El Gobierno nos usa como ganado y esclavos

Bloomberg ha elaborado un documento en el que ‘demustra’ que los alimentos grasos son tan adictivos como la cocaína (Fatty Foods Addictive as Cocaine in Growing Body of Science). Como es habitual en este tipo de documentos recurre a varios estudios que afirman que el hombre se puede volver un drogadicto de la comida con grasas.

Es un artículo, supongo, que interesante para estudiosos médicos y biólogos, pero en estos temas suelen entrar lobbies, gobiernos y ciudadanos con la intención de aplicar prohibiciones sobre los demás. Es un intento más de moldear los estilos de vida de las personas para someterlas al ‘bien común’ y al pensamiento único. Los abadernados del bien común, o vida sana en este caso, odian la diversidad y la libertad. Siempre.

En realidad la pregunta es ¿y? ¿Qué importa que ‘algo’ cree adicción? Si una empresa lanza al mercado un tipo de alimento que aumenta la calidad de la carne de un animal, su fortaleza ante las enfermedades o su producción (de leche por ejemplo en caso de las vacas), todos los empresarios del sector estudiarán si comprarlo para aumentar beneficios. Es comprensible. La vaca es su propiedad privada y puede hacer con ella lo que desee. ¿Pero tiene el Gobierno y los lobbies la misma legitimidad sobre nosotros mismos? Evidentemente que no. No somos la propiedad privada de los políticos, ni de moralistas, ni de empresarios. 

Si fuera así, que desgraciadamente lo es, significaría que somos esclavos (o propiedad) de los dirigentes y grupos de presión. ¿Qué interés tiene el Estado en aumentar nuestra salud? Tal vez como el del granjero, que produzcamos más para rendirle más tributos con nuestro trabajo. Pero ¿alguien ha preguntado a los consumidores? No, ni falta que hace desde el momento que ellos se consideran nuestros amos y ‘vacas’ a las que ordeñar con multas, tasas, inflación e impuestos.

Hay dos lemas básicos dentro del liberalismo: ‘Vive y deja vivir‘ y ‘Nadie es propietario de otra persona‘. Vulnerar esos lemas significa que la sociedad permite la esclavitud entre el ciudadano. Significa que hay grupos (oligarcas) más importantes que otros. Si fuera así, ¿por qué cuentan lo mismo sus votos que los nuestros?

Así como el Estado usará estos estudios para volver al hombre más dependiente de los políticos y sacarles más dinero, los lobbies civiles lo usarán para imponer estilos de vida e ideas; y las empresas para sacar patentes o productos que les lucren a la vez que eliminan la competencia. En este caso, es lo que continuamente ha hecho el lobby ecologista que intenta eliminar competencia (odio a la diversidad y amor al lucro mediante la extorsión) demonizando aquello que no vende.

Hace un par de años conocí a una persona que comercializaba recubrimiento de alimentos mediante celulosa. Afirmaba que su competencia usaba productos (aunque naturales) que provocaban cáncer. Con el tiempo, ganó adeptos el sector el recubrimiento de alimentos (embutidos) con colágeno. Cambió de producto y sustituyó la celulosa por el colágeno. Ahora, en su maletín, lleva artículos ‘médicos’ como el que presenta Bloomberg para enseñarlo a sus clientes afirmando que la celulosa (producto con el que trabaja inicialmente y demonizó), es mala para la salud. Evidentemente, es partidario de prohibir, o imponer impuestos más altos, a las empresas que tratan con celulosa y que su empresa reciba subvenciones del Gobierno.

No digo que este tipo de estudios sean útiles y aporten información al ciudadano, pero en ningún momento han de ser una excusa para violar los estilos de vida de las personas. De hecho, y por desgracia, este tipo de estudios son pagados por Gobiernos y lobbies para aumentar beneficios y rendimientos. Se vuelven propaganda para gente con personalidad débil que se cree propietario de su vecino, y de toda la sociedad.

Las prohibiciones son violencia. Son el recurso habitual del incapaz o del que intelectualmente no está formado, por eso lo usan recurrentemente los niños. Solo el Gobierno actúa como los niños, usando la violencia sistemáticamente para todo. No parece algo digno de una sociedad civilizada.

HT: Happy Butcher.

.

Anuncios

2 comentarios to “El Gobierno nos usa como ganado y esclavos”

  1. Hola, he visto que ha visitado mi blogs y quiero agradecertelo en primer lugar y como es natural he querido saber quién eras y como era tu blogs.

    Por eso estoy aquí y lo primero que he leido es esta entrada tuya y me ha encantado por lo que con tu permiso me permito compartirlo en mi blogs, considero que es digno de que lo lea todo el mundo.

    Poco a poco ire viendo mas cositas tuyas.

    Muchas gracias y un abrazo

    Esperanza

Trackbacks/Pingbacks

  1. … « segundaplenitud - noviembre 6, 2011

    […] https://jorgevalin.wordpress.com/2011/11/06/el-gobierno-nos-usa-como-ganado-y-esclavos/ […]

A %d blogueros les gusta esto: