Estilos de vida a punta de pistola. Cómo se forra un lobby

¿Le parece loable la siguiente descripción?

“La Fair Housing Center of West Michigan (FHCWM) es una organización privada sin ánimo de lucro fundada en 1980 con la intención de garantizar el acceso a la vivienda con las mismas oportunidades para todos según las leyes federales, estatales y locales sobre la vivienda…”.

Parece un grupo de altruistas que se dediquen a ayudar a la gente sin recursos o ciudadanos contra la discriminación de los malos propietarios de casas. Podría ser la típica definición de cualquier lobby que apoya la energía verde, a los consumidores, a las familias… Sin embargo, estas organizaciones solo están entregadas a sus intereses corporativos e individuales cuando se unen al Gobierno.

Recientemente la asociación en cuestión denunció a una mujer por pretender buscar una pareja de piso “cristiana”:

“Tricia Rowe es una mujer de Alger Heights (Michigan, EEUU) que colocó una nota en el tablón de anuncios de su iglesia buscando ‘una compañera cristiana de piso’ para compartir gastos”.
Fair Housing Center of West Michigan” (www.fhcwm.org) la denunció al departamento de Desarrollo Urbano de EEUU y al departamento de Derechos Civiles de Michigan porque su anuncio ‘expresa una preferencia ilegal por una compañera cristiana, excluyendo así a las personas de otras creencias‘”.

¡Y cuidado, que el anuncio lo puso en una iglesia! Sin duda, la denuncia es aberrante. La razón de la misma nace de una ley llamada Fair Housing Act (algo así como “Ley para el Acceso a la Vivienda Justa). Si la lee, la ley garantiza un tipo de justicia que está por encima de la libertad de elección personal y de la propiedad privada. Esto la convierte en una ley aberrante que pisotea al individuo. De hecho, es un disparo contra la libertad de asociación de toda persona. Nacida en un despacho de burócratas que no saben cómo comprar más votos. Si lo extendemos a otros ámbitos de la vida: ¿es que no podemos discriminar en la elección de nuestros amigos? ¿Para encontrar pareja tampoco podemos elegir? ¿Han de ser los lobbies y Gobierno quienes digan con quien compartimos casa, amistad, incluso amor? La causa de tan surrealista noticia la encontramos, como siempre, mirando en el bolsillo del lobby entregado al Gobierno:

“El abogado (de la organización denunciante) puso en circulación un contrato de esta entidad con el Ayuntamiento de Grand Rapids en el cual la asociación cobra hasta 73.000 dólares si ‘presenta un mínimo de 70 pruebas de alojamiento basadas en quejas o no para determinar que se cumplan las leyes de alojamiento’“. Más>>

Si el Gobierno no puede hacer su trabajo sucio sometiendo a la gente con sus lavados de cerebro y leyes punitivas, contrata una ONG que lo haga por él o, la propia asociación es creada con el fin de ser el Gran Hermano del ciudadano y sacar una buena tajada económica. La organización, además, tiene suculentas subvenciones. En abril de 2010 recibió 250.000 dólares del pagador de impuestos para llevar a cabo su “encomiable” labor. De hecho, Michigan regaló este año más de un millón de dólares del ciudadano a cinco organizaciones como esta. Hacer “el bien” con el patrocinio de la administración es todo un negocio que no quiebra ni en épocas de crisis.

En la web de la FHCWM hacen una llamada al ciudadano para instaurar un estado policial alineado con sus intereses políticos, morales y económicos:

“[La organización] anima a la gente a buscar casos de ‘discriminación en la vivienda’ y a denunciarlos a través de su asociación. ‘Tome nota de las conversaciones o de los incidentes’, ‘guarde copias de anuncios, publicidades y cartas’, ‘si conoce a alguien que recibió una respuesta distinta a la de usted, anote el nombre’, pide la asociación, que tiene una cuota que cumplir.”

Cuando la gente pide que algo se regule no cae en la cuenta que lo único que está fomentando es el Estado Policial y Gobierno Omnipotente. Para evitar una injusticia, que en muchas ocasiones solo existe en sus esquemas infantiles, crean miles de injusticias. No solo contra las personas anónimas que la sufren, sino contra la ciudadanía entera al robarles su dinero para abonarlo en las infladas cuentas de estas organizaciones paraestatales que con grandes lemas y fines, han convertido la democracia occidental en el peor de los horrores. La tiranía de las buenas intenciones es la ley de la selva. La pregunta final es ¿tiene derecho el Gobierno a decidir sobre los actos no criminales de la sociedad? Tradicionalmente eso solo han hecho tiranos. Los contratos privados y estilos de vida de la gente han de quedar fuera de las manos del Estado y sus malas leyes.

Anuncios

3 comentarios para “Estilos de vida a punta de pistola. Cómo se forra un lobby”

  1. Lo de que acabarán eligiéndonos las novias es algo que llevo tiempo diciendo. Aberrante.

  2. Sobre lo de elegir novias… no sé yo si será tan malo… así los feos tendríamos alguna oportunidad 😛

    Fuera bromas. Es normal esto que pasa. Aquí en España lo vemos igual. Un ejemplo: la Guardia Civil. Tienen que cumplir unas cuotas de multas obligatorias. De forma que en lugar de “servir y proteger” al ciudadano, se han transformado en “juez y verdugo”.

    Y no es más que un ejemplo “suave” que si nos ponemos a buscar, pronto nos escondemos de este gomierdo que nos ha tocado vivir.

  3. Efectivamente, eso mismo he visto con las ONGs que trabajan en el tema de mi especialidad (la prostitución). Sólo les interesa la pasta, poder decir hemos atendido a N mujeres a las que hemos repartido X condones y así justificar la morterada de euros que reciben.

    Si no estuviesen sobresubvencionadas no existiría ni una de estas oenejetas, que sólo se dedican a hacer el paripé y nos salen carísimas.

A %d blogueros les gusta esto: