El dudoso liberalismo de Paul Ryan

La prensa se hace eco hoy del segundo de Romney (el presidenciable republicano), Paul Ryan. En todos los medios, más o menos, lo califican como ultraconservador y liberal. Sí que parece muy conservador, a ultranza de hecho, pero el personaje en cuestión queda muy lejos de estar en el sector liberal. El peor artículo ha sido el de María Ramírez, de El Mundo (El republicano ‘Manostijeras’) donde la corresponsal afirma que Ryan es tan liberal que “regala por Navidad las novelas de Ayn Rand, ídolo de los libertarios”. Esta señora ha de ser despedida del diario. Ryan es un consumado amante del Estado Omnipotente. Pueden leer todas sus votaciones y preferencias en On The Issues. Aquí una muestra de por qué Ryan queda muy, pero que muy lejos de ser libertario o liberal (clic para ampliar).

Anuncios

7 comentarios to “El dudoso liberalismo de Paul Ryan”

  1. Creo que es un liberal no libertario y si opuesto a las burradas obamitas

    • A mí es que las burradas de unos y otros me resultan tan parecidas que la política me confunde, tanto de día como de noche. Lo único que veo claro es que los republícratas se oponen a los democanos. Y los democanos, a los republícratas. Quizás consiga aclararme un poco más si me tomo un batido de chocolate sin cacao…

  2. Paul Ryan tan solo es un conservador con cierta patina liberal. Al igual que en nuestro país, la mayoría de los autodenominados “liberales” son simplemente fachas y conservadores encubiertos que se escudan bajo el eufemismo de “liberales” no tanto por adhesión a la doctrina de Von Misses, Hayek, etc, sino por su rechazo a la socialdemocracia y a la izquierda como también un nuevo reajuste en su anticomunismo, de su antiizquierdismo e incluso en su franquismo de otros tiempos. Obviamente, al margen de nostalgias y adhsiones particulares, estos conservadores con máscara liberal manifiestan el mismo ideario colectivista y estatista que pueda albergar el socialismo o el comunismo de otros tiempos.

  3. Pues me he leído “on the issues”, y en temas económicos me parece claramente más liberal que la mayoría. Ya podíamos tener muchos Paul Ryan aquí.

    • Parece. Ese es el problema. Pero votó a favor del rescate bancario (TARP) y el de General Motors y Chrysler, además de otras medidas keynesianas y subvenciones. Aunque ha propuesto bajar algunos impuestos, también ha propuesto crear otros, lo que siempre lleva a lo mismo: el que baja, lo hace temporalmente, y más tarde vuelve a subir; y el nuevo, con el tiempo, también sube. La cuestión es: después de trastocar toda la panoplia de impuestos, ¿el gasto estatal sube o baja? Reagan habló mucho de libertad y de bajar impuestos, pero bajo su mandato el Estado se expandió. Paul Ryan votó a favor de la infame PATRIOT Act. Con eso queda todo dicho respecto a sus supuestos “principios liberales”, además de dejar pocas dudas sobre la cuestión de si bajo su hipotético mandato el Estado (y el gasto estatal) se expandiría: el Estado policial omnicontrolador cuesta mucho dinero (aunque el coste en dignidad humana y libertad es mucho mayor).

      Para terminar enlazo a una nota de Laurence Vance sobre un análisis de la trayectoria de Paul Ryan. El artículo original era de 2010 y la actualización reconoce que su votos en materia económica han mejorado desde entonces, pero su “absoluta irresponsabilidad en el área de libertades civiles” ha proseguido intacta. Añade que “desde 2010, Ryan se ha situado en el lado incorrecto en casi todas las votaciones importantes que afectaban a derechos protegidos por la Constitución”. Vamos, que “Don Auriculares” Rubalcaba es un aprendiz a su lado. Los Paul que nos vendrían bien aquí son los mismos que les vendrían bien allí, en Estados Unidos: muchos Ron Paul, no muchos Paul Ryan. Aunque suenen parecido, son muy diferentes.

  4. A ti, Jorge. Para desmontar la propaganda en torno a Ryan, el prolífico Bob Wenzel nos ofrece una completa colección de material (en inglés), por si alguien tiene interés. “Ahora que Ron Paul va a dejar la escena política, es muy importante impedir que los [grandes] medios redefinan [los conceptos de] libertarismo y libre mercado”, dice Wenzel en la introducción.

A %d blogueros les gusta esto: