Si pagas en efectivo, eres un terrorista para Estados Unidos

El Departamento de Seguridad Nacional Americano (DHS de sus siglas en inglés) ha creado un video alertando de la inseguridad en el país. Parece que esté lleno de delincuentes y terroristas. El video incita al ciudadano a comportarse como un chivato: “estate alerta todo el tiempo”. “Fíjate en comportamientos sospechosos”. Denuncia. En el video escenifican de forma exagerada cómo se comporta un terrorista. Lo malo es que mucha gente, según las instrucciones del Gobierno, podría ser un terrorista.


Según la cinta del DHS, alguien que pague en efectivo es un potencial terrorista. Si aparcas mal el coche, también. Si eres un empleado externo de la Telefónica y dejas tus cables en el hotel, también puedes ser un terrorista. Si por descuido entras en una zona restringida (la cocina de un hotel por ejemplo como muestra el video), también puedes ser un terrorista. Aquí me he sentido identificado. Soy un tipo bastante despistado. Más de una vez he entrado en la cocina de un restaurante buscando el aseo. A veces se me olvidan cosas en el coche y me recorro una misma calle varias veces en pocos minutos (salgo del coche, recuerdo que me he dejado algo. Vuelvo. Me voy. ¡Me he vuelto de a dejar algo!). En otras ocasiones visito la misma calle varias veces porque me he perdido. Este comportamiento, según el Gobierno de los Estados Unidos, me convierte en posible terrorista.

Usar a la gente como policía, que yo sepa al menos, lo usó inicialmente la Gestapo. Este cuerpo policial tenía una plantilla muy reducida a pesar de la creencia popular. En muchas poblaciones no había ni un solo agente de la Gestapo. Una de las estrategias que tomó el Gobierno alemán fue usar a los ciudadanos como policías propios. La propaganda era la misma que usa el DHS pero algo más exagerada (típico de la propaganda política de los años 30). ¿Qué transmitía la propaganda? Objetivo número uno: hay gente buena, la del pensamiento único que está con el Gobierno y hay gente que no piensa ni actúa como la mayoría y estos son criminales. Objetivo número dos: el terror nos acecha por todas partes, hemos de combatirlo entre todos. En aquella época eran los judíos, los comunistas y todo aquel que no estuviese alineado con el pensamiento de la raza. Una de las cosas que hizo el nazismo fue identificar sus valores con los del país y ciudadanos. Redujo la complejidad de la sociedad a la falacia del falso dilema: “o estás conmigo, o estás contra mí”. Llegaron a denunciar a personas por tener la nariz grande o no responder al saludo fascista de un vecino. La mayoría de denuncias acababan siendo chismes. Aún se conservaban muchos de esos papeles.
Ahora Obama ha hecho lo mismo: el que no actúe como un ciudadano ejemplar (un robot), es un enemigo del Estado, y por lo tanto de la sociedad. De hecho, en Estados Unidos, los liberales están catalogados como grupo de riesgo para los intereses nacionales. El DHS de Alabama los calificó como “terroristas regionales” (Domestic Terrorists), es decir, de dentro del país. Si se fijan, es idéntico a la caza de brujas de McCarthy. En lugar de perseguir comunistas, ahora el Gobierno los persigue a todos.
En definitiva, lo que hacía la Gestapo es lo que pretende el Gobierno de Estados Unidos: montar un Estado Policial con la excusa del miedo. El Gobierno odia la diversidad, por eso todo aquel que tenga un mínimo de personalidad e individualidad es tratado por Obama como un potencial criminal. Aquí en España también se ha hecho pero enfocado desde el neopuritanismo del Gobierno. Aquí no se estilan estas cosas de la seguridad, pero sí que mucha gente es sensible a lo políticamente incorrecto en el aspecto social. Leire Pajín animó a los ciudadanos a que denunciaran a otros si fumaban en lugares públicos cerrados. No animó a denunciar a los atracadores, rateros ni estafadores. Los auténticos criminales para el Gobierno, viendo el tipo de leyes que aprueba, son las personas de la calle normales. Si roba usted una cámara que vale 200 euros no le pasa nada, pero si fuma en una parada de autobús con tres paredes, le multarán.
Occidente está cayendo en la más absoluta locura. Funciona bajo la figura de democracias formales pero no funcionales. En todos los países cada día salen noticias de más control estatal, represión y estado policial. Occidente es una dictadura funcional. El Gobierno ha monopolizado mediante la fuerza la seguridad, y no tiene ningún derecho a ello. Menos derecho tiene a considerar la sociedad y la nación su propiedad privada. No somos las vacas de unos pastores llamados burócratas ni políticos. Éstos están a nuestro servicio y no al revés. Crear una situación de terror entre la gente no nos hace mejores ciudadanos. Que salgamos a la calle y tengamos miedo de la policía no es nos hace más seguros.
El principal terrorista es el Gobierno. No solo nos trata como criminales o su ganado, sino que cada día nos roba nuestra producción con impuestos. Nos roba nuestra libertad con leyes absurdas que solo contribuyen a los intereses privados de políticos, lobbies y funcionarios. Se dedica a invadir países para colocar sus intereses políticos y comerciales y da subvenciones para obtener más poder. Nos hace trabajar para él y su bienestar. No, la película iba al revés. El Gobierno ha de trabajar para nosotros. Convertir a la gente en chivatos y policías, solo lo hacen los tiranos. Estos lavados de cerebro gubernamentales no son la referencia de un país libre precisamente.
.
Anuncios

2 comentarios para “Si pagas en efectivo, eres un terrorista para Estados Unidos”

  1. No deja de asombrarme la sopa de letras encargada de someter a los nortamericanos:FBI, CIA, NSA, DHS, IRS, ATF… Es acojonante

  2. Off topic: Jorge ¿sabes algo del nuevo reglamento de armas que prepara el gobierno? Tiene muy mala pinta. Aquí viene muy bien resumido:
    http://www.revistaarmas.com/editorial-armas-majestad-%c2%a1socorro/proyecto-para-un-nuevo-reglamento-de-armas%e2%80%9cla-noticia-de-la-decada%e2%80%9d

A %d blogueros les gusta esto: