Pésima idea: El Gobierno no subirá el IVA de productos y servicios turísticos

No es oficial ni tiene porque ser cierto, pero según José Ramón Bauzá, presidente de Baleares:

“…el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, ha sido ‘sensible’ con esta petición durante la reunión que han tenido y se ha comprometido a mantener el IVA turístico como reducido [en el 8%]”. Más>>

Aunque ya lo he comentado en otra parte, uno de los grandes problemas de este país es que tiene una economía que se acerca más a las subdesarrolladas que a las de primer nivel. La economía española focaliza su crecimiento en el crédito (una gran concentración bancaria además como sector), el sector inmobiliario y el turismo. Esto la convierte en una economía especialmente sensible a los ciclos, a saber, crece más de ‘de lo normal’ comparado con sus pares y en épocas de crisis es especialmente recesiva. Esto añade otro factor multiplicador, su fuerte demanda interna que es el catalizador para inflar la producción en épocas de bonanza y deprimirla en sus periodos de crisis.

¿Qué ocurre con los sectores primados gubernamentalmente?

Pues que son las locomotoras del país cuando crece y los lastres cuando la economía cuando se contrae. La economía española es una bomba que no para de explotar e implosionar por tiempos. Una economía que absorbe como ninguna el crédito barato y que dilata y contrae de forma espectacular los escenarios productivos en épocas de bonanza y crisis respectivamente. No es el libre mercado quien genera esto, son los incentivos y contra–incentivos fiscales del Gobierno (entendiendo las subvenciones como parte de tal incentivo).

En otras palabras: es economía dirigida con un dictador de la producción a la cabeza. Subir el IVA a unos productos y servicios, o dejarlo más altos que en otros sectores genera un aumento automático de costes que se traduce en un menor retorno de rentabilidad y beneficios para las empresas y empresarios. Si producir helados tienen un IVA del 99% y las pizzas del 1%, por más que emprendedores y empresas quieran vender helados, no los van a vender ni generar. Es más, en poco tiempo tendremos una economía que solo fabricará pizzas y aquellos elementos necesarios para crearlas y distribuirlas.

Los impuestos, dejando momentaneamente el crimen humano que representa, han de ser igual en todos los sectores. No podemos pretender que crezcamos en I+D cuando tal inversión genera, ya solo ponerse, un sobrecoste. Y desde algunos sectores nos dicen: ¡más subvenciones a la investigación y desarrollo! ¡Peor idea! Cuando un empresario o empresa se decanta por sectores subvencionados el máximo beneficio al que aspira es al de la subvención. Es un juego de suma cero. Entre pocas empresas se reparten el dinero del pagador de impuestos, no con la finalidad de producir y servir al cliente, sino al Estado. El fin no es la producción, sino la subvención. Las ayudas a cualquier sector son siempre improductivas y generan, a la vez, corrupción, sobredimensión, mala calidad,  déficits y dependencia. Solo el sector privado, a través de las más urgentes de las necesidades de los actores económicos, puede generar suficiente dinero como para hacer avanzar un sector.

Si realmente el Gobierno se decanta la opción anunciada, solo hará que empeorar la situación. Simplemente hará que el resto de sectores no puedan crecer porque los recursos disponibles huirán hacia el sector subvencionado por el Gobierno a través de los bajos impuestos, lo que representa más margen para la empresa y la para el mercado, dilatando la estructura productiva, y como no puede ser de otra manera, empobreciendo la estructura competitiva.

Si los lobbies hacen lo que quieren, no necesitamos Gobierno

Nos dice Bauzá que el Gobierno se ha mostrado “sensible” a las reclamaciones de los empresarios, esto es, al lobby del turismo. Sin embargo no es tan “sensible” a las reclamaciones de la sociedad que le ha votado y pide otro tipo de recortes y políticas. Bueno, si tan bueno es el lobby del turismo, dejémonos de tonterías, que se presente NH Hoteles a las elecciones y lo votamos en masa. El Gobierno siempre es el perro guardián de los intereses del Poder. La democracia siempre ha sido una ficción, una estafa que vende el paraíso mientras construye el infierno. ¿Ha de limitar el Estado a los lobbies? Nos podemos preguntar también, ¿han de limitar los padres los caprichos y disparates de sus hijos? Si un padre deja hacer a su hijo todo lo quiere, ¿para qué sirve el padre? En qué se va a convertir ese niño. En un consentido–caprichoso que vivirá del dinero de su familia sin ninguna responsabilidad. Esto hacen los lobbies en nuestra economía, ya se llame sector del turismo, de la construcción o de la banca. Es la economía de la tiranía, de la irresponsabilidad, del colectivismo y el anti–individualismo. Si el Gobierno no puede frenar a los lobbies, su labor es dudosa, pero si encima es la palanca de estos aprobando leyes y beneficios, se convierte en el peor de los problemas.

El pragmatismo y moderación son la perdición. Soluciones radicales. Soluciones de libre mercado

No aprendemos de la historia. Junto al fascismo económico (Estado del Bienestar y Corporativismo), la escuela pragmática ha arrasado en nuestra era. Solo se han cometido aberraciones en nombre del pragmatismo y la moderación asesinando la libertad individual. Y para una muestra, la expuesta en esta nota. Ningún Gobierno va a limitar ni controlar jamás a los lobbies. Las leyes antimonopolio solo hacen los monopolios mayores. Los tribunales de la libre competencia solo la reducen, y las leyes en defensa del consumir e inversor solo les perjudican.

Este Gobierno está haciendo el problema español más grande. No solo aumentando deuda por todas partes, sino que vuelve nuestra economía tercermundista en cuatrimundista. Más rígida, más dependiente y más expuesta a los ciclos.

Mala idea subir subir discrecionalmente los impuestos. Mala idea subirlos de hecho. La única solución es anti-pragmática: menos Estado, menos leyes, menos restricciones a la sociedad y al mercado. ¡Qué todo sea privado! Es que no hay más camino. O esto, o mayor pobreza.

.

Anuncios

5 comentarios to “Pésima idea: El Gobierno no subirá el IVA de productos y servicios turísticos”

  1. Magnífico análisis, D. Jorge

  2. pues si, “O esto, o mayor pobreza.”
    Será mayor pobreza, está cada vez mas claro.

  3. nothingelsematters julio 10, 2012 a 18:16

    No hay mas que escuchar al extraterrestre de las orejas prominentes,para saber que te han leido con atencion,ó a ese ó al lector de prensa deportiva.

  4. Tu artículo me parece magnífico.
    Yo también soy defensor del liberalismo; pero, en cambio, no creo que se puedan llevar las ideas liberales más extremas a la práctica, de golpe. Y más aún en plena crisis de deuda. Primero urge pagarla, y después refundar España. Del mismo modo que puede ser mejor rescatar a los bancos con dinero público (si se puede), y cuando ya estén saneados privatizarlos de nuevo, con la advertencia de que la próxima vez se dejarán caer, e incluso advirtiendo a los depositantes que si insisten en meter su dinero en bancos sospechosos porque les dan el doble de interés de lo normal; si quiebran, no habrá ningún fondo de garantía de depósitos que vaya en su ayuda.
    Ojalá esta crisis sirviera para que los españoles nos emancipáramos de papá Estado. Pero me parece a mi que el PP del 2012 es más socialista que el PSOE de 1978.

  5. Otra cosa:
    Si bien es injusto que no todos paguemos igual; dentro de la injusticia, que se favorezca a un sector exportador (turismo en este caso) es un mal menor, o quizá en este momento un bien, pues la única forma que veo de pagar las deudas con el exterior es exportando.

A %d blogueros les gusta esto: