En las próximas elecciones tira tu voto o vota a…

Pese a los continuos escándalos de corrupción, tráfico de influencias, robos, chanchullos de los políticos y en fin, muchos ciudadanos se lanzarán en mayo a votar a los de siempre: PP, PSOE y CiU. Es curioso ver cómo el hombre medio odia a los políticos la vez que cree en la magia de la política y la regulación. Para sentirse bien vota lo políticamente correcto y mayoritario. Así se siente parte de la sociedad y cree que hace una buena obra. Es una de las pérdidas totales de individualidad que caracterizan nuestro tiempo. El voto, para el incauto, es una aportación positiva a la sociedad aunque el día a día derrumba tal mito.

La acción de votar cada cuatro años se ha vuelto una liturgia. Mucha gente está desengañada de la política, la democracia, los sindicatos, la izquierda, la derecha y no digamos de los políticos. Es una situación similar a la que se producía hace unas décadas cuando mucha gente iba a misa sin creer en la Iglesia ni Dios siquiera. Tal liturgia solo era una forma de guardar las apariencias, sentirse integrado en la sociedad y hacer lo políticamente correcto. No era algo consciente, simplemente siempre había sido así “y se tenía que hacer”. Cambian los conceptos pero no los formalismos. El hombre tiene algo en lo que creer por absurdo que sea. Tal vez aceptar a un Dios moral parezca absurdo a muchos ahora, pero creer en un Dios terrenal llamado Estado cuyos milagros son la burocracia, prohibiciones e impuestos es un radical sinsentido además que tiene un nefasto efecto en nuestras vidas.

Como muchos “liberales” van a votar pase lo que pase siguiendo su liturgia y concepción mágica de la política, estaría bien que fuesen cambiando el chip. En lugar de vender su ideas y libertad al “menos malo” podrían empezar por cambiar las cosas. El primer paso es cambiar uno mismo e independizarse en lo posible del gran Criminal que nos roba nuestra producción y libertad, pero también lo podemos hacer en la llamada “fiesta de la democracia”.

El mes que viene hay elecciones municipales (22 de mayo). Es difícil elegir algún partido pequeño porque no todos se presentan en todas partes. Yo doy mi recomendación para aquellos que les venga el mono el día de las elecciones, aunque personalmente no voy a votar. Tengo dos opciones para recomendar ahí donde sea posible:

  • P-Lib o Partido de la Libertad Individual (Partido de la Libertad para los amigos). Aquí su web: www.p-lib.es. Es el partido que más se acerca al ideal liberal. Podéis consultar sus fundamentos y propuestas en su sección de Ideas o afiliaros si os gusta aquí (el registro no es online).
  • Partido Pirata. No es liberal. De hecho es tan autoritario como el resto de partidos, pero aquí se trata de tirar el voto y no alimentar a los hijos de la bestia. Su web es www.partidopirata.es. Los puntos negativos son mayoría, así que enumeraré los positivos. Defienden: la democracia directa y un Internet más o menos libre (descargas entre ellas). No hay mucho decir. Su mayor virtud es que ahora mismo no son establishment.

Este es el primer comentario sobre las elecciones de mayo. Supongo que habrá más.
.

Anuncios

4 comentarios para “En las próximas elecciones tira tu voto o vota a…”

  1. Yo tampoco voy a votar, pero el P-Lib me parece la mejor opción.

  2. Jorge, el P-Lib del cual soy simpatizante, no afiliado, creo que todavía no se presenta a las municipales. Están preparándose para ver si consiguen presentarse a las generales del año que viene.

    Espero que en unos años empiece a ser una alternativa al sistema actual, es el único partido liberal de toda la fauna política patria.

    He leído su programa y salvo matices y detalles, en general estoy más que de acuerdo con ellos.

    Un saludo.

  3. Yo después de leerme hace unas semanas el programa completo del P-Lib, creo que los votaría si se presentasen a las generales.

  4. Hola Israelem,

    no sé si el P-LIB se presenta en algún lugar, pero se está durmiendo en los laureles. El mejor momento para los partidos alternativos es ahora.

    A la vez, aquí también hay muy poco sentimiento de iniciativa social privada y poca gente da dinero a la organización. Así es imposible hacer nada. En USA la gente participa físicamente en los actos y se implica económicamente.

    Aquí como mucho la gente se implica haciendo cosas, que no muchas, pero que se implique dinerariamente es impensable. Deben pensar: “que lo haga el Estado”. Je.

A %d blogueros les gusta esto: