Respuesta a Humberto Vadillo sobre Sortu

Humberto Vadillo replica en su blog una nota que he escrito sobre la nueva formación independentista Sortu, antigua Batasuna. Curiosamente, la contestación de Humberto trata más de Batasuna (prohibida hoy día) que no de la nueva formación como se ve en la nube de palabras de abajo (he eliminado la parte donde parafrasea toda mi nota).

Humberto usa una falacia llamada ignoratio elenchi. Es decir, desvía la atención del tema principal. El tema de mi nota era claro. Iba de neocons, musulmanes y Sortu. Humberto nos dice que Batasuna fue ilegalizada por financiar a ETA entre otras cosas. ¿Sortu también? Por afirmar que no se puede ilegalizar a Sortu alegremente me llama ancap (Anarcocapitalista). ¡Cierto lo soy, pero no por algo así! Anarcocapitalismo significa eliminar al Estado (o cualquier fuerza coercitiva central no voluntaria) de la vida de las personas. Ignacio Escolar también defiende (al menos hasta ayer) la legalización de Sortu. ¿Le convierte eso en ancap? Escolar está muy lejos de ser liberal.
Humberto, siguiendo con el tema de Batasuna, afirma: “Batasuna obtiene la mayor parte de sus fondos a través de las instituciones”. Esto no justifica el cierre de Batasuna en si mismo. Más bien nos da la razón a los liberales (anarquistas o no) cuando afirmamos que los partidos, ni ninguna institución, han de recibir dinero estatal. La solución de la libertad individual no pasa por restringirla más. Tal actuación solo lleva a una decadencia de la sociedad. Adicionalmente, dar dinero a los partidos, sindicatos, patronal… con dinero del pagador de impuestos, haya Sortu o no, es una violación a la ética (Principio De No Agresión). Toda organización civil ha de financiarse con el dinero de sus simpatizantes. La lucha contra ETA no puede convertirse en una carta blanca del Gobierno para hacer cosas tan ridículas como una “ley de partidos”. Ya el nombre suena a invento de Mussolini. La ley de partidos es una intromisión a la libertad de expresión que encorseta la democracia. Las grandes violaciones a la libertad civil siempre son con la misma excusa: la seguridad que nunca llega. Como hicieron en Estados Unidos con la Patriot Act. ETA sigue existiendo. El problema es ETA, no los partidos políticos.
Claro que Humberto parece ver el futuro, ser un insider, o algo así al decir que “Sortu es la última encarnación de Batasuna para apandar dinero público, que es lo que de verdad se trata aquí”. Yo como no veo el futuro, no me atrevo a hacer tal afirmación. Tal vez es que me he liberado de demasiados prejuicios, pero alguien es culpable cuando otro lo puede demostrar con, al menos, una prueba. Después ya hablaremos si eso es pretexto para cerrar partidos políticos o no.
.
Anuncios

3 comentarios para “Respuesta a Humberto Vadillo sobre Sortu”

  1. Por cierto, es chulo lo de la nube de palabras. ¿De dónde lo has sacado?

  2. je. En Wordle. Clica en Create your own. Pega y voilà.

  3. He leido a Humberto y me gusta lo que dice. Es muy sensato. Claro, lo ideal es que no hubiese ningún tipo de financiación pública de partidos y sindicatos, pero seamos realistas, eso no va a suceder.

    Aunque ETA siga existiendo a pesar de la ley de partidos es innegable que la ilegalización de su marca electoral, batasuna, la dañó gravemente. No es lo mismo enfrentarse a un rival en plena forma física que gravemente herido.

    Por último te repito nuevamente que no es una cuestión de libertad de expresión. LA ADORO. Uno puede montar un partido en el que se propongan las mayores aberraciones, yo qué sé, la independencia de Cataluña (Solitaritat Catalana) o la prohibición del despido (Izquierda anticapitalista, va en serio) o la despenalización de la pederastia (creo que lo hizo un partido holandés). Bueno, son opciones legítimas, ah también me he acordado de esa de Carmen de Mairena de construir aeropuertos para los ovnis (como el de Ciudad Real, vamos).

    Pero no estamos hablando de paridas, de lo que aquí se trata es de gente que aboga por un modelo de sociedad donde arrancarían de cuajo esa libertad de expresión que tanto idolatras y a sus defensores les fusilarían sin juicio (y no dramatizo, es lo que históricamente ha ocurrido).

A %d blogueros les gusta esto: