La extrema izquierda es más violenta que la extrema derecha

Soy un derechista radicalAntes de la plataforma Democracia Real Ya, ha habido otros antecedentes en Europa e incluso en EE.UU., pero cada uno con su idiosincrasia. En España —y Europa en general— el ciudadano es de izquierdas y se inclina por el control económico y social del Estado mientras que en Estados Unidos, es al revés (o casi).

Al otro lado del charco, el movimiento social antiestablishment le llamaron Tea Party y fue un brote de indignación para encontrar las raíces constitucionalistas del país así como el intento de volver a la clásica moral conservadora (religiosidad, no intervención del Estado en algunas materias, defensa de la familia tradicional, militarismo…). A igual que el 15-M, el Tea Party en muchos lugares se manifestó antipolítico y/o apolítico. Aunque después el movimiento fue absorbido mayoritariamente por el partido republicano.

El movimiento Democracia Real Ya ha sido lo mismo pero la moral de España, esto es, socialista. Muchos medios de comunicación españoles (y de todo el mundo) denunciaron las ideas del Tea Party. Le tacharon de racista, violento porque había gente que llevaba sus fusiles de asalto a las manifestaciones (¡un tea partier que era negro además!), sus pistolas y porque iban con pancartas que afirmaban que Obama era un socialista.

Se hicieron muchas concentraciones del Tea Party, cientos en muy poco tiempo. A pesar que mucho medios tildaron de violentos a los manifestantes nuca hubo problemas serios, ni poco serios, ni violencia y no digamos ya altercados con la policía. Y eso a pesar de sus armas, “violencia contenida”, pancartas…

Este movimiento ciudadano, muy mal reportado aquí por los periodistas, contrasta con las concentraciones de los 15-M y Democracia Real Ya. A un manifestante americano de “extrema derecha” (Uhhh, que miedo), por ejemplo, no se le ocurría jamás hacer un asalto al parlamento o congreso, como pasó en Cataluña. La extrema derecha americana del Tea Party no se mostró violenta con la policía, ni al revés.

Es muy chocante ver los medios, o hablar con la gente, y ver como consideran violentos a personas, que aunque vayan armadas y digan que Obama es socialista, no causan alborotos públicos, y en cambio, llamen movimiento pacífico a izquierdistas que destrozan el mobiliario público, hieren a policías o causan irrecuperables pérdidas a comerciantes por sus okupaciones.

No estoy legitimando a un grupo respecto al otro. Me parecen bien las movilizaciones de España y la de Estados Unidos, aunque no estoy a favor ideológicamente de ninguna de ellas (no soy socialista ni conservador; soy LIBERAL). Lo único que quiero hacer notas es la manipulación de los medios con el típico discurso de derechas e izquierdas. Con la lectura de este post se podría interpretar que la extrema derecha es más moderada y menos violenta que la extrema izquierda, pero en realidad no es así. La realidad es que, como podemos ver empíricamente, las manifestaciones americanas, por radicales que sean, incluso cuando la gente va armada, son más pacíficas que las españolas, las inglesas y no digamos ya las griegas.

¿Es más violenta la extrema derecha que la extrema izquierda? En realidad no es más que una cuestión de empatía y respeto. ¿Es respetuoso escupir e insultar a televisiones que no gustan como Intereconomía? Quien hace cosas así tiene un muy limitado concepto de la libertad. De todas las manifestaciones que vi del Tea Party (y he visto unas cuantas), no vi a tea partiers escupiendo a periodistas de la CNN (cadena de ideología abiertamente izquierdista). A Europa, Grecia y España en especial, aún le falta mucha, pero que mucha cultura democrática y especialmente de la libertad. No deja de ser curioso que el grupo que ha orquestado todas estas manifestaciones en España se haga llamar Democracia Real Ya.

.

Anuncios

9 comentarios para “La extrema izquierda es más violenta que la extrema derecha”

  1. La calificación de “extrema derecha” para el Tea Party es válida solo en Europa y para alguna élite izquierdista norteamericana. Pero es por los puntos de encuentro de agenda: un activista “pro-choice” califica como ultra-derecha a los “pro-life” aunque los últimos pidan algo tan limitado como que el gobierno no financie abortos.
    En USA existe ultra-derecha y ultra-izquierda de las “de verdad”. Ambas son bastante residuales y ambas cercanas al partido demócrata, no al republicano. De lo que vi en Madrid, a la ultra-derecha que apedreaba un locutorio que yo frecuentaba y la ultra-izquierda que rompia focos o ponia pintadas en autos de “lujo”, sospecho que solo una de las dos está en el 15-M.
    Tienen sus pares de este lado, aunque bastante más contenidos porque aquí en USA, ni la policia, ni los jueces están para bromas y la segunda enmienda agrega riesgos por parte de los propietarios. Pero ninguna de las dos “ultra” está en el Tea-Party.

    No hay una equivalencia entre la “derecha” e “izquierda” norteamericanas y europeas como no la hay entre los grandes partidos PP-PSOE republicanos-democratas.

    El Tea-Party, desde el principio, cuando se declaran apoliticos, es por alejarse de los grandes partidos, no porque pretendieran en ningún momento romper con las reglas del juego democrático.
    El paralelo con el 15-M en USA lo tienes en Wisconsin, con las manifestaciones sindicales en el capitolio. Allí se intentó boicotear las sesiones, con el apoyo explícito del partido demócrata incluyendo a Obama y con el entusiasmo de tipejos como Michael Moore.
    Sin embargo, ni siquiera allí, se dieron las imagénes de Cataluña.

  2. madre mía, que sarta de estupideces… haztelo mirar chavalote

  3. Muy puntuales las observaciones que realizas en tu articulo. Esclarece el panorama político internacional incluyendo el trabajo de equipo como Tea Party.
    “El Tea-Party, desde el principio, cuando se declaran apolíticos, es por alejarse de los grandes partidos, no porque pretendieran en ningún momento romper con las reglas del juego democrático.” Así es .Gracias Jorge!!

    Si bien los extremos la generalidad lo perciben como negativos, es indudable que estar claro en ideologías te permite identificar y digerir mejor la realidad en que te manejas o manejan. Por lo general en sistema de izquierda no le interesa que el común conozcamos la otra cara de la moneda, que si existe otra partitura. Esto lo digo con la propiedad de evaluar como los sistemas educativos maquinas de adoctrinamiento fabrican muchos idiotas esclavos con títulos, asunte de capacidad para refutar,criticar o discutir , sumisos profesionales algunos muy conscientes de ello.

  4. El Tea Party no es militarista ni de “moral conservadora”, prueba de ello es que su máximo representante, el congresista Ron Paul, se ha negado sistematicamente a todas las intervenciones militares de EE.UU así como a regular cualquier clase de matrimonio (hetero o gay) y a mantener el tema del aborto a nivel de estado y no federal.

    Que una cosa es ser conservador, y otra libertario. Que al final se haya intentado refundar las raices del partido Republicano es por que sencillamente coinciden en las políticas económicas en buena parte, no por el aspecto social religioso o moral.

  5. No estaría de más recordar que, cuando ha sido la izquierda la que se ha manifestado ante los recortes en EEUU, sí ha asaltado parlamentos, como hicieron los sindicatos de profesores en Wisconsin…

  6. El día 22 de mayo estuve en la constitución del ayuntamiento de San Adriá y aquello fue patético. Un grupo de unas diez personas en la calle pitando e insultando a todo el que pasaba, no distinguían entre alcalde, concejales, familiares, invitados, es decir, no tenían ni idea, pero ahí estaban protestando de no se sabe qué. Lo único que una señora dijo es que el pueblo estaba muy sucio. Pregunté a otros y no se dignaron responder, siguieron gritando y gritándome, y también insultándome (facha, chorizo y cosas así). Al final me harté y le pregunté a una si era familiar de Tejero. Tampoco respondió, pero al menos dejó de pitar unos segundos. Dentro, en la sala de plenos, cuando la concejala de Plataforma por Cataluña juró su cargo en castellano, como lo hizo casi la mitad de los concejales, una indignada irrumpió y le espetó “parla catalá”, cosa que luego la chica hizo, y según me dicen muy bien, (catalán de la radio, ese que se entiende si no hablas el idioma y que allí consideran el canónico) en su discurso. Al final la lepenista (menudo discurso contra la globalización económica y a favor de los de casa, era una mezcla de IU y de ERC. No sé cómo se sorprenden tando en Cataluña, no dice nada que no digan otros) quedó como una víctima de la intolerancia de los indignados, que a mí me parecieron sobre todo descerebrados, ignorantes y muy intolerantes.

A %d blogueros les gusta esto: