Correcciones a Alfonso González Jerez sobre mi nota los despidos de Telefónica

Alfonso González Jerez escribe en un amplio artículo en Diario de Avisos sobre su interpretación del liberalismo y Anarcocapitalismo. Critica mi visión sobre los despidos que quiere efectuar Telefónica.

El autor enumera varios fallos conceptuales y de entendimiento. Me relaciona con la ideología de Ronald Reagan. Nada más absurdo. Reagan fue uno de los padres del neconservadurismo caracterizado por el belicismo, unión de empresa y Estado, recorte de libertades civiles (como el derecho a poseer armas) y desajuste presupuestario. Reagan y amigos fueron, y son sus descendientes, unos auténticos campeones del Estado Omnipotente.

González también cae un error básico nacido del desconocimiento. Afirma que los liberales caemos en: “un individualismo obsesionado consigo mismo (la concepción cuasireligiosa sobre el individuo como alfa y omega de la concepción moral del ser humano)”. Los liberales nos basamos en el individualismo metodológico para el análisis de la acción humana considerando que el individuo es la menor de las minorías autónoma por si misma con capacidad propia de decisión donde siempre intenta maximizar su utilidad marginal. El proceso choca con las necesidades del resto creando una sociedad contractual y eficiente libre contraria a la extorsión y la violencia.

En el otro lado está la visión divina del Estado descrita por el autor. Como lo calificó Nietzsche, “el nuevo Dios”. Durante años hemos visto como el Estado, políticos y burócratas solo han expandido el robo hacia el ciudadano mediante impuestos, el engaño, la guerra y el deterioro de su nivel de vida. Hoy mismo salía una noticia en El Confidencial donde afirmaba que los hospitales catalanes dejarán hasta de arreglar los edificios para ahorrar. Esto es creer ciegamente en la bondad del Estado. Es caer una y otra vez en la Falacia del Nirvana, la Falacia del Bien Común, y la Falacia de Hobbes o del Leviatán. Creer en el Estado del Bienestar  y la idílica figura del “Buen Gobierno” es como vivir en el País de las Maravillas.

En el Estado del Bienestar los socialistas creen estar labrando su futuro, pero lejos de aquí lo que hacen es cavar la tumba de toda la sociedad. No hay idea más surrealista que “un Gobierno que ayude al pueblo”. El Gobierno es la mayor organización criminal de la historia, y por eso ha de ser abolido.

El autor se equivoca al afirmar que “Valín le explica a Escolar que no tiene derecho a criticar lo que deciden los accionistas“. Escolar tiene derecho a criticar lo que le venga en gana, solo faltaría. Como si quiere decir que Alierta y resto de altos directivos de Telefónica son Belcebú y resto de ángeles caídos (si hubiera dicho esto no le habría lanzado mi crítica). Mi punto de desacuerdo con Escolar se fundamenta en su errónea visión de la economía —que es totalmente infantiloide y constructivista— y por apoyar el Terrorismo de Estado contra organizaciones privadas. Escolar, y el autor del artículo de Diario de Avisos, afirman que la agresión a la propiedad privada son ¡derechos sociales! La violencia es buena si se usa contra aquellos que ellos odian. Es la envidia del socialismo al que hice referencia en mi nota de los despidos de Telefónica.

La traca viene al final cuando el autor afirma que “el subtexto real de la máxima reganiana [es]: ‘La democracia no es la solución, la democracia es el problema'”. Bueno, Reagan precisamente usaba la democracia para cometer todos sus atropellos. Normal, se consideraba un gran defensor de la democracia.  Una muestra más que la democracia es de los peores sistemas de gobierno que existe, donde el 51% se puede levantar como tirano del resto de la sociedad. La democracia no funciona, es un mal innecesario además de una falsedad. El mito de la mayoría democrática, además, cae cuando vemos que son los lobbies quienes acaban dominando el país y a la gente.

¡Gracias Antonio por el aviso!
.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: