¿El Euro es buena idea? Respuesta Juan Ramón Rallo

Juan Ramón Rallo ha escrito un artículo en Intereconomía donde trata básicamente el tema de Grecia. El párrafo introductorio, curiosamente, es una defensa del euro:

“El euro fue, y es, una gran idea. Una magnífica idea. Sobre todo cuando se lo compara con su alternativa: una red de divisas nacionales que la camarilla política de turno sería capaz de devaluar a su antojo para financiar todos sus múltiples despilfarros. Sin el euro, los políticos no nos subirían directamente los impuestos, pero sí lo harían, y con todavía más saña que ahora, por la puerta de atrás: al controlar la política monetaria, imprimirían sin cesar pesetas, liras o dracmas con las que sufragar sus déficits, trasladándonos a todos los ciudadanos su gigantesco coste vía inflación. El euro no genera problemas, sólo los pone de manifiesto. Si tenemos dificultades para refinanciar nuestra deuda no es porque exista el euro, sino porque ningún ahorrador privado se fía de nosotros lo suficiente como para extendernos crédito. Estar fuera del euro no cambiaría los problemas de fondo, tan sólo facilitaría que los políticos pudieran obligarnos a todos a comprar su deuda basura depreciando la divisa que empleamos”.

Hace ya un tiempo que Rallo usa la economía ficción para, basada en una especie de empirismo lineal, defender la Unión. Es un fallo metodológico que además no demuestra nada. ¿Serían peores las economías nacionales sin el euro? Bueno, para Grecia difícilmente por ejemplo. ¿Y para España? Aún lo hemos de ver eso. A partir de esta base teórica imaginativa el autor nos afirma que, de no haber euro, el Gobierno español por ejemplo no pararía de imprimirían pesetas. Posiblemente. Pero eso no significa que el BCE no vaya a imprimir euros en el corto plazo como un loco. De hecho lo tendrá que hacer ya que es la única opción que le queda, esto es, patada para adelante.

Cabe también la posibilidad de dos euros, el euro de los PIIGS y el un euro VIP. Ahora se habla mucho de esto, lo que equivaldría a una depreciación casi inmediata del “euro malo” (PIIGS) que oscilaría de entre el 30% y el 40% según estimaciones. El autor parece haber olvidado el último LTRO del BCE, que apropósito, ni los mismos banqueros centrales saben donde está ese dinero. Se habla mucho de una intervención si el euro llega al 1,2 EUR-USD o una inyección si el bono español llegase al 7%. Yo diría que es casi inevitable que el BCE empiece a darle a la maquina de billetes porque Europa no puede hacer nada. Otra de las posibilidades que se barajan es otra acción coordinada de bancos centrales. En breve se acaba la Operación Twist de la FED en Estados Unidos. Ésta, y la fuerte subida de la bolsa de NY debido a las inyecciones de dinero crónicas, es lo que están impulsando a la baja la bolsa americana. Siempre que se acaba un programa de inyección, la bolsa baja presionando a la FED a hacer otro plan de ‘estímulo’. Algunos responsables de la FED dijeron ayer que no les temblaría la mano en hacer otra Operación Twist o QE3 si el mercado lo requiere. Podría ser buen momento para hacer actuaciones conjuntas con Europa y Asia incluso. Las inyecciones de liquidez por parte de la UE van a llegar. De una forma u otra, pero lo harán.

Pero todo esto no es más que lo mismo otra vez. Con lo que, lejos de arreglar las cosas, las empeorarán más. Un sistema puede cambiar mediante una revolución o una evolución, no hay otra. Y el sistema actual está tan degradado que solo se puede salvar por el primer camino. Los políticos no lo quieren ver porque se les acabaría el tinglado y por eso siguen con medidas pueriles cortoplacistas. Medidas como imprimir dinero, hacer recortes y subir impuestos no solo hacen que alargar la agonía.

El euro es un problema. Y lo es tanto como los estado nación y sus políticas socialistas. La UE y el propio euro son planificación central en manos de lobbies. Muy bien, hay un problema. Un problema muy grave: el sistema democracia-estado-nación-estado-del-bienestar no funciona. Nunca lo ha hecho en realidad. Solo vivíamos de ilusiones monetarias, y con el euro se acentuaron. El problema actual es que la economía se ha de contraer de forma drástica para expulsar toda la sobreproducción creada con las políticas monetarias del BCE. Eso lo ha de pagar alguien. Por fuerza. Lo podemos pagar todos, o los bancos, o el Gobierno…, pero no es viable la situación. No hay trucos de magia. El camino va a que todos seamos más pobres con el tiempo.

¿Qué significa estar dentro del euro? Tuvo momentos buenos, pero ya no. Parece que Rallo olvide que la situación actual se debe a la moneda europea. ¿Habría sido diferente con la moneda doméstica? No lo sabemos. Posiblemente habría sido igual. En Australia o Estados Unidos no usan euros, y los orígenes de la crisis han sido los mismos que los de Europa. El coste económico del euro ha sido devastador, y el coste de libertades civiles desastroso.

Ser independiente tiene un precio. Un precio enorme ahora mismo. Es chocante que un autor que dice defender el libre mercado se muestre tan entusiasta con un sistema soviético, tanto económica como socialmente. No son los políticos de Europa, ni los de España, ni los bancos centrales quienes nos salvarán de nada. Europa se hunde. Le pasó su esplendor. Es económicamente inviable, con euro o sin él. Y de hecho estamos viviendo momentos de cambios profundos. Los Gobiernos posiblemente acentúen su intervencionismo a la vez que empeoren sus cuentas y presión hacia el ciudadano medio, lo que inevitablemente generará, y ya provoca, una alienación del individuo hacia el sistema. Es una forzada teoría del desprendimiento (State Decay Theory). Afirmar a estas alturas que estamos mejor con el euro que con otra posibilidad, es como afirmar que el día de hoy es bueno porque nos podría haber atropellado un coche y no ha sido así.

Rallo aplica la Falacia del Nirvana a su nivel extremo al afirmar que “estar fuera del euro no cambiaría los problemas de fondo, tan sólo facilitaría que los políticos pudieran obligarnos a todos a comprar su deuda basura depreciando la divisa que empleamos”. ¿Es una broma? El 90% de los recursos de la Seguridad Social están invertido en deuda española. El máximo comprador de las emisiones del Estado español son bancos nacionales donde tenemos nuestro dinero. Y todo esto no va a evitar otro LTRO o cualquier otra inyección de dinero al mercado, o la posibilidad de partir el euro en dos. El problema de fondo no es el euro ni peseta, sino el insostenible sistema que no para de quemar recursos que Rallo defiende. La UE es el problema, el euro es el problema. El Estado del Bienestar es el problema, la democracia es el problema, los políticos son el problema, y el Estado Nación o Continente son el problema. Un cambio en nuestras libertades y economía solo se puede hacer desde dentro. Desde cada individuo separándose de los modelos colectivistas como el euro, UE, Estado… ¿Es utópico? Tanto como distópico era la crisis actual hace seis años y ha ocurrido. Salir del euro aceleraría las cosas. ¿Un desastre? Depende. Si seguimos con mentalidad de esclavos y con esta actitud servil y cobarde por la apuesta Rallo sin duda. Pero tanto como fuera del euro. Romper con el euro es un paso a una oportunidad. A menos burócratas que tanto daño han hecho en nuestra libertad y economía. Las soluciones son duras ahora como ahora. Pero es que no lo serán menos por estar dentro del euro. Hemos de romper con las instituciones de los medios políticos, euro, Europa, España y políticos que usan las mismas estrategias para enriquecerse que los telepredicadores americanos. ¿Hemos de salir del euro? Por supuesto. A partir de aquí tal vez podremos labrar un futuro de independencia. Duro, seguro, pero en dentro de esta unión soviética europea solo haremos que caer junto al resto.

.

Anuncios

13 comentarios para “¿El Euro es buena idea? Respuesta Juan Ramón Rallo”

  1. El euro parece que implosionará. Y tal vez sea mejor para los individuos que se toman en serio su futuro, que apuestan con responsabilidad por su esfuerzo y no exigen a políticos y gobiernos que les garantice el bienestar a cambio de sus derechos naturales.
    Así es que, antes de que nos echen o de que se rompa el euro, salir voluntariamente. Tendrá ventaja quien antes abandone el barco por vía propia.
    Un saludo.

  2. Estás mezclando, no sé si de manera deliberada, continuamente dos planos de análisis: a) cuál es el mejor sistema monetario, b) cuál es la mejor táctica ahora mismo para reducir el tamaño del Estado.

    Si me preguntas cuál es el mejor sistema monetario, obviamente es un sistema de banca y moneda libre donde cada individuo escoja lo que considera que es el mejor dinero y el mejor medio de pago. Desde este punto de vista, ni mucho menos defiendo el euro, pues se trata de un papel moneda manejado monopolísticamente por el Banco Central Europeo. De hecho, en efecto, la presente crisis es responsabilidad no sólo del euro, sino de ese control estatal sobre el dinero y las finanzas.

    Ahora bien, si me preguntas cuál es ahora mismo la vía más segura para dificultar una explosión del tamaño del Estado, si el papel moneda nacional o si el euro, entonces te diré que el euro. No porque el euro sea una divisa poco inflacionista, sino porque, como tu mismo concedes, las divisas nacionales lo serían todavía más. Sólo es necesario escuchar qué demandan nuestros políticos de Bruselas: más liquidez. Y el BCE se la da, sí, pero les da menos de la que reclaman. ¿Cómo es más fácil de limitar el gasto público? Dándoles el monopolio de la imprenta a Rajoy y Montoro o a un señor que sabemos que está imprimiendo menos de lo que les gustaría a Rajoy y a Montoro (lo de la Seguridad Social, por cierto, sería una broma: no estamos hablando de que el ahorro existente en la SS se utilice para comprar deuda público, sino que se multiplicaría mucho más que ahora la emisión de billetes para adquirirla).

    Acaso consideres que este segundo plano de análisis ni siquiera debe plantearse, que lo que debe importarnos no es el tacticismo cortoplacista sino la libertad a largo plazo. Tal vez tengas razón, pero entonces tampoco tú deberías utilizar ese análisis cortoplacista. Por ejemplo, cuando propones salir del euro. ¿Qué supone ahora mismo “salir del euro”? Volver a la peseta. ¿Es el papel moneda monopolístico de la peseta un sistema libre de tu agrado Asumo que no. Como también asumo que tu modelo de Estado ideal no será el que España esté intervenida por la Unión Europea para sacar adelante, te cito, “un programa realista para salir de la crisis” (http://www.libremercado.com/2011-07-14/jorge-valin-rajoy-pedira-el-rescate-o-deberia-60376/). No creo que la intervención y la gerencia política directa de Bruselas sobre España sea el tipo de sociedad que te gusta, ni tampoco la manera más inteligente de lograr acabar con la Unión Europea. Sin embargo, tácticamente ves esa intervención como recomendable para adelgazar el Estado español e incluso para salir de la crisis.

    Pues mi opinión del euro (que no de la Unión Europea) es bastante similar: es una basura de sistema monetario, pero es mucho mejor que darles las llaves de la imprenta a los políticos nacionales manirrotos que ni siquiera tienen suficiente con las colosales inyecciones de liquidez que ha acometido el BCE.

    • Bueno en el escenario ‘a’, estamos de acuerdo, en el ‘b’ “cuál es la mejor táctica ahora mismo para reducir el tamaño del Estado”, pues no sé si casi una intervención para dinamitarlo todo.

      Sigues mucho con el ‘Nirvana’ de que el político A sería más intervencionista (malo) que el político B. Yo tengo mis dudas ya que las consciencias pasadas de devaluación no creo que se repitiesen. No digo económicamente, sino socialmente.

      No es que esté ni a favor, ni en contra la la intervención. Creo que se puede parar esto. Hemos pasado el punto de no retorno y se ha hecho todo demasiado grande. La situación se ha desbocado. Salir del euro no va a ser peor que permanecer en él. Tendremos menos “jefes”, aunque sinceramente veo poco futuro al euro y sus políticas “efectivas”. La UE solo hace que alargar una agonía que se puede acabar con una independencia. ¿Más duro? No veo el porqué. Sí que me parece una buena señal de comienzo. La gente ha de ser más pobre por el boom de tantos años. Mejor hacerlo rápido y empezar de cero. Alargar la crisis no la hace más práctica.

  3. Mi punto no es que salir del euro sería traumático, sino que daría más facilidades a los políticos para saquear (todavía más) a los ciudadanos. Tú dices que sería difícil que se repitieran las devaluaciones pasadas, pero yo creo que sucede justo lo contrario: la idea de que necesitamos devaluar para recuperar competitividad está más en boga que nunca. Por tanto, imprimirían para financiar sus colosales déficits, nos rapiñarían vía inflación, devaluarían la divisa y todo sería por nuestro bien. Un mensaje que, durante un tiempo, la población a buen seguro compraría. Lo mismo pasa con el euro, sí, pero en menor medida: no es cuestión de político bueno/político malo, es cuestión de oír a nuestros políticos: el BCE no imprime tanto como les gustaría (y tanto como imprimirían ellos si tuviesen la imprenta bajo su poder).

    Lo que me gusta del euro (en comparación con su alternativa inmediata) es justamente eso: que no deja en manos del político nacional su facilidad para financiarse envileciendo la divisa; otra cosa es que, por supuesto, el euro, como todo papel moneda, sea una herramienta impuesto para inflar la moneda.

  4. Alejandro Perez mayo 17, 2012 a 23:24

    Quizá con una vuelta a la peseta (y a una inflación galopante) los ciudadanos estarían más predispuestos a adoptar monedas P2P como el Bitcoin.

    Dado que cualquier persona puede protegerse de la inflación con oro y otros activos, quizá sea lo mejor después de todo, porque no veo como van a pagarse las pensiones del futuro/prestaciones por desempleo (y no hacerlo es revolución civil garantizada).

    No sé, al final pese a lo que dices teoría económica a uno le queda la sensación que con la peseta “nos iba mejor”. Y eso que va en contra de todo lo que he estudiado de los austriacos.

  5. Definitivamente no estoy de acuerdo con Rallo cuando dice «El euro fue, y es, una gran idea. Una magnífica idea»

    Tampoco puedo estar de acuerdo con Valin ni se a que viene ese estilo pontificador sobre la “economia ficción”, “Falacia del Nirvana” etc.

    Creo que la argumentación falla por ambos lados porque cada uno está apostando por las malas o peores consecuencias de las acciones políticas en uno u otro caso. Y es un sinsentido de argumentación que escala rapidamente a “quien la tiene más larga”.

    Creo que una muy buena explicación de los problemas del euro están en este post de kantor:
    http://kantor-blog.blogspot.com/2004/12/unin-monetaria-xitos-coyunturales.html

    Citas del post de Kantor (vale la pena leerlo completo):
    «Los Gobiernos Europeos están atrapados en un equilibrio perverso, donde, aunque el interés común es claramente mantener un déficit y unos tipos de interés bajos, existen incentivos a endeudarse para todos los países.»

    «Una vez rota la relación para cada gobierno entre déficit e interés, entonces el gobierno, que va a sufrir tipos altos sea o no virtuoso (porque los tipos no dependen solo de él), elige no serlo para llevarse al menos los réditos políticos de dar prebendas presupuestarias. La tragedia de las tierras comunes a escala continental.»

    Kantor apunta al pacto de estabilidad (a su ausencia más bien)

    Rallo parece preferir el euro aun sin pacto de estabilidad. No lo afirma explicitamente pero su argumentación va sobre la linea de que las intervenciones nacionales fuera del euro serían aun peores. No me queda claro como compara y que mide para llegar a esta conclusión y en mi opinión se aleja bastante del individualismo metodologico cuando afirma tal cosa.

    Por parte de Valín la idea que me llevo es que para él es anarcocapitalismo o nada. Por ningún lado veo el menor intento de análisis de ninguna cosa. Valin tiene razón y la realidad está de su parte. Pero es solo porque fuera de quejarse de Rallo dice trivialidades. No parece que el problema le importe en ningún sentido intelectual que se le pueda dar a la palabra problema. Valin está “indignado”, se sabe la respuesta y es todo.

    En Estados Unidos el dolar funciona. Cierto que está manipulado por el gobierno y además bla bla bla etc. Sin embargo y pese a que la política del BCE fue un poco mejor que la de la reserva federal no hay ninguna duda de que el dólar está funcionando mejor dentro de USA que el Euro en Europa. Por lo que es falso pretender como hace Valin que el Euro es el culpable exclusivo de algo. Y eso es básicamente lo que afirma Rallo:
    «El euro no genera problemas, sólo los pone de manifiesto.»
    Lo malo es que en Europa, algunos de esos problemas puestos de manifiesto por el Euro podrían no existir sin él y esto Rallo no lo dice.

    Un saludo

  6. A mi me parece que para Jorge, como dice Renegm es o anarcocapitalismo o nada. Otra cosa es que tenga la intención de demostrar con hechos que funciona cuando todo lo que dice no es mas que Socio-economía-política-ficción. Bases reales pocas. Y por ello es aún más sorprendente la crítica a Rallo.

    Ralló tiene una pata en la realidad: el euro, como también dice Huerta de Soto, está limitando, a modo de patrón oro pluscuamimperfecto, la capacidad de crear dinero, de manejar la masa monetaria al antojo de los políticos. Pero esa capacidad no se debe al milagro del euro sino porque sí que hay unos políticos A y otros políticos B. Los que quieren mantener una cierta disciplina monetaria al estilo del Bundesbank y otro que querrían darle a la maquinita para quitarse de encima los problemas de hoy y trasladárselos a los de mañana.

    De hecho, la caradura de zapatero diciendo que “Rajoy lo está haciendo rematadamente mal” es de aúpa. Rajoy está bregando con la deuda de Zapatero. Y así nos va.

    ¿Pero hay o cuál debería de ser la alternativa? Que esa debería de ser la pregunta. Pues depende de cual sea el objetivo. Si el objetivo es negar la realidad de que el Estado del Bienestar es insostenible, la solución que se adoptará es el sacar la manguera. Si se repiensa lo que deba hacer, lo que debe proporcionar el Estado, entonces dependerá de la conclusión a la que se llegue.

    Y eso son cuestiones políticas.

    Como sería una cuestión política el aceptar de nuevo el patrón oro…. Algo tan utópico como el que la Anarquía funcione.

    No necesitamos pues, ni monedas mágicas ni medidas fáciles, necesidades replantearnos el cómo aceptamos la realidad.

    Y eso es labor política. Únicamente.

  7. necesitamos replantearnos el cómo aceptamos la realidad.

  8. Valín habla de “economía ficción” en tono recriminatorio, y lo hace argumentando que “…El Estado del Bienestar es el problema, la democracia es el problema, los políticos son el problema, y el Estado Nación o Continente son el problema. Un cambio en nuestras libertades y economía solo se puede hacer desde dentro. Desde cada individuo separándose de los modelos colectivistas como el euro, UE, Estado…”. “Si seguimos con mentalidad de esclavos y con esta actitud servil y cobarde…”… Pues estos argumentos no es que sean de tener los pies sobre el suelo, precisamente. Yo hablaría de “Argumentos de ciencia ficción”…

    Y parte de su pontificado en contra del euro y a favor de una moneda doméstica se debilita cuando dice:
    “¿Habría sido diferente con la moneda doméstica? No lo sabemos. Posiblemente habría sido igual.”…

  9. No se puede rebatir una supuesta “economía ficción” con argumentos utópicos como son pretender que todos los individuos cambien su forma de pensar, porque esto último es más ficticio aun…

  10. ¿Alguien se imagina lo que hubiera pasado si Zapatero hubiera tenido la llave de la máquina de imprimir billetes? Sus delirios no hubieran tenido ningún control y a estas horas estaríamos como Zimbabwe, regida por otro iluminado parecido. En la red pueden encontrarse ejemplos de billetes de ¡¡cien millones de millones de dólares de Zimbawbe!!, que es lo que tendríamos ahora, pero en pesetas.

    Al menos el Euro se lo impidió y le obligó a enfrentarse (parcialmente y a regañadientes) con la realidad.

  11. Trabajadores asalariados mayo 21, 2012 a 04:18

    En el Anti-Dühring de Engels

    http://www.marxists.org/espanol/m-e/1870s/anti-duhring/ad-seccion3.htm :

    “Pero ni la transformación en sociedades por acciones ni la transformación en propiedad del Estado suprime la propiedad del capital sobre las fuerzas productivas. En el caso de las sociedades por acciones, la cosa es obvia. Y el Estado moderno, por su parte, no es más que la organización que se da la sociedad burguesa para sostener las condiciones generales externas del modo de producción capitalista contra ataques de los trabajadores o de los capitalistas individuales. El Estado moderno, cualquiera que sea su forma, es una máquina esencialmente capitalista, un Estado de los capitalistas: el capitalista total ideal. Cuantas más fuerzas productivas asume en propio, tanto más se hace capitalista total, y tantos más ciudadanos explota. Los obreros siguen siendo asalariados, proletarios. No se supera la relación capitalista, sino que, más bien, se exacerba. Pero en el ápice se produce la mutación. La propiedad estatal de las fuerzas productivas no es la solución del conflicto, pero lleva ya en sí el medio formal, el mecanismo de la solución.”

    En la Introducción de La Guerra Civil en Francia

    http://www.marxists.org/espanol/m-e/1870s/gcfran/intro.htm :

    “El proletariado victorioso, tal como hizo la Comuna, no podrá por menos de amputar inmediatamente los peores lados de este mal, hasta que una generación futura, educada en condiciones sociales nuevas y libres, pueda deshacerse de todo ese trasto viejo del Estado.”

    Cuanta gracia nos hace que liberales como Juan Ramón Rallo en algunos artículos suyos califiquen de comunista al socialdemócrata Cayo Lara.

Trackbacks/Pingbacks

  1. De la peseta al euro. Del Nacionalismo Monetario al Nuevo Orden Mundial | :: Jorge Valín Weblog :: - mayo 24, 2012

    […] semana pasada mostré el profundo rechazo al euro desde un punto de vista liberal comentando un artículo de Juan Ramón Rallo. La posición de Rallo es la misma que la de Jesús Huerta de Soto y muchos […]

A %d blogueros les gusta esto: