Intereconomía y su arbitrario concepto de Libertad

Hoy he estado mirando Intereconomía. Un rato largo, o al menos se me ha hecho eterno. Independiente de las posturas que toman ante la #acamapadasol, una de las principales ideas que repetían es que la gente de la plaza clama por la democracia y la libertad, pero en realidad no es así, porque no paraban de insultar a la cadena y reporteros. Era un mensaje victimista constante.

Entiendo que el canal de televisión se defienda de insultos, pintadas en su furgo (de lo que estoy totalmente en contra por respeto a la propiedad privada) y de las tonterías que hacían los manifestantes ante las cámaras, pero precisamente eso, es libertad. Concretamente libertad de expresión. La libertad individual —la única que existe—, es un concepto que nace del derecho natural y por lo tanto no tiene nada que ver con los derechos positivos (nadie tiene el deber de imponer la libertad de expresión a otros ya que es una contradicción). Incluso el mayor de los Anarquistas puede insultar a alguien sin que eso signifique que esté coartando su libertad o que esté a favor de un estado soviético. Libertad no es Jauja, ni esconder tu opinión, ni es un concepto colectivista a compartir.

Todo acto de libertad individual lleva asociada unas consecuencias. Las consecuencias de los que piden democracia (no ya libertad), y a la vez, insultan a quien les critican corren el grave riesgo de que la gente les tome por chulos, hipócritas, gente con doble moral o pensamiento arbitrario.  Pero esto, no tiene nada que ver con la libertad. Intereconomía tiene derecho a quejarse del trato, de los insultos, de las mofas, de expresar su opinión, afirmar que los manifestantes no tiene razón, etc. pero no tiene ninguna legitimidad cuando afirma que si alguien le boicotea sin el uso de la violencia, está faltando a su ideario de libertad.

Adicionalmente, el canal conservador no fue el único insultado. Los vituperios también han ido para otras cadenas como Antena 3 y Tele 5. Los conservadores han de ver de una vez que libertad no es que todo el mundo piense igual, eso es un estado soviético, sino que cada uno pueda hacer lo que le de la gana sin dañar la vida, propiedad ni libertad de los otros. El boicot es totalmente legítimo. Tanto a nivel civil como económico.

.

Anuncios

7 comentarios para “Intereconomía y su arbitrario concepto de Libertad”

  1. Jorge Valín, hay algo que siempre he querido saber del anarcocapitalismo. Éste reconoce el derecho a la integridad física, pero, ¿incluye también el derecho a la integridad psicológica? Es decir, ¿es lítico insultar gravemente a alguien? Si no lo es, no entiendo que consideres los insultos que se llevaron esas cadenas como libertad de expresión.

    • Hola Master Ageof,

      La integridad psicológica es subjetiva. No se puede medir, ni puedes ilegalizar que otros expresen lo que sienten por ti u otros. SI llamas idiota a otro, tal vez es que lo sea aunque el otro quede traumatizado de por vida.

      El insulto es el parecer del sujeto A hacia el B. Eso no tiene que ver con la agresión.

  2. La libertad de expresión no puede amparar que yo diga que Jorge Valín es un pederasta y que ha sido condenado por violador, por ser algo falso y no poder demostrarlo. Esto que es claro y evidente es más difícil de justificar al hablar de palabras o conceptos como idiota, payaso o fascista. Es un debate complicado.

  3. ¿Y si me dedico a trolear los comentarios a tus entradas del blog?
    ¿Me censurarías?

    ¿Acaso no es eso lo que le han hecho a esas televisiones?

    • Este blog es mi propiedad, puedo hacer lo que quiera aqu… La calle, en cambio, “es de todos”

      • Precisamente por eso (la calle “es de todos”), me parece que los de Intereconomía (o cualquier otro canal) deberían poder decir lo que tienen que decir sin coacciones (le han llegado a poner la mano en el objetivo de la cámara impidiendo la toma de imágenes).

        Acabas esta entrada diciendo: “(…) sin dañar la vida, propiedad ni libertad de los otros. El boicot es totalmente legítimo. Tanto a nivel civil como económico.”
        Que no te dejen decir lo que quieras poniendo las manos en los objetivos e incordiando y gritando al lado del micro no es el mismo tipo de boicot que incitar a la gente a no ver intereconomía. El primero no es lícito, el segundo sí.

  4. Hay que aprender a pensar, señores, para que, una vez aprendido esto, podamos expresar ideas con pies y cabeza en lugar de plantificar puzzles que no puede encajar nadie…porque no hay por donde coger las piezas. Y esto reza también para Jorge Valin, el “ideólogo”. Líbrenos dios de los creadores de opinión:!socorro¡.

A %d blogueros les gusta esto: