El PP y el tonto útil

Hoy tres sondeos dan como triunfador a Rajoy en las próximas elecciones del 20-N. Según El Economista, los “cálculos suponen que Rajoy gobernaría sólo y con holgura al sobrepasar en 17 escaños los 176 que marcan la mayoría absoluta y mejorar en 10 escaños la marca obtenida por José María Aznar en 2000″.

No deja de ser curiosa la mentalidad del español medio y el gran fallo de la democracia. Es aceptable que un partido de masas desbanque al Gobierno en la situación actual de enrarecimiento económico, pero, ¿mayoría absoluta sobrada para un partido del que nadie sabe las propuestas concretas? La gente va a comprar un producto del que no sabe qué hay dentro de su envoltorio. ¿Y por qué? Porque su competencia es lamentable. La democracia no funciona ni en sus engaños más básicos.

Me sorprendió que recientemente entrase el Partido Pirata en el parlamento de Berlín. Una parte de los alemanes ha demostrado que no hace falta optar por “el ganador”, ni que el ciudadano siempre ha de votar al que más falsas ilusiones e infantiles venda. El mismo Partido Pirata reconoció no tener idea de economía ni política. Quien le votó sabía que no iba a gobernar, sabía que no tenía ninguna opción. ¿Y por qué le votaron? Por desgaste, e ideas también. Cuando un ciudadano vota a un partido por ser “el mal menor”, lo acaba convirtiendo en el mal mayor. Y en el caso de los futuros votantes del PP, la gran mayoría de votos provendrán del mal menor y la fe. Es que no tiene programa. Arreglaremos el país nos dicen. ¿Y qué partido no promete lo mismo? La pregunta es cómo.

En el libre mercado existe la diversidad. Diversidad extrema en ocasiones a pesar de las regulaciones del Gobierno. Y en el libre mercado suele triunfar el mejor, pero siempre dejando paso a la diversidad. En el libre mercado tenemos productos y servicios caros, baratos, malos, buenos, alternativos, con otros productos vinculados… Y los únicos que hacen posible esto, es el consumidor. No ocurre lo mismo en política. Existen múltiples partidos, pero el Poder se lo llevan siempre dos, o tres en el mejor de los casos. ¿Por qué el actor actúa racionalmente cuando “compra” o apuesta por un producto del libre mercado y hace todo lo contrario cuando vota? Porque no apuesta por la excelencia ni por la utilidad de él mismo. Votar a un partido que no sabemos lo que hará, solo es cuestión de fe. Y no en un producto o empresa, sino en una organización que inventará leyes, retocará nuestro estilo de vida subiendo unos impuestos, sacando otros, cambiando la estructura de nuestras vidas en aras del bien común. Que no dejará de ser el bien común del partido y sus amigos.

Sin ideología, la democracia es la mejor herramienta del tirano para llegar al poder. Y la democracia siempre ha carecido de ideología. Es cuestión de vender favores, privilegios y represión al contrario.

La democracia nunca será un sistema que garantice la libertad, todo lo contrario, es su verdugo. Siempre ganará el más populista y visceral, no el que más libertad individual ofrezca. Y si algún partido ofrece más libertad, solo será para conseguir más votos para su dominio total sobre el ciudadano como ya ha hecho Rajoy.

La población siempre votará partidos estatistas porque los propios partidos mayoritarios se han encargado de hacer la gente dependiente del Gobierno. El Gobierno es necesario en tanto que la gente así lo ha creado, pero no es más que una opción. Si la sociedad a lo largo de la historia hubiera optado por un alternativa liberal, el gobierno no sería necesario, ni un mal menor, ni siquiera sería una opción, pero la cuadra de bandidos que lo creó a la largo de la historia, lo hizo imprescindible, con los estados nación, la democracia, el Estado del Bienestar y toda su corrupción compuesta de derechos sociales.

Todos los sistemas acaban muriendo. Todos sin excepción. El sistema actual colectivista de Estado Nación, Democracia y Estado del Bienestar, acabará muriendo. Tardará lo que quiera, pero sucumbirá. Pero esto no ocurrirá hasta que la gente madure, crezca ideológicamente y deje de mostrarse como un drogadicto del Estado y un tonto útil dando poder a un sistema que no funciona por el temor al cambio. La democracia no es un sistema apto para las personas porque siempre la convierten en una oligarquía de políticos, lobbies y grandes empresas. La democracia es una utopía mal diseñada que siempre se materializa en una tiranía. El pragmatismo y miedo son los principales aliados de un sistema corrupto, lleno de privilegios y que solo funciona por la legalización del latrocinio y del crimen en forma del Poder absoluto que tiene tiene el Estado. Hasta que la gente no vea que el Poder absoluto ha de ser para el hombre individual, y no para el colectivo, la sociedad no habrá madurado. Cuando este cambio ocurra dejaremos de ser tontos útiles para ser hombre libres.

.

Anuncios

6 comentarios to “El PP y el tonto útil”

  1. Una opción utópica sería poner en marcha una “democracia de pago”. Para votar hay que abonar unos simbólicos 20 € y de esta manera se generaría un “esfuerzo adicional” para depositar tu voto en una urna. ¿Poner 20 euros para votar al Partido Pirata? Pues quizá uno se lo tomaría un poco más en serio y quién le vaya a votar lo haría en plena convicción. Se trata, simplemente, de “obligar” al ciudadano a tomarse en serio las elecciones y ser más exigente con quién nos gobierna o con quién pretende gobernar.

    Espero que nunca se tome en serio esta posibilidad.

  2. Es lo que yo digo , el pueblo tiene la soberania de elegir a sus representantes, pero al menos debe tener la capacidad de elegir quien le interesa mas, pero para ello debe conocer el programa. A mi no me vale el ” Ellos lo han hecho más, pero nosotros lo haremos mejor”….

  3. Yo ya estuve alli.
    Era el año 93 y hacia poco que la URSS habia caido y un soplo de aire fresco y libertad con riesgo,corria por Europa.En España habiamos pasado los 80 de Thatcher y de Reagan con un socialismo casposo de pandereta basado en las consignas anticapitalistas mas bobas de la bruja averia y demas compis de la bola de cristal.
    Habia llegado el momento de un partido liberal y capitalista, pero solo estaba el pp.
    Aznar no tenia carisma y nos deciamos que no hacia falta carisma que eso era para engañar bobos, como hacia Gonzalez, que de eso tenia de sobra.
    Pero el 93 no era el año.No cumpliamos ningun criterio de Maastrich pero ,el pueblo español, necesitaba mas racion de paro y corrupcion para aborrecer al socialismo.
    Fue el 96 cuando Aznar gano finalmente.¿Y para que?
    ¿Para que voy a votar a Rajoy ahora?
    ¿Para qe Ana Botella se convierta en alcaldesa de Madrid y Gallardon Ministro de Fomento?
    ¿Que hizo Rajoy 8 años de ministro y 8 años en la oposicion?
    Nada.Lo mismo que voy a hacer yo el domingo 20 de noviembre de 2011.
    Gane quien gane en dos años España sera como Grecia.

  4. Ni Rajoy va a sacar la mayoria absoluta que dicen las encuestas ni cambiara nada significativo ni en lo social ni en lo politico si gana.

    Rajoy es un sangre-de-nabo, un funcionario en su maxima expresion, quitate tu que me toca por derecho jugar con el balon.

    Con mi voto no.

    Quien queda en el PP que valga la pena? Quien va a ser el ministro de economia con Rajoy?

    Sombrio futuro.

  5. También cabe la posibilidad de que se vote al PP para que no salga el PSOE. Que es y ha sido, el que ha gobernado el 80% de la democracia.

  6. MaestredeCampo octubre 14, 2011 a 17:15

    ¿el pp y el tonto útil? ¿Soy el único que ve una redundancia en el título?

A %d blogueros les gusta esto: