De la peseta al euro. Del Nacionalismo Monetario al Nuevo Orden Mundial

La semana pasada mostré el profundo rechazo al euro desde un punto de vista liberal comentando un artículo de Juan Ramón Rallo. La posición de Rallo es la misma que la de Jesús Huerta de Soto y muchos otros economistas con una visión de la economía y sociedad libre. Libre al extremo.

Todos coincidimos en que el euro es, como contestó Ralló en el blog, “papel moneda manejado monopolísticamente por el Banco Central Europeo. De hecho, en efecto, la presente crisis es responsabilidad no sólo del euro, sino de ese control estatal sobre el dinero y las finanzas”. Hace seis años, antes de la crisis, escribí un artículo, Año 2002, comienza el caos, donde explicaba que el aumento de precios que habíamos experimentado no se debían a la codicia del mercado, sino a una burbuja causada por la aparición de la moneda única. Dos años antes, en 2004, ya había escrito los efectos de la política monetaria expansiva a grandes dosis que estábamos viendo:

“Que ningún índice clásico, o periodísticamente conocido, mida esta ‘inflación crediticia’, no significa que no exista. Existe, pero está ‘latente’ en otros mercados pudiendo repercutirnos en cualquier momento. Una clara muestra ha sido el precio de la vivienda en España (también ha ocurrido lo mismo en Reino Unido y Estados Unidos). ¿Podemos decir que la ‘inflación’ de la vivienda ha sido ‘moderada’ en el lenguaje político? No. Realmente la estabilidad de precios que define el estado ha sido un evidente fracaso, y es que el fuerte incremento de la vivienda yace precisamente en la intromisión que el estado ha ejercido en el mercado inmobiliario y financiero”.

“Si el estado sigue interviniendo en la economía con más promesas y fabricando más dinero para financiarse, o impidiendo la producción privada, veremos un nuevo tipo de inflación. Una nueva inflación que acabará teniendo los mismos y nefastos resultados que ya tuvo en los años 30 y 70 del siglo XX. Y es que ningún estado jamás ha evitado ninguna crisis, más bien, siempre las ha causado”.

Pues bien, ya lo hemos visto. Todos coincidimos. El euro nos ha traído el desastre. Era evidente, lógico y necesariamente tenía que ocurrir así ante un escenario improbable de otra situación. ¿Y dónde está la discusión? Ralló en mi útlima nota comentó:

“Ahora bien, si me preguntas cuál es ahora mismo la vía más segura para dificultar una explosión del tamaño del Estado, si el papel moneda nacional o si el euro, entonces te diré que el euro”

Repasemos. Prioridades de los liberales en lo referente al tema monetario: moneda fuerte (sana), fija y no dependiente de gobiernos entre las otras características básicas de la moneda (ver Menger y el origen del dinero de Carl Menger). Para Huerta de Soto y otros seguidores del autor, el euro tiene parecidos relativos al patrón oro (ver entrevista al catedrático en Punto de Vista Económico). Expresado de una forma rápida, el euro rompe con el nacionalismo monetario, muy criticado por Mises también, para dar lugar a lo que en apariencia es una moneda más neutra al comportamiento económico, o éste no tan influenciado por las variaciones de la moneda.

El problema del euro es que sigue siendo el Estado. Cuando autores partidarios del euro, como Huerta de Soto o Rallo, afirman que la moneda única es un dificultad para la expansión del Estado yerran a lo grande. Vamos por partes:

1. El euro se produjo como consecuencia de la Unión Europea (UE). La UE no nos ha traído más libertad, al revés. Ha aumentado la oligarquía política, la regulación y la dependencia del hombre libre hacia los dictadores de la producción. Antes de ingresar en la UE estábamos dirigidos por unos ineptos políticos nacionales, ahora estamos gobernados por ineptos dirigentes europeos de todos los países con intereses corporativistas y lobbistas que desvían nuestra libertad y dinero a sus proyectos personales.

2. La UE es como el comunismo de Marx, es un paso intermedio para llegar a la apoteosis humana. Para Marx esta gran apoteosis era el Anarquismo, y para los eurócratas un Gobierno mundial. El euro es un paso para llegar a un Nuevo Orden Mundial junto a otros países y organizaciones supranacionales. No sólo en el terreno monetario, sino en todos los aspectos de la vida del ciudadano. Hace un tiempo OTAN ya dijo que tenía el deber moral de atacar todo aquel interés del bien común en el planeta ‘más allá de los límites de los países miembros’. Sí dejamos que los políticos sigan con sus planes, en unos años no habrá más de tres divisas oficiales en el mundo (una para América, otra para Europa y otra para Asia) con un ejército común, un banco común… La idea central política es ir a un orden mundial integrada por uno o muy pocos gobiernos. Evidentemente, siempre habrá países ‘rebeldes’, pero la idea de occidente avanza por aquí. Expresado de otra forma, desde la IIGM todos los gobiernos, y en unos años se ha acelerado el proceso, la intención de todos los países es cambiar el sistema de Estado Nación a ‘Continente Nación’ o ‘Nación Mundial’. Más conocido como Nuevo Orden Mundial.

¿Podrán llegar a este objetivo? No, para algo así se necesita mucho dinero, y con el intervencionismo no se puede conseguir demasiado. ¿Es buena idea pasar de un nacionalismo monetario a un internacionalismo monetario, o Nuevo Orden Mundial de la moneda? Evidentemente que no. Es un paso atrás. Cada vez los objetivos se alejan más del individuo singular para que nuestra vida esté dirigida por burócratas. No es algo que vaya a empezar en un futuro, es que ya ha ocurrido.

3. Esto nos lleva a una de las claves de la supuesta supremacía del euro sobre las antiguas monedas nacionales. Según las reflexiones de Huerta de Soto y seguidores, las monedas nacionales estaban expuestas a los caprichos de los dirigentes que dominaban el país, cosa que ahora no ocurre con el euro. La metodología aquí es errónea porque se basa en el empirismo. Las correlaciones no significan causalidad. La única razón por la cual el euro no se ha enfrascado en un proceso monetariamente inflacionista se debe básicamente a la oposición de Merkel y, hasta ahora, Sarkozy. Recientemente la dirigente alemana afirmó que si la izquierda gobernase Alemania daría paso a los eurobonos y a la imprenta de dinero para salvar a los PIIGS. Es cierto. Y eso ocurrirá, con Merkel o sin ella.

Centremos el escenario un poco. Todo es cuestión de poner encima de la mesa situaciones improbables vs. probables para ver las que pueden adaptarse mejor a una situación dada. Observemos qué está produciendo daño a la UE ahora mismo. Sinteticemos en dos para no alargar el escrito: España e Italia. Si cae cualquiera de estos dos países, el euro junto a la UE caerán con el. ¿Qué han hecho estos países para que su desastrosa situación vaya a cambiar para bien en el corto, medio o largo plazo? Nada. Sus políticas son de contención, que básicamente se resumen en subir impuestos y recortar moderadamente gastos. Todo aquel que haya tenido una empresa y ésta haya cerrado, o esté al borde del cierre, sabe que las políticas de contención no sirven de nada. Solo prolongan la vida de la empresa unos meses o año a lo sumo. En una crisis suave, alargar la situación pre-cierre puede funcionar ya que, con suerte, y cuando la recuperación venga la empresa puede reactivarse. Los estados de Europa, especialmente España e Italia, están haciendo esto, cogen aire y rezan para que ‘la cosa mejore’. Algo así no puede ocurrir ya que no hay posibilidades significativas de mejora debido que cada país aún tiene que liquidar un dilatadísimo escenario productivo. Esto es, los procesos de producción no se han contraído en muchos casos, especialmente aquellos que tendrían que hacerlo por su super producción antecrisis. Las ayudas del Gobierno a estos sectores y resto no hacen más que dificultar tal contracción con lo que el fin de la crisis no produce nunca. El Gobierno español (mencionando el que nos cae más cerca), aguanta aire como en toda crisis. Pero no si antes lo hacía para bucear de punta a punta de una piscina, ahora lo hace para cruzar el mar. Esto no es un plan ni estrategia para salir de una crisis, es quedarse ahogado en el medio de la nada ya que no todas las crisis son iguales. Efectivamente, hay crisis como una piscina, y otras, como la actual, tan largas como el mar.

Volvemos a la pregunta ¿sirve de algo las medidas de los gobiernos nacionales o estados nación? No. Necesitan una revolución en las propias bases de la estructura que lo cambie. Desarrollamos aquí nuestro método de lo probable vs. improbable. ¿Es probable este cambio radical hacia una economía sana, esto es, totalmente capitalista de eliminación del Estado? No, no es probable ni previsible. Por lo tanto, los países nacionales seguirán igual. No pueden mejorar económicamente. Solo podrán empeorar o seguir igual con suerte.

4. Ante este escenario, ¿qué cabe esperar? España no puede aguantar un año más así, y Europa tampoco. A España no le quedan más de unos meses de vida con esta situación. Está técnicamente en quiebra y más aún teniendo en cuenta los enormes problemas que tiene con su banca pública que es un agujero de perder dinero irrecapitalizable. Las medidas de contención del Gobierno (impuestos y recortes) son letales para la economía privada, la están matando día a día. Otra vez, vayamos de lo probable a lo improbable. Ante esta situación ¿qué es lo más fácil para Europa? ¿Abrir el mercado o aplicar más intervencionismo? Tal y como está diseñada Europa, abrir mercado es casi imposible. Es mucho más rápido y más eficaz en el corto plazo el intervencionismo. Y siendo así, el intervencionismo más radical y efectivo en el corto plazo es la intervención monetaria ya se quiera llamar eurobonos, QE, Twist, LTRO, préstamos del BCE, inyecciones de liquidez…

Hoy JP Morgan ha pronosticado (dentro del valor que se les pueda dar a los pronósticos), nuevos LTRO en Europa y bajada de tipos antes de final de año. Que el BCE no lo haya hecho en el pasado inmediato, no significa que no lo vaya a hacer. Es más, lo hará. Viendo la situación es más probable que improbable. Ante la quiebra de la UE, los eurócratas, Alemania incluida, se tirarán al monte. Si no lo hace Merkel, lo hará los socialistas el año que viene. Inyectar dinero al sistema es lo único que saben hacer los políticos para salir de las malas situaciones económicas, lo que a la vez genera situaciones peores como inflación, o lo que es lo mismo, pérdidas de poder adquisitivo. En breve acabará la operación Twist en Estados Unidos. Es muy probable una actuación conjunta de la FED junto al BCE a nivel expansivo. Algo así acabaría con la bajada de las bolsas y la imparable subida de la prima de resto de los PIIGS, Francia incluida. ¿Si el euro nos trajo una de las mayores inflaciones crediticias de nuestra historia, cabe pensar que ahora lo cambiará? No. La destrucción monetaria sistemática empezará en breve con la emisión de eurobonos, bajadas de tipos y LTRO.

5. La reflexión es ¿nos ha evitado algo el euro? No, estamos así debido a su intervención. ¿Hay alguna diferencia entre las antiguas monedas domésticas y el euro? De hecho, en febrero el BCE inyectó un billón de euros a los bancos y las posibilidades que haya un LTRO-2 son muy altas teniendo en cuenta incertidumbre de la situación económica. No vamos a estar mejor dentro del euro que fuera, simplemente son caminos paralelos con diferentes escenarios. A diferencia de lo que afirma Huerta de Soto y seguidores, el euro no ha impedido la intromisión estatal. Seguimos con políticas proteccionistas y con aumentos de impuestos día sí, día también. Y estas medidas son como contrarreacción a no tener una moneda doméstica. Al no poder hacer una devaluación monetaria, nos aplican una devalución fiscal que muy posiblemente se va a unir a otra monetaria. La diferencia entre el patrón oro y el euro, a pesar de lo que diga Huerta de Soto, es la diferencia entre la tiranía, el latrocinio, la violencia del Estado y la la libertad individual que representa una moneda sana, esto es, no-fiduciaria. No tiene sentido proclamarse el más grande de los ingenieros sociales con tácticas cortoplacistas en pro del euro para una libertad no-consecuente en un largo plazo posterior. No es más que la Falacia del Nirvana, o como se llama más comúnmente, el ‘cuento de la lechera’. El camino actual nos lleva la deuda perpetua de un gobierno perpetuo con una esclavitud perpetua.

6. ¿Y salir del euro? A ningún político le interesa que España salga del Euro por lo que es muy difícil que ocurra. Cuando hablamos de salir de la moneda única nos hablan de pobreza y miseria, pero estar en el euro no llevará a mejor camino. Aún hay muchas pérdidas que absorber y alguien lo va a tener que hacer. No hay magia en el proceso. Salir del euro significa al menos tomar algo más autonomía y destruir el proceso de Nuevo Orden Mundial. Y es que la victoria sobre la crisis no depende de los gobiernos, sino de los individuos. Si éstos se empeñan en más Gobierno, da igual estar dentro del euro que fuera porque el deterioro será igual. En un caso será más rápido o se acentuará hacia una parte en lugar de otro, pero no cambiará la esencia de las cosas.

7. Y es que salir de la crisis no es un tema global, sino individual. Cada persona se forja su suerte con sus acciones. Y salir de una crisis pasa por tomar la libertad unilateralmente independientemente de las decisiones políticas. El mercado va creando oportunidades aunque los gobiernos las dificulte. El nivel de intervencionismo en todo es tan agobiante que la única solución es separarse del Estado y empezar una vida a espaldas de éste. Los tiempos están cambiando muy rápido y están ahogando el Estado del Bienestar, otro de los creadores de la crisis actual que solo sabe quemar más recursos de los que genera. Es un sistema insolvente, inaguantable. Si el Estado se obsesiona en hacer inviable la economía formal, no nos quedará más solución que la informal. Y la posible supervivencia de muchos esté en este camino posiblemente. El Euro fue un enorme error, y permanecer en él será más de lo mismo. Europa no es una solución, es la agonía de nunca acabar. Empecemos de nuevo y hagámoslo fuera del euro. Qué quiebre todo lo que tenga que quebrar y dejemos a la economía que siga su curso lógico y natural para ganárnosla trabajando.

.

Anuncios

14 comentarios para “De la peseta al euro. Del Nacionalismo Monetario al Nuevo Orden Mundial”

  1. Muy clarito.
    Pero este tipo de artículos tan “académicos” o “profesionales” dan un poco de grima porque detrás de todo esto subyace un gran sufrimiento humano: desahucios, paro, hambre, sin expectativas de vida, generaciones perdidas, etc.
    Sería bueno recordarlo también.

    Muchas gracias y un saludo.

  2. Jorge, como alegato no está mal pero no creo que hayas atacado los criterios de Huerta ni de J., Ramón, sino que mas bien has incidido en los defectos de la moneda fiduciaria que ellos mismos hacen: la dependencia del poder político.

    Cuando dices que las “Prioridades de los liberales en lo referente al tema monetario: moneda fuerte (sana), fija y no dependiente de gobiernos” sólo se puede encontrar en una moneda basada en Oro, por la tradición o en cualquier otro bien que cumpliese con las mismas características que él, sobre todo por la aceptación del pueblo. Y es el pueblo el que hace cambiar las políticas y a los políticos. Si Merkel cae derrotada en Alemania en las próximas elecciones por el partido socialista, los alemanes saben que habrán votado, porque así se les esta diciendo, por mayores cotas de inflación. Es el pueblo el que habrá tomado la decisión.

    Y sin embargo, en lo que Huerta tiene razón, a mi entender, es que ha obligado a los países a hacer reformas, reformillas, pero sobre todo, a contraer el gasto. La lástima es que los pueblos de los países que han mantenido políticas expansivas, que han creado burbujas en sus economías y ahora están al borde de la quiebra, no se está explicando la razón de lo ocurrido, la verdadera razón, en vez de encontrar chivos expiatorios los unos para recortar los otros para culpar de los recortes.

    Y si, la culpa es de las políticas. NO de la moneda porque precisamente el hecho de que Merkel esté siendo lo mas firme posible en el mantenimiento de una cierta política monetaria seria está consiguiendo que a diferencia de las monedas nacionales anteriores, los demás países no estén usando la moneda para crear inflación o para devaluar, o las dos cosas que como creo que bien sabes tanto lo uno como lo otro es mas pernicioso para la sociedad que el subir los impuestos si a la vez se hacen recortes de gasto.

    De todas formas, la solución a corto plazo no es la que te gustaría. De hecho leo en tu artículo una cierta desazón porque los políticos y las oligarquías están luchando por mantener el chiringuito y evitar que todo se vaya al traste y que así se viera hecho realidad ensueño de todo anarquista de la caída de los Estados.

    Créeme que si eso es lo que esperas y por lo que abogas públicamente aquellos que tanto critican a liberalismo, no ya a los Ancaps, están encontrando munición de sobra para promover aún más políticas de fortalecimiento del Estado. Es más….. va a ser legión los que voten por crear inflación.

  3. Estimado Jorge,
    has leído mi Tragedia del Euro?
    Llego a la misma conclusión como tú.

  4. No estan solos! En argentina la tragedia es el dolar (se usa como “patron” de las reservas que sustentan al peso. E imaginen lo que pasa con un patron que tiene una inflacion del 6% anual nominal, algo que se puede ver en economias EXPLICITAMENTE dolarizadas como Panama y Ecuador).

    Y lo triste, es que la gente corre a la causa del problema: hacia el dolar.

  5. Pero, los liberales siempre adolecen de las estrategias necesarias para la liberacion. Al contrario los leninistas y similares han elaborado sus maquiavelicas estrategias para esclavizar a los seres humanos, que hasta los mas “intelectuales” han caido en su trampa.

    De acuerdo con que hay que eliminar unos de los ultimos reductos de la planificacion central como es el dinero fiduciario, pero como? El decir que cada individuo cambie por si mismo para que el sistema desaparezca es cuando menos inocente. Como hacer que la mayoria de ciudadanos apoye la banca libre? como?

  6. Aquí el problema de fondo es el refrán objetivista de “no puedes comerte el bocadillo y guardarlo”. Mientras que mantengamos la engañifa del estado del bienestar (en minúsculas) incluso con un patrón oro tendriamos problemas, igual que pasó en la Argentina de Perón. Al menos con el euro estamos ligados a la productividad de Alemanía, lo que obliga a los políticos a tomar medidas duras. Que esas medidas están equivocadas (impuestos) o son insuficientes (despilfarro autonómico) pues que se esperaban… estamos hablando de políticos.

    Insisto en la productividad alemana. Incluso en el improbable escenario de que los socialistas alemanes subiesen al poder -improbable por que significaría que los teutones quisieran que los robasen voluntariamente- el diferencial de productividad existiría igualmente, y después de que los efectos de la inyección monetaria via eurobonos pasasen volveriamos a lo mismo.

    Para terminar, escenarios futuros… 1) Intervención a nivel europeo 2) devaluación del euro respecto el dolar y otras monedas. Los dos escenarios no son excluyentes, de hecho se van a dar los dos en mi opinión.

    Excelente árticulo. Un abrazo 😀

  7. De hecho la devaluación del euro respecto al dolar ya hace meses que se está dando 😄

  8. En julio de 2010 tuvimos una discusión similar con Rallo en la web del Cato: Este era mi primer artículo criticando el euro (http://www.elcato.org/abandonar-el-euro); Esta fuera la respuesta crítica de Rallo a mi columna (http://www.elcato.org/una-defensa-moderada-del-euro); y finalmente, esta fue mi respuesta a aquella crítica (http://www.libremente.org/?p=813). Está claro que una moneda de mercado, competitiva es mejor que el euro. Pero no está muy claro que el euro sea superior al nacionalismo monetario.

  9. Me encanta este debate entre liberales. Es el clásico “liberalismo centralista” vs. descentralización (aunque eso permita tiranías locales.

    Yo tengo muy claro que todas las “virtudes” del Euro se esfumarán en cuanto deje de ser el D-Mark y comience a comportarse como el Franco, Lira, Peseta… cosa que veo bastante inevitable.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Contra el euro. Una perspectiva Austriaca | :: Jorge Valín Weblog :: - mayo 27, 2012

    […] Unión Europea y su moneda única. Ya hemos visto anteriormente lo que nos ha significado el euro, De la peseta al euro. Del Nacionalismo Monetario al Nuevo Orden Mundial. Vamos a analizar las razones de lo que ha significado, significa y significará el euro y su […]

  2. HACER Latin American News | España: Contra el euro – Una perspectiva austríaca – por Jorge Valín - mayo 30, 2012

    […] Unión Europea y su moneda única. Ya hemos visto anteriormente lo que nos ha significado el euro, De la peseta al euro. Del Nacionalismo Monetario al Nuevo Orden Mundial. Vamos a analizar las razones de lo que ha significado, significa y significará el Euro y su […]

  3. Es el euro un buen sistema? « Punto de Vista Economico - junio 1, 2012

    […] positiva de Rallo (y Jesús Huerta de Soto) sobre el euro. Los posts se encuentran aquí, aquí, aquí y aquí. ¿Qué hay de bueno y de malo el […]

A %d blogueros les gusta esto: