El absurdo Apartheid de Alicia Sánchez-Camacho

La presidente del Partido Popular de Cataluña (PPC), ante una falta total de soluciones y programa, ha vuelto exhibir su populismo derechista contra los inmigrantes. ¿Cuál es la solución a la crisis según Sánchez-Camacho? Aplicar políticas intervencionistas, racistas y meterse en la vida de las empresas y sociedad con infantiles argumentos:

“[el PPC quiere] regular la contratación colectiva de trabajadores extranjeros a través de un sistema de puntos que priorice a los inmigrantes con más experiencia y mejor cualificación y que tenga en cuenta las necesidades reales del mercado de trabajo”.

¿Y cómo se hace eso? Como siempre, el PP es incapaz de detallar sus ideas y solo lanza consignas populistas para atrapar votos. A propósito, al más intelectualmente básico de todos. Las medidas del PPC necesitaría de más burócratas, más papeleos que encarecería el precio de producción del inmigrante, el producto final y restaría beneficios para las empresas. ¿Pero conseguiría el PP su objetivo? Evidentemente que no. Nacería de inmediato una mafia de papales y acreditaciones falsos. Pero la aprendiz a tirana ha dicho más tonterias para atrapar votos:

“Sánchez-Camacho ha destacado que España es un país acogedor, aunque es necesario establecer ‘un límite” a la entrada de inmigrantes, ya que sólo en Cataluña hay 742.000 parados y “aquí no hay oportunidades para todos'”.

¿Usted ha visto nunca a un inmigrante amenazar con una pistola a un trabajador para sacarle el trabajo? Los 742.000 parados de Cataluña no quieren el trabajo disponible del mercado, de lo contrario lo cogerían. Los inmigrantes crean producción y sirven productos baratos. Hacen aquello que los parados snobs españoles no quieren hacer. Como siempre, Sánchez-Camacho recurre a argumentos peregrinos y populistas para conseguir el Poder y votos.

Pero la candidata a dictadora de la producción y sociedad sigue:

“La dirigente popular ha apostado por potenciar el ‘contrato de integración’, según el cual los inmigrantes residentes en España se comprometen, entre otros aspectos, a cumplir la legislación vigente, a respetar los valores de la sociedad catalana y española o a aprender las lenguas oficiales del país”.

La presidente no sabe lo que es un contrato. Confunde voluntariedad con uso de la fuerza. Eso es tan peligroso como confundir “amor” con “violación”. Y es que Sánchez-Camacho es una violadora de los derechos civiles más elementales. En un contrato ambas partes establecen una serie de derechos y obligaciones que voluntariamente ambas partes firman. ¿Realmente tiene sentido firmar un contrato con la sociedad? Pero no es lo que quiere nuestra zarina. Ella solo impone obligaciones a otros, y se violan, responde mendiante la violencia y fuerza de la ley–populista–arbitraria. Y la guinda:

“‘Haremos frente a la inmigración ilegal, la incívica y la que no se quiere integrar’, ha subrayado”.

Esto es demonizar a los inmigrantes. Un okupa no está integrado, y están todos en la calle (durmiendo en pisos ocupados). La propia Sánchez-Camacho no está integrada son su modelo de violencia skin y no está en la cárcel. Afirmar que “la gente se ha de integrar” es difamar los estilos de vida y muestra odio la diversidad y pluralidad. Por ejemplo, tampoco están integrados en Cataluña los españolistas. ¿Se les ha de meter en la cárcel? Independientemente de la compra de votos de Sanchez-Camacho, lo que quiere la politica es imponer, mediante  la espada, un solo estilo de vida, el suyo.

El PP solo ha de abrir la boca para delatar su estilo autoritario, dictatorial e intervencionista. Es, sin duda, la imagen de la derecha más rancia y despótica del país.

.

Anuncios

3 comentarios para “El absurdo Apartheid de Alicia Sánchez-Camacho”

  1. De acuerdo contigo en gran parte de tu análisis.
    Si no fuera porque los que salen son “tan terriblemente inútiles”, al PP le faltaría mucho para llegar a ser una alternativa potable, pero la duocracia es un hecho y cada 4 u 8 años van rotando lo mismos.
    A propósito, en Cataluña conviven dos demonios extremistas: los independentistas que elevan loas al “ser catalán” y los xenófobos de Anglada que hoy alimentan el discurso al PPC, en el fondo racistas ambos.

  2. Es de las pocas personas que conozco que emplea correctamente la palabra “Presidente” referida a una mujer.
    Mi enhorabuena.

  3. El nacionalismo y el socialismo es el refugio del acomplejado ya se sabe que el PP es el socialista de derechas español por excelencia, intervencionismo, conservadurismo y nacionalismo todo en un coctel explosivo.

A %d blogueros les gusta esto: