Nuestra argentinización

Juan Ramón Rallo lo tiene claro: vamos de camino a convertirnos en Argentina:

 

Hace cuatro años escribí en Libertad Digital una columna sobre la argeninización, no solo de España, sino del mundo: Argentina: espejo del mundo. Recupero los últimos párrafos de lo que dije porque ya lo estamos viviendo. Al final no fue algo tan lejano como muchos pensaban:

“Si nos fijamos en la evolución de todos los Gobiernos occidentales en los últimos cien años, es indiscutible que todos tienden a aumentar la presión fiscal sobre el ciudadano y empresas para obtener más dinero…”.

“A medida que se empiece a acercar ese momento, ¿qué cree que harán los Zapatero y Gallardón de turno? ¿Reducirse el sueldo? ¿Recortar gasto social? ¿Bajar impuestos a particulares y empresas? La historia nos enseña lo contrario. Tomarán la opción de Argentina: saqueo masivo a todo el mundo. Algo así sólo provocará fugas de capitales, cierre de proyectos empresariales ante la falta de seguridad jurídica, más desempleo, más inestabilidad, etc...”.

Es triste que el Gobierno sea el principal enemigo del hombre libre. Es peor incluso que la crisis. Aquí añado una cosa pero. El futuro inmediato va a cambiar mucho nuestro destino. Será horrible, seguro, pero en diferentes sentidos. Si España toma un rescate y seguimos para adelante con más deuda, no nos acercaremos a una sociedad tipo Argentina, sino tipo Cuba con mayor estado policial, impuestos, represión, miseria, y muy especialmente mercado negro. Si por el contrario, el escenario degenera a tal punto que salimos del euro (algo que toma cuerpo en el largo plazo), nuestra argentinización sí que será total.

.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: