Cientos de miles de personas en Londres abogan por el robo y violencia a gran escala

Entre 250.000 y 500.000 personas se están manifestando en Londres por los recortes que pretende hacer primer ministro británico David Cameron. La prensa nacional ha presentado a los manifestantes como personas de buena voluntad y cívica que protesta contra una injusticia: los recortes estatales. No hay mayor manipulación.

David Cameron es un político conservador, por tanto, parte del establishment y de los problemas de nuestro tiempo. Sus medidas no son liberales, sino pragmáticas como las que están practicando todos los países, incluso algunos tan socialistas como España. Las decisiones del Gobierno británico no son dignas de alabanza. Son una medida desesperada para salvar el gran oxímoron del Estado del Bienestar y mantener un Estado Omnipotente aunque ahora le hayan cambiado el nombre en la isla por Big Society.

La realidad sobre los manifestantes —por más que les pese a los medios de comunicación— es que no son gente de buena voluntad, ni reclaman derechos legítimos, ni tienen razón en sus protestas. Los manifestantes están aboga abiertamente por el robo a gran escala y el crimen. Toda esa gente exige al Gobierno que siga extorsionando al ciudadano con leyes draconianas, altos impuestos, tasas y multas para que ellos, los funcionarios y rentistas estatales, sigan viviendo a expensas de la sociedad.

Los periodistas de aquí se han esmerado en presentarnos los manifestantes como Quijotes combatiendo contra molinos de viento cuando son ovejas dependientes del mayor traficante de miseria del mundo: el Estado. Los manifestantes de Londres no defienden derechos, sino privilegios. Actualmente esa gente vive de los impuestos del resto de la población. Quieren mantener un sistema clasista donde una clase improductiva (ellos) vive de otra productiva y responsable: trabajadores, empresarios, autónomos, asalariados. En pocas palabras: se manifiestan a favor del robo y latrocinio a gran escala del Estado.

La gente normal ha de ganarse el pan cada día para mantenerse a flote, no les caen del cielo como a la clase privilegiada que vive del Gobierno. El hombre medio vive de su trabajo colaborando con la sociedad y el mercado, todo lo contrario que hacen los funcionarios y rentistas estatales.

Entre estos grupos de vividores es normal que haya hooligans que den un paso más en la ideología socialdemócrata que es innata a ella. Entre 500 y 700 personas están destrozando la propiedad privada de otros ciudadanos para que el Gobierno se doblegue a las exigencias de los manifestantes “con bombas de humo, volcando papeleras, estallando petardos y paralizando el tráfico” (según The Guardian). Los cabecillas de la manifestación niegan que esta gente sea de la manifestación. Tal vez son del Gobierno pues. A igual que su jefe del que viven —el Estado—, aplican la extorsión y la violencia para satisfacer sus privilegios y lujos.

El Gobierno no es el amigo del hombre, ni una hermana de caridad. Todo el dinero que distribuye proviene del robo al ciudadano y del fraude de la deuda estatal. La actual crisis es la consecuencia de la monopolización del dinero por parte del Estado y los intereses políticos y empresariales que van unidos al Gobierno. Es decir, del Capitalismo de Estado, Capitalismo de amigotes o como le llama la prensa, neoliberalismo [!]. Si esta gente que se manifiesta abogase por derechos de verdad, y no por privilegios casposos, pediría que el Gobierno les dejase en paz para siempre en lugar de que cada mes les transfiriera el dinero de la clase productiva a ellos. Vivir del Estado es vivir del crimen y ser cómplice del mismo. El Estado del Bienestar es la más viva contradicción en términos. Es la ley de la jungla donde todos pretenden vivir a costa del Estado, y por lo tanto a costa del trabajo de los demás. Es la guerra total entre seres egoístas, vagos e irresponsables. Y estos, son lo que representan los manifestantes de Reino Unido.

ACTUALIZACIÓN:

Acertado comentario de Jeffrey Tucker: “In Syria, they march to protest government. In London (and the U.S.) they pathetically march to protest cuts in government”. LvMI
.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: