El avance del estado policial

Hace un tiempo escribí en el Mises Hispano una nota sobre la militarización de la policía que se produce en EE.UU. y España. Hoy, Theo Spark publica una curiosa imagen de cómo ha evolucionado (o degenerado) la policía desde 1995 a 2011. El cambio no ha sido a mejor precisamente:

Recientemente el Gobierno español destinó la nada despreciable cifra de 1,6 millones de euros para la adquisición de gases lacrimógenos. La policía siempre ha sido un perro fiel del Estado, pero en la última década ha perdido las formas totalmente para descubrirse como es realmente. Del entrañable poli–bueno que ayuda a la gente hemos pasado al poli–malo–represor cuya única función es amortizar su sueldo a base de multas y defender el establishment con el uso indiscriminado de la violencia.

En realidad no es más que el camino lógico e inexorable. Esto es lo que ocurre cuando la gente, por dejadez o inmadurez intelectual, deja las cosas importantes, como la seguridad, en manos de políticos. La policía es sinónimo de inseguridad y crimen institucional. La única forma de obtener seguridad real, sin ficciones ni falsas ilusiones, es separándola del Estado. Esto es, abolir la policía y dejando que el mercado haga lo que mejor sabe hacer: crear opciones y buscar necesidades al mejor precio. ¿Pagaría usted para que le multasen por todo y para que le reprimieran cuando está desconforme con algo? Pues es exactamente lo que está haciendo.

La seguridad no la inventó el Estado, solo la desvirtuó convirtiendo a los sicarios en nuestros amos.

ACTUALIZACIÓN

Ilustrativo video: “La policia es peligrosa, pero necesaria…

.

Anuncios

3 comentarios to “El avance del estado policial”

  1. Aún sin la tecnología del oficial Alex J. Murphy…

  2. La policía administrativa genera inseguridad, física y jurídica. Los policías no deberían estar bajo ningún concepto a las órdenes de la política, sino de las leyes.

Trackbacks/Pingbacks

  1. El jefe de policía valenciano está como una regadera | :: Jorge Valín Weblog :: - febrero 20, 2012

    […] ciudadano, más bien no. Lo he comentado en dos ocasiones (La militarización de la policía y El avance del estado policial). La policía cada vez se asemeja más a un cuerpo militar que a uno de seguridad ciudadano. Nos […]

A %d blogueros les gusta esto: