De camino al Estado Totalitario. La Ley Antitabaco

Hoy entra en vigor la ley antitabaco en espacios “públicos”. El Estado, mediante la violencia de la ley hace suyo los locales privados de restauradores de todo tipo para ordenarles qué hacer en sus propios establecimiento y cómo tratar a sus clientes. Un retroceso en los derechos civiles de los ciudadanos.

Uno de los lobbies de presión, nofumadores.org, anima a que se denuncie a aquellos empresarios que piensan por si mismos y en sus negocios al no aplican la ley. Las finalidades del lobby prohibicionista van de la “sensibilización” hasta “hacer cumplir de forma estricta la legislación sobre el tabaquismo”.

Estos grupos de presión pretenden hacer buenos ciudadanos mediante las leyes virtuosas. Oxímoron ahí donde los haya. El totalitarismo ha demostrado que las leyes virtuosas solo generan corrupción, delincuencia y mayor Estado Policial. Si la ley es virtuosa, el hombre degenera al limitar su libertad. Es lo que en economía llamamos el modelo del predicador y el contrabandista. El contrabandista y el predicador tienen los mismos objetivos o similares: prohibir algo relativamente demandado entra la sociedad, pero sus incentivos son muy diferentes. El predicador cree fervientemente en la magia de la ley. Cree que con la prohibición la demanda desaparecerá. Evidentemente no ocurrirá. La gente seguirá queriendo fumar. Aquí aparece el contrabandista que ofrece el servicio saltándose la ley ganando a esa demanda desplazada.

Mientras que el predicador (lobbies antitabaco en este caso, ciudadanos resentidos…) pretenden imponer su moral a punta de pistola para llegar a una prohibición, el contrabandista busca la prohibición para obtener mayor beneficio. Con esta ley aflorarán locales ilegales —especialmente nocturnos— y muy especialmente la demanda se desviará hacia un tipo de comercio más doméstico. Quedadas en casa, botellón…

La virtud a punta de pistola no legitima al predicador, al revés, lo convierte en enemigo del hombre libre. El Gobierno no tiene derecho a introducirse en la propiedad privada ni estilos de vida de nadie. Es el derecho del hombre libre ejercer sus derechos naturales. Los comerciantes tienen derecho a hacer todo lo que consideren oportuno para violar la pervertida ley así como los fumadores a no respetar el mandato gubernamental.

Los problemas de la sociedad civil han de ser resueltos por ésta, no por políticos ni el Poder. Hemos visto por experiencia que cuando el Gobierno impone estilos de vida solo genera pérdidas totales para beneficiar a unos pocos. Sobre nuestra vida, libertad y propiedad, el Gobierno no tiene nada decir. Cuando lo hace, se convierte en un tirano. Todos los que le apoyan son cómplices de tal crimen.

El mercado, y la sociedad civil, son diversidad. Las prohibiciones solo ahondan en el pensamiento único, el borreguismo y el totalitarismo. Mientras la gente piense diferente, el mercado siempre dará opciones. Los prohibicionistas solo quieren el monopolio de la mente, el sometimiento de la voluntad ajena y emociones a su forma de pensar con argumentos populistas, emocionales y de salubridad. Como dijo Spooner, los vicios no son crímenes. Atacar la libertad de propietarios y ciudadanos, sí.

Las leyes injustas simplemente han de ser infringidas. Una sociedad virtuosa a punta de pistola, solo es una sociedad de borregos y esclavos. Recordemos a Thoreau: Deseo por igual ser un buen vecino y un mal ciudadano. A más leyes, peores ciudadanos.

Anuncios

21 comentarios para “De camino al Estado Totalitario. La Ley Antitabaco”

  1. Hay otro aspecto terrorífico de la ley. Copio: “Se prohíbe la emisión de programas o de imágenes en los que los presentadores, colaboradores o invitados aparezcan fumando, mencionen o muestren, directa o indirectamente, marcas, nombres comerciales, logotipos u otros signos identificativos o asociados a productos del tabaco”.

    Subrayo el “mencionen”. Esta ley vulnera hasta la libertad de expresión. Ya nos dicen hasta de qué podemos y no podemos hablar.

  2. Ninguna ley prohíbe fumar ni quiere convertir a nadie en virtuoso. Lo que se prohíbe es fumar en sitios cerrados publicos para proteger a los que no fuman. Curiosamente, los estados realmente totalitarios son mucho mas permisivos con el tabaco que los que no lo son: en gran parte de EEUU y de Europa tampoco se permite fumar en sitios públicos cerrados desde hace años.

  3. Recuerdo cuando una ley muy parecida se puso en vigor en México. Los gobiernos progesistas, en su afán por penalizar el vicio y convertir a la gente en individuos de bien, pasan por encima de los derechos naturales de las personas. El argumento estúpido de “es que es por el bien de…” cae por su propio peso al vulnerar la libertad más básica que hay.

    Por si no fuera poco, en mi país, además de los impuestos exagerados a los cigarros, que han provocado que haya mercado negro de los mismos, ahora las empresas se ven obligadas a poner en las cajetillas imágenes de cuerpos putrefactos con el fin de “alertar” a la población. Lo que hay que ver…

    @Noise, lo que dices no tiene sentido. Que en los países de primer mundo existan estas leyes n o significa nada. Bajo un régimen de libertad son los propietarios los que establecen las reglas sobre su propiedad.

  4. Claro, entonces déjeme usted ir a 250km/h por autopista y a 120km/h por ciudad, ah no que así le puedo atropellar o a sus hijos.
    O como en USA cada uno con su pistola y que cada uno se entienda, tampoco que yo soy civilizado.
    Pues le toca joderse para que el resto no nos jodamos y lo triste es que haya que sacar una ley para imponer educación que la gente debiera de tener, puesto que si le llamo la atención sobre sus humos usted me responde de malas maneras. si la ley me dejase le metería el cigarro por dónde se empiezan los cestos.

  5. Noise: no son sitios públicos. Son sitios privados cuyos dueños deciden abrirlos para que entre gente y consuma. Pero repito son privados o ¿es qué al café de la esquina le paga sus facturas el estado? De modo que en la propiedad de uno, sea mi casa o mi bar, el estado no tiene nada que decir.
    Kankide: a 250 se va por las autopistas alemanas y no se mata a niños. Y tengo tres armas de fuego legales en casa y no he matado a nadie.

  6. Pues yo he podido entrar hoy en una cafetería con mis churumbeles, que se han tomado un Cola-Cao libérrimamente (y respirando con normalidad).

    No sé si desde el punto de vista del anarquismo se descarta el derecho a que los niños tomen Cola-Cao en las cafeterías, pero a mí me ha parecido estupendo. En la práctica esto era imposible hasta ahora.

    De manera que la libertad que han perdido unos la han ganado otros.

    Sí, ya sé que es a costa de le libertad del hostelero, pero francamente, eso me importa un pepino (y que no me venga nadie con el famoso poema de Martin Niemöller, please).

    Seguramente se nota que soy ex-fumador…

  7. Como siempre, la libertad de los fumadores acaba donde empieza la de los no fumadores. Hasta ahora, yo no podía ir a ningún bar sin intoxicarme. Donde estaba mi libertad de poder ir a un bar?

    En Alemania no hay limite de velocidad solamente en algunos tramos de autopistas, no en todos. Y por supuesto, hay limites de velocidad en ciudades. Y limites de donde se puede aparcar. Y los fabricantes de automoviles tienen que cumplir una reglas en la fabricacion de automoviles. Y asi todo. No veo que nadie se queje de eso.

    Cuando dije sitio publico, quise decir sitio de uso publico.

  8. Noise, los bares son propiedad privada y tu libertad para entrar en ellos debería ser la que te concedan los propietarios. Pasa lo mismo con mi libertad para entrar en tu casa.

  9. EEUU, el pais mas “libre” del mundo para muchos, fue el primero que prohibio fumar en sitios cerrados de uso publico en la mayor parte de su territorio. Tampoco veo que haya mucho estado “progresista” por alli.

  10. Los bares son lugares privados de uso publico donde cualquiera puede entrar y hacer uso de sus instalaciones, y son un negocio que tiene que cumplir unas condiciones, el dueño no puede hacer lo que le de la gana. Lo mismo pasa con los cines, los centros comerciales, los gimnasios, las consultas de medicos, etc. Los fumadores siguen pudiendo entrar en bares libremente, lo único que se lo pasarán un poco peor, pero sin ningún perjuicio para su salud. En mi casa no puede entrar quien quiera, solo a quien yo invite, y no tengo que cumplir ningun tipo de condicion con los que invite porque no les doy ningun tipo de servicio ni es ningun negocio ni es de uso publico. Son cosas tan obvias que parece mentira que las tenga que explicar.

  11. Pues por eso luchamos los liberales, porque nadie dicte las condiciones a los propietarios.

  12. Lo que parece mentira es que haya que explicarte que las normas en tu casa las pones, o deberías ponerlas, tú y no el estado. El uso que se le da a un bar lo decide su dueño no tú ni el gobierno, por lo que compete a él decidir si se fuma o no en su local.
    Si te molesta mucho el humo en un bar lo tienes fácil: no vayas.
    Pero claro, es mejor que el matón del patio (el estado) nos obligue a todos para que tú estés a gusto ¿verdad? Pues ten cuidado con ese juego porque un día tendrás al estado decidiendo sobre asuntos trascendentes para tí y quizás quieras que alguien te apoye.

  13. Confundís muchos el concepto de propiedad privada con “en mi propiedad privada hago lo que me da la gana”. En general están prohibidas todas esas cosas que uno podría hacer para molestar a otro, tales como robar, acuchillar, violar, etc, en toda clase de lugares de titularidad pública o privada. Por suerte.

  14. No creo que a los hosteleros les vaya a ir mal. Algunos de ellos tendrán más clientela. Por ejemplo, los “liberticidas con niños” podrán entrar en las cafeterías.

    El asunto no es tan simple, creo, como el de la lucha entre la libertad y la imposición del Estado opresor.

    Yo hoy soy mucho más libre que ayer. Lo siento.

    De todas formas, todo tiene vuelta atrás. Pero estoy seguro de que no va a ser este el caso.

    Y al que dice: “Si te molesta mucho el humo en un bar lo tienes fácil: no vayas.”, le voy a poner como deberes para casa un “gedankenexperiment”:

    Imagina que estás en un bar y un tío se lía a tirarse pedos y que, además, el tío te espeta: “Si te molestan mucho los pedos en un bar lo tienes fácil: no vayas.”.

    ¿Qué te parecería?

  15. Fumar no es ilegal, ni comparable a acuchillar o violar… ya no digo nada de pedos y otras “gedachte Flatulenzen”.

    Sigo sin leer un argumento válido que me convenza de por qué razón yo no puedo montar un negocio en el que pueda vender (y se pueda consumir) alcohol, café y tabaco (o marihuana, o lo que ustedes quieran)
    Que voy con mis hijos de colacaos? Voy a sitios en los que no se fuma (responsabilidad paterna se llama eso; y les explico, además, que el vino es malo, muy malo para el hígado). Que voy solo? Voy a un sitio donde se fuma y fumo.
    No veo qué pinta el estado en todo esto.
    Bueno sí: fascismo puro y duro.

  16. Como punto de partida los bares son propiedad privada y no lugares públicos (véase derecho de admisión)
    Como propiedad privada que es, su dueño debe poder elegir si permite o no fumar en su local. Si el dueño no fuma y es un talibán anti-tabaco prohibirá fumar asumiendo las naturales consecuencias de su decisión (que no van a ir fumadores). Pero en cambio el dueño del bar debería poder decidir si en su local permite fumar. Si a los no fumadores les molesta el humo no entrarán en el bar y todos tan felices.
    Pero esta ley supone un clarísimo atropello a la libertad y a la propiedad privada en nombre de lo progre y políticamente correcto.
    Esta ley es claramente anticonstitucional en cuanto vulnera principios constitucionales básicos, y existen fundamentos jurídicos más que sobrados para impugnarla.

  17. Dios mio! Encima ahora los bares se llenarán de niños y familias ejemplares y ejemplarizantes. Los garitos parecerán La Casa de la Pradera. Y nos tocará aguantar a niños chillones. ¿Qué pintan los niños en las barras d elos bares? Creo que ya había muchas pizzerías y Mcdonalds y restaurantes donde ir con las fierecillas. Pero no se conforman, no, los no fumadores lo quieren todo, todo y todo. Y que los malos no tengamos un solo sitio dónde estar a gusto. Y ahora quieren llenar los bares de niños.

  18. olivia: no me jodas con la casa de la pradera, guapa. Los niños existen porque se folla. ¿Lo sabías?

  19. Y perdón por la “brutez” pero a nadie le gusta que le llamen Charles Ingalls.

  20. A VER SI CUNDE EL EJEMPLO DE INSUMISION DEL RESTAURANTE ” ASADOR GUADALMINA DE MARBELLA” Y EL RESTO DE LOS ACONGOJADOS Y ATEMORIZADOS HOSTELEROS SIGUEN EL EJEMPLO Y SE SUMAN A LA INSUMISION TABAQUERA, TALIBAN Y FASCISTOIDE, DISFRADA DE “CONSENSUADA LEY” SEÑORES HOSTELEROS SUS NEGOCIOS SON SUYOS Y PRIVADOS, A NADIE SE LE OBLIGA A ENTRAR, EL DUEÑO ES EL AMO Y DECIDE COMO LLEVAR SU NEGOCIO ES FACIL CONSENSUAR POSICIONES, ZONA FUMADORES Y NO , CUBICULOS O LO QUE QUIERAN. ¿QUIEN SE PIENSA EL DESGOBIERNO QUE ES PARA DECIDIR SOBRE EL PATRIMONIO PRIVADO DE LAS PERSONAS? ARRIBA RESTAURANTE GUADALMINA http://www.diariosur.es/v/20110104/marbella/asador-echa-humo-20110104.html

  21. Luis Gómez si es un padre responsable y razonable. Las barras de los bares no son los lugares adecuados para los niños. Hay un montón de restaurantes, pizzerias, hamburgueserías, cafeterías etc. para no fumadores. Y muchos más con zonas separadas. No hacía falta apropiarse también de todas las barras. Hay muchos sitios adecuados para llevar a los niños a comer y merendar y que no den el coñazo en los bares. ¿Es que no hay bares suficientes en España para repartir? Pero los pepeblai y compañía los quieren TO-DOS para ellos y sus niños. Si ya protestaban cuando había montones de sitios sin humo, que les parecería que no hubiera NI UNO SOLO? Pues eso nos pasa a nosotros, que no tenemos NI UNO.Qué bonito. Y ya se de donde vienen los niños, pepeblai, tengo un hijo y no me dedicaba a pasearle por los bares cuando era pequeño.

A %d blogueros les gusta esto: