Profesores, más preocupados por su sueldo que por la enseñanza

El Instituto Juan de Mariana ha publicado mi último artículo Profesores, más preocupados por su sueldo que por la enseñanza. Así empieza:

“Una de las grandes falacias que usan los lobbies para mantener sus privilegios es apelar al miedo y al ‘bien común’. Nadie dice: ‘si eliminan mi puesto de trabajo, la empresa irá mejor’, o ‘si privatizamos el sector donde trabajo, éste será más competitivo, económico y ofrecerá más opciones al consumidor y ciudadano’. Claro, algo así iría contra el propio ‘privilegiado’…” Más>>

.

Anuncios

4 comentarios para “Profesores, más preocupados por su sueldo que por la enseñanza”

  1. Arturo Castilo Hernández septiembre 21, 2011 a 16:03

    Renuncian a 100€ cada día de huelga y les llamais egoistas.

    Los interinos si que se preocupan por su sueldo, porque ya no tienen.

    Los profes de la privada ganan menos, trabajan más horas y están inestables. Cada verano a la calle. Y calladitos. Genial.

    Egoista es Lucia Figar que dice que la huelga sólo afecta a los alumnos y a sus familias. Claro a ella le da igual.

  2. Un artículo sobresaliente pese a su excesiva dureza con la profesora que dijo lo de los reyes magos. No creo que llorara un solo niño. Se lo ha inventado el padre.

  3. Tengo 3 profesores públicos en mi ámbito familiar.
    Puedo asegurar que los 3 están convencidos al 100% del bien que hacen con su trabajo y de lo necesario que es….al mismo tiempo que ceden a las presiones de directores de institutos, compañeros, inspectores de educación, padres, alumnos a la hora de poner en lugar de un suspenso un aprobado. Ceder ante este tipo de presiones es traicionar a los alumnos y engañar a los padres.

    Y es que ya lo dijo Revel en “El conocimiento inutil”; Los profes han traicionado a los alumnos. Se enseña lo que dicta el ministerio, los mínimos son los del ministerio, si hay que aprobar al 85% de los alumnos…se les aprueba, bajando el “aprobado” hasta donde sea necesario. O de lo contrario te mete presión desde tu compañero hasta el propio inspector. ¿Qué se hace con un alumno que tiene 3 suspensas donde deberían ser solo 2? pues nada, reunión entre los 3 y el más débil o el primero que se cansa o que tiene alguna cosilla que hacer urgente…le aprueba, así de fácil.

    Es increíble que funcionarios con el sueldo asegurado cedan a ninguna presión y mas por un maldito plato de lentejas como es conservar un horario lo mejor posible (¿a quién le toca ir al instituto el viernes por la tarde?) o no tener enfrentamientos con alumnos, padres, compañeros, director, inspector… pero todos TODOS ceden, desde siempre. ¿Recordáis cuando éramos escolares?¿qué se hacía para convertir un 4,5 en un 5?….presionar al profesor en la revisión y si eso no funcionaba iban los padres a presionar mas…etc…
    Pero es que un profesor que sistemáticamente suspenda a un 60% de la clase por ejemplo, incluso si se ciñe escrupulósamente a los mínimos especificados -que son mas bien ínfimos-mientras sus compañeros hacen lo que sea con tal de tener el porcentaje de aprobados que indica el ministerio o la diputación, o el director o los padres de alumnos entonces se convierte automáticamente en un Howard Roark de la enseñanza y todos van a por él porque el resto de compañeros no soportan que haya alguien que les recuerde que están cediendo a presiones, que no tienen integridad en definitiva y las cifras dejan de cuadrarle a director y sucesivos escalones.

    Nunca recuerdo haber visto una huelga de profesores por la bajada de los mínimos necesarios para aprobar una asignatura, por las desastrosas reformas sucesivas en base a las cuales un animal de granja podría terminar secundaria satisfactoriamente, por el adoctrinamiento de “educación para la ciudadanía”. En definitiva, lo que se dice en el artículo es cierto 100% por lo que yo he podido comprobar, los profesores defienden sus privilegios aunque una parte de los mismos (el sueldo) la tenga asegurada, no defienden en ningún caso su libertad para desarrollar su trabajo correctamente o su libertad para decidir si un alumno es apto o no, o su independencia de la jerarquía superior etc…

    En definitiva, no dejan de ser funcionarios públicos y por tanto se comportan de la misma manera que cabría esperar de cualquier funcionario público.

A %d blogueros les gusta esto: