer. Si el Gobierno no hace nada bien, tampoco sabrá recortarse. Solo usará la palabra “recorte”, “limitación”, “austeridad”… para creer más mientras se ríe de todos nosotros.

El plan anticrisis ‘Aparta al Gobierno de tu Vida’

Nadie habla de este plan, pero muchos lo aplican ya. Se basa en la idea que el Gobierno apesta. Se inspira en que el Gobierno está formado por vagos, parásitos, corruptos, ineptos, psicópatas narcicistas y criminales a los que no les importa en lo más mínimo el bienestar del ciudadano. Tal vez no suene tan sofisticado con los planes anteriores, pero es una forma inmediata y responsable de salir de la crisis sin perder la libertad ni todo nuestro dinero.

En este país, según quien lo mida, hay algo más del 20% de economía sumergida. La más alta de Europa y de las altas del mundo (OCDE). No es tan idiota el españolito medio. Es un cazador de oportunidades. No es de extrañar teniendo en cuenta los mediocres gobiernos que hemos tenido en los últimos 200 años. Claro que podemos esperar que algún milagro ocurra y la política deje de estar regida por iluminados e inútiles, pero si solo confiamos en esa “paradoja” milagrosa, moriremos sentados de aburrimiento.

La libertad en Reino Unido, en el S. XIX, que se forjó en el siglo anterior, no vino de ningún político ni pensador. Adam Smith no inició ninguna revolución económica ni social. Solo cuatro frikis leían en el S. XVIII y siguiente. El paso del mercantilismo al Capitalismo fue conducido por la gente pobre, por los campesinos que iban a la ciudad y realizaban cada día trabajaban hasta estar exhaustos, de sus ganas de prosperar y dar mejores futuros a sus hijos. El mayor logro humano de la historia, el Capitalismo, se hizo sin políticos, eruditos ni mesías. Estos últimos solo crearían tiranías, como Mao, Hitler, Lenin. Si cedemos nuestras acciones y libertades al Poder, solo usará esta fuerza para usarla en nuestra contra dotándose de mayor Poder y dinero para sí mismos.

¿Qué ha hecho el Gobierno por usted los últimos años? Robarle su dinero. Nuestro Estado nos cuesta casi 10.500 euros al año por persona y 28.000 euros por familia. ¿Recibe usted ese mismo dinero al año en servicios? Claro que no. Se lo quedan casi todo las eléctricas, banca, empresas públicas, lobbies civiles, Corinnas de turno, actores y dictadores de otros países en concepto de “ayuda exterior”. Este Gobierno no merece su respeto. El principal responsable de la crisis y nuestra desastrosa situación es debida a los políticos y sus juegos entre amigotes.

Salir de la crisis no es cosa de todos y menos aún de los gobernantes. Salir de la crisis es darse cuenta que está solo y ha de moverse ya. Pagar impuestos o rellenar mil absurdos formularios no hará que sea mejor peluquero, electricista ni empresario, al revés. Acatar todas las leyes estúpidas del país no le hará mejor persona, solo le convertirá en un borrego y cómplice pasivo de la casta. Preocúpese por lo importante, por su comunidad y no por problemas inventados que son insolubles y solo se han creado para comprar votos y levantar grupos de presión que viven a nuestra costa.

Puede seguir soñando y esperar que los ricos paguen un sistema que es insostenible y ya ha quebrado, o que, por arte de magia, los políticos empiecen a servir a la gente dándoles más libertad.  Pero mientas eso no ocurra, lo mejor será tomar la iniciativa.

.

Anuncios

6 comentarios para “Tengo un plan”

  1. El gobierno lo abarca todo. Apartar al gob de tu vida es fácil -y recomendable- si no se metiera tanto en nuestra vida. En serio, Valín: ¿cómo me salto al Gob en la educación de mis hijos? En escuela privada, curriculum público. Si haces homeschooling, pueden condenarte por un delito de abandono de familia. Si las cosas se tuercen, la jugada puede salirte muy mal.

    Además, cuanta más gente pase del GOB, más incentivos tendrá el Poder para poner más policía, más inspectores de hacienda en cada esquina.

    Parece que celebras el 20% de economía sumergida. ¡Ese es el problema de España! El españolito medio es el que ha hundido este país, el que jode y va a joder de verdad a la currante y escasa clase burguesa, propietaria. Porque además de defraudar, el españolito medio es un paleto. Ya lo demostraste en tu artículo sobre el ahorrador español https://jorgevalin.wordpress.com/2012/04/12/asi-es-el-ahorrador-espanol/.

    Aquí lo que mola es el que además de estar en la economía sumergida, vive bien y con una VPO que le ha puesto la Junta de Andalucía (jeje, para eso no pasan del GOB, eh?). El otro día, en JotDown (http://www.jotdown.es/2012/12/xavier-sala-i-martin-no-entiendo-por-que-la-gente-no-hace-una-revolucion-deberian-estar-en-la-puerta-del-ministerio-quemandolo-todo/), Sala-i-Martin decribía muy bien esto refiriéndose a los exámenes en la Univ. de Columbia: en los EEUU el que copia es visto por los otros estudiantes como un tramposo. Para los españoles, copiar es normal, y si el profesor no vio que te lo sacaste del “rincondelvago”, eres el más listo. ¿Y quién denuncia a un pintor si te ofrece cobrarte sin IVA? Nadie hace esas perrerías hombre… pero luego se clama contra la amnistía fiscal (http://blogs.elconfidencial.com/economia/valor-anadido/2012/04/04/espana-pais-de-defraudadores-se-escandaliza-ante-la-amnistia-fiscal-6857) y contra los recortes. Es el pícaro Lazarillo robándole al ciego…

    Sala concluía diciendo que el liberalismo no triunfaba precisamente por eso: porque requiere trabajar y ahorrar. El camino a la prosperidad capitalista no es un camino de rosas y eso lo sabe la gente. Lo contrario a la cultura del pelotazo. Sala lo resumía muy bien con el ejemplo de Operación Triunfo: este programa asegura que “puedes meter en una casa durante tres semanas a un palurdo y sacar una gran estrella”. El pelotazo: Mario Conde, las recalificaciones, la lotería de Navidad, especulación con la vivienda, preferentes… Pero luego que el GOB nos rescate!

    Ese plan del desprendimiento no es viable.

  2. Daniel López abril 25, 2013 a 23:09

    El mayor logro humano de la historia, no es el Capitalismo, es la democracia y se hizo con ciudadanos que creían en un bien común, sin eruditos ni mesías, es el liberalismo cuya deidad representada por el libre mercado quien necesita de mesías y profetas, para sostener su idealización utópica de la realidad, el liberalismo no sólo trae consigo una teoria económica, si no política, el corporativismo, es la distitucion de la democracia por una estructura jerárquica, un dictadura, la teoría es contradictoria en sus propios términos. Irrealizable, mirad Singapur, es una dictadura floreciente, se ha hecho rica, ejemplo de liberalismo económico, pero no puedes masticar cicle sin que te multen, parafraseando a unos de sus propios medias ;), una empresa que te lo da todo, también te lo puede quitar todo.

  3. JUAN ANTONIO SANCHEZ abril 26, 2013 a 11:17

    Prefiero Singapur, Corea del Sur, Taiwan, Suiza,Canada, Holanda, etc, etc, a Portugal, España, Italia, Grecia, etc, etc. Y sabe por qué, muy sencillo: Porque hay muchísima más libertad y prosperidad, que en muchos otros lugares. No existe ningún país en donde todo nos pueda gustar al cien por cien, pero si hay lugares donde el que más talento tiene y quiera trabajar realmente y sin ataduras del poder, pueda crecer y pueda crear riqueza. Alomejor en Singapur te multan por escupir en la calle, aquí en España, no solo no te multan, sino que el noventa y cinco por ciento de la golfería está en la calle y además exigen sus derechos. Esa es la diferencia entre países donde el que la hace la paga y aquellos otros donde se premia al delincuente y se castiga al que no lo es.

  4. El ultraliberalismo me interesa. Si una empresa que gasta muchisimo dinero en publicidad pero la calidad de su producto es igual a la media vende mucho más que la media, ¿podemos hablar de que ha habido libertad individual de elección por parte del consumidor medio?

    • Velocidad y tocino. Bonita mezcla.
      Siempre que nadie obligue a ningún consumidor a elegir un producto concreto, este habrá elegido con libertad. ¿Es obligar al consumidor a comprar un producto lo mismo que dárselo a conocer?

      Sin embargo un consumidor no elige libremente la educación pública o la sanidad pública toda vez que de entrada se le obliga a pagarla quiera o no. Si lo piensa bien, solamente los servicios y productos públicos limitan la libertad, una empresa privada no tiene capacidad para obligarte a nada ya que no tiene policía ni recaudadores ni cárceles ni hace las leyes.

      En resumen, allí donde hay un servicio público, hay ausencia de libertad y allí donde hay un servicio privado hay libertad.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Plan anticrisis del PSOE. En nombre del Estado | :: Jorge Valín Weblog :: - mayo 5, 2013

    […] Cualquier cosa que digan los políticos no tiene credibilidad. Y cualquier cosa que hagan, siempre será un desastre que nos perjudicará. No tiene sentido escucharlos ni darles nuestro voto de confianza. ¿Queremos salir de la crisis? Empiece por cambiar nuestra mentalidad y ver la realidad. Los cambios empiezan y acaban en nuestras propias acciones, no en la de los mesías y salva patrias  que operan desde un despacho ministerial. Para algo así, yo ya propuse un plan. […]

A %d blogueros les gusta esto: