Impresiones del rescate y posibles consecuencias

Una semana antes de las elecciones en Grecia, España es intervenida por Europa. No es un rescate para el Gobierno, sino un “préstamo en condiciones favorables”. Bueno, parece ser que el uso perverso de la lengua es más importante que los hechos evidentes de la realidad. Es un rescate, punto.

La ‘cosa’ se articula con dinero de la UE hacia el Gobierno español, que éste inyectará de alguna forma a los bancos.  El monto total asciende a 100.000MM€ que no tiene porque ser todo dispuesto, aunque lo será con casi total probabilidad. El cargo va contra la deuda del Estado ya que el Eurogrupo se lo presta al Estado, no a la banca. Esto significa que no es dinero nuevo, esto es, no lo ha bombeado el BCE con sus imprentas, sino que ha sido obtenido de la economía privada mediante impuestos de todos los países. Curiosamente, una parte de ese dinero es del propio gobierno español. Éste participa en el European Financial Stability Facility (EFSF) en un 12% casi. Afirmar el rescate no se costeará mediante impuestos es falso, ya lo ha hecho, tanto se use esa partida como no. El dinero ya ha sido drenado de la economía privada. Concretamente nos ha costado a cada español 1.141 euros. Adicionalmente, puede costar más si los bancos no pueden/quieren pagar el dinero prestado.

Tapando deuda con más deuda

El problema de la deuda española empeora. Carga a sus espaldas 100.000MM€ más. La deuda, en principio, se devuelve con impuestos y esa posibilidad no queda eliminada con el rescate actual. Juan Ramón Rallo, en una acertada nota, afirma que con una probabilidad definitiva este dinero lo vaya a financiar el pagador de impuestos (España, Rescatada). Es una probabilidad alta, pero no rotunda, al menos no en su totalidad. Tendremos que esperar un poco. No es buena solución la patada para adelante en el tema de la deuda. Si no puedo pagar mi Visa, no es solución pedir otra para pagar la primera. Más en un país con una deuda privado-estatal del cercana al 300% del PIB. El problema de fondo sigue existiendo y la tendencia no se ha roto, es la misma filosofía de taparlo todo con crédito. La intervención solo aplaza el problema, pero no le da solución.

La banca no dará más créditos

Nadie en su sano juicio puede pensar que esta medida servirá para aumentar el crédito dentro del país, ¡y mejor que así sea, o vendría otra recesión más fuerte que la actual cuando la demanda se contrajera! La única y exclusiva razón por la que la banca no da crédito es porque no existe a día de hoy una demanda solvente de crédito. La banca no presta porque las empresas y particulares, en su mayoría, no pueden devolver el dinero. Y hasta que esto no cambie, la banca no dará más créditos. Para estabilizar, la solución pasa por dejar al mercado que se ajuste, y eso significa bajar precios, entre ellos salarios, hacer crecer la iniciativa privada, aumentar la productividad del país y cambiar de una vez por toda la rígida y arcaica economía del país: estacional, trabajo-intensiva, temporal y centrada en tres sectores básicos (inmobiliario, turismo y banca). España ha de dejar de vivir en el pasado.

Riesgo moral

El crédito será canalizado por el FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria) y será quien lo orquestará todo. No está nada claro que el dinero lo vayan a usar los bancos para capitalizarse bien. En EE.UU. el dinero que el Gobierno prestó a los bancos rescatados fueron usados, entre otras lindezas, a cenas, decoraciones del despachos (El ex presidente de Merrill Lynch se gastó 1,2 millones en reformar su despacho con dinero del Gobierno) y ‘juego sucio’.

¿Qué es juego sucio? En realidad ya lo vemos ahora. Bancos como Catalunya Caixa están intervenidas por el FROB ya. A pesar de estar en manos del Estado, el dinero que tiene ahora esta entidad lo usa para ofrecer depósitos por encima del valor de mercado. Igual que Bankia por ejemplo. ¿Es correcto que un banco intervenido use dinero de todos para reventar el mercado? ¿Más aún, cuando está intervenido por tener una gestión pésima y casi delictiva? Esto es premiar al mal gestor frente al eficiente y sensato.

Es más que razonable que el dinero del rescate se use para comprar deuda del estado y así hacer bajar la prima y aumentar, en realidad, el riesgo de la economía del país. La Seguridad Social ya invierte el 90% de sus reservas en deuda pública, lo que sería delito si el fondo social fuese privado. Muchos actores económicos se niegan a comprar deuda española cuando sus bancos se lo ofrecen. Esto nos demuestra otra vez la opacidad, perversión y riesgo moral que significa el Estado. Prefiere garantizar su bienestar a nuestras jubilaciones.

¿Qué pasará en el mercado?

Primero se han de saber los detalles. ¿Quién accederá a este préstamo? Una cosa es casi segura. Los bancos van a tener que renunciar a sus dividendos de forma total o parcial. Es más que probable ampliaciones de capital y una mayor vulnerabilidad de los bancos medios (estoy pensando por ejemplo en Popular y Bankinter, candidatos casi seguros a tal ‘ayuda’). El endeudamiento de las empresas del Ibex actualmente supone el 50% del PIB aproximadamente. Esto aumentará, lo que no es bueno. Nada bueno.

Si los bancos se endeudan más, ¿qué harán? Muy posiblemente los productos de pasivo (depósitos, bonos…) ofrezcan mayores rentabilidades, lo que puede ser una auténtica ratonera como el experimento salga mal. El inversor español tiene un nivel de conocimiento de las finanzas bastante pésimo. Se deja cegar por altas rentabilidades y mensajes oficialistas. La sensación podría ser de mayor confianza, pero las entidades tendrán un aumento de riesgo en el corto plazo por el aumento del crédito.

En principio la prima de riesgo tendría bajar ya que, aunque aumenta la deuda, también aumenta la disponibilidad de efectivo. También podría disminuir en el sentido que aumente la prima de riesgo-país de Alemania ya que es el principal pagador del rescate (en una tercera parte casi). Aún así, se han de ver los detalles y sobretodo dejar que pase un poco el tiempo para ver cómo quedan las cosas.

La noticia tendría que ser buena para los inversores. Siempre piden lo mismo: inyecciones de dinero, y 100.000MM€ es una cantidad muy generosa realmente con lo que se esperaba.

Respecto al euro, pasa lo mismo, más aún teniendo en cuenta que la semana que viene son las elecciones griegas donde el mercado ha descontado que todo quede igual, esto es, que no haya gobierno en Grecia y está descontando la salida del país heleno de la zona euro en un 90%.

Los problemas para la UE, siguen

A España no se le han acabado los problemas, sin duda. Esto solo es un balón de oxígeno, que cuidado, está contaminado con gas letal. La incertidumbre sobre la Unión sigue. En breve podría haber una tormenta en Portugal, Italia, y algo parece que va a estallar en Francia. Respecto al último país, Hollande no para hacer promesas de más gasto que muy probablemente vaya a cumplir. El inversor prefiere rajarse las venas a invertir su dinero en un país económicamente irresponsable (altos niveles de gasto y presupuestos desequilibrados). Adicionalmente, los bancos galos no están mejores que muchos españoles. Simplemente Francia sabe esconder mejor su porquería, igual que Alemania donde tienen una banca con unos riesgos aún de ciencia ficción.

Resumiendo, patada para adelante, mayor riesgo moral y país con los mismos problemas que antes. A falta de conocer los detalles, no parece una buena solución lo del rescate. No solo es un rescate a la banca, sino al propio Gobierno donde se estrechan más los vínculos entre banca y Estado. En España sigue habiendo problemas sistemáticos o de estructura: el gasto público, las CC.AA., el mercado rígido que tenemos y su cavernícola estructura productiva (trabajo-intensiva, con ‘sectores reyes’, poco competitiva, poco eficiente, estacional, precaria, rígida en lo laboral y lo burocrático y con un altísimo esfuerzo fiscal para particulares y empresas). La crisis sigue, es más, el riesgo ha aumentado en el largo plazo.

.

Anuncios

Trackbacks/Pingbacks

  1. El Rescate. Ni las formas, ni el fondo. Es un desastre | :: Jorge Valín Weblog :: - junio 11, 2012

    […] a la operación y ello significaría un control de facto sobre el Estado nacional y bancos. Como apunté ayer, el rescate solo es una medida para ganar tiempo. Seguimos en una crisis sistémica que no se […]

A %d blogueros les gusta esto: