Geert Wilders. Sic semper tyrannis

Luis I. Gómez hace una detallada explicación de cómo puede quedar el nuevo mapa político de Holanda. El título es muy descriptivo: “La Holanda de Geert Wilders“. ¿Holanda es la propiedad privada de algún político? ¿Tiene derecho el parlamento, Wilders o el Gobierno a limitar la libertad del resto de ciudadanos? Para un conservador sí. Esta es la gran contradicción de los conservadores. Se rasgan las vestiduras cuando un líder socialista, como Obama, criminaliza las cadenas de televisión no afines al Gobierno, o llama desleales y racistas a movimientos ciudadanos como el Tea Party. Por el contrario, cuando un socialista-de-derechas, esto es, un conservador-neocon hace lo mismo con otros grupos como los inmigrantes y musulmanes, entonces ese líder parece tocado por la mano de Dios. Ambas cosas son lo mismo: vetos a la libertad de expresión. La diferencia es que Obama no ha prohibido al Tea Party, ni retirado sus símbolos como la Gadsden en las manifestaciones, mientras que el nuevo Gobierno de Holanda, con Wilders en él, sí que prohibirá símbolos que no le gustan como el burka y el nikab.

Wilders es un populista de la derecha, un conservador cuyo único objetivo es imponer un estilo de vida concreto a una sociedad que considera su propiedad. Es un tirano. ¿Tiene derecho cualquier Gobierno a imponer estilos de vida, o decidir el camino de la sociedad e individuo? Para un liberal, no. Cuando el Gobierno potencia un estilo de vida significa que persigue a otro. Un par de ejemplos. Si el Gobierno regala dinero al lobby antireligioso, perjudica al religioso y a todas las personas que le dan soporte con dinero que no es suyo. Si el Gobierno potencia el catalán con el dinero de todos, significa que aparta al castellano de la sociedad. No hay neutralidad en las acciones morales del Gobierno. Si el Gobierno interviene en la sociedad, ésta no es libre. Sólo actúa así para comprar votos y mantener el Poder a costa de la libertad del resto.

El nuevo Gobierno holandés quiere hacer dos tipos de ciudadanos: los buenos y los malos. Los buenos son los que se comportan como holandeses. Los malos son los que quieren mantener un estilo de vida propio. Los nuevos gobernantes disfrazan su pensamiento único y represor con el contradictorio grito de guerra: “libertad y responsabilidad”. ¿Tiene gracia no? Liberad siempre y cuando seas sumiso con el Gobierno y reprimas tu libertad de expresión, de culto y tus creencias. Si no lo haces, eres un traidor y un delincuente. (Cuando Obama hace lo propio pero con los del otro bando, todos los socialisitas–de–derechas se escandalizan).

Los conservadores son tan ilusos como los socialistas al creer que si se prohíbe algo, esto desaparecerá. Parece que las leyes sean un conjuro mágico que tengan que acabar con los males del mundo. Las drogas por ejemplo. Su prohibición han traído mafias, pobreza, delincuencia, ha limitado los recursos de la seguridad y justicia que se hace cargo de este tema, y por lo tanto, no ataca al crimen de sangre: el de verdad. Legalizar las drogas acabaría con el problema: tendrían estándares de calidad, acabaríamos con la delincuencia asociada a estas sustancias y la policía y justicia tendría recursos para ocuparse de los crímenes de verdad. Nos dicen que como muchos delincuentes son drogadictos, hemos de prohibir las drogas, aunque la historia y datos nos digan que no sirve de nada.

Los conservadores y neocon presentan el mismo nivel de histerismo irracional con la inmigración y el tema musulmán, que el mainstream sociopolítico con la legalización de las drogas (menos Felipe Gonzalez). Al igual que los prohibicionistas dicen que la inmigración lleva a la delincuencia. ¡Lo dicen las estadísticas como también dicen que un alto porcentaje de delincuentes se droga! ¿Y si legalizáramos la inmigración? ¿Y si elimináramos las leyes contra los inmigrantes y contra el mercado de trabajo que ataca a las rentas bajas y muy especialmente a la inmigración? Si los inmigrantes y musulmanes llevan en sus genes el crimen, pues entonces ¡matémosles ya! Por qué complicarnos tanto con leyes de este tipo. Evidentemente no se atreven a decir algo así. Al menos por el momento, veremos en unos años.

Muchos conservadores también abogan por la igualdad ante la ley. Dicen que es un gran triunfo del liberalismo, pero no tienen ningún problema en discriminar a la gente por ley como hace Wilders con culturas no-holandesas (aka musulmanes). Cualquier persona puede llevar crucifijo o tatuarse: “Cristo Rey” en su cuerpo, pero nadie puede llevar un pañuelo en la cabeza, siempre y cuando no sea monja, claro. ¿Qué sentido tiene todo esto? En términos de igualdad ante la ley, ninguno. Es una ley partidista y racista. Una ley que atenta contra la integración ya que la impone a punta de pistola: amor a punta de pistola no es amor, es violación. Leyes así crean más odio y crispación a la vez que socaban la libertad individual.

Otro tema recurrente para atacar a los no puros, los no-holandeses de Widers, es el Estado del Bienestar. Los inmigrante vienen a países donde hay Estado del Bienestar para aprovecharse de él. Que un socialista abogara por cerrar las fronteras para mantener el Estado del Bienestar, tendría sentido. Al menos sería coherencia. Pero los conservadores están en contra del Estado del Bienestar y siempre dicen, pero siempre: “mientras haya Estado del Bienestar, las fronteras han de estar cerradas”. ¿Qué sentido tiene? Ninguno otra vez, es absurdo. El mal es el Estado del Bienestar, no la inmigración. “Eliminar” la inmigración es hacer pagar a justos por pecadores. Precisamente como el Estado del Bienestar está obsoleto y es un vestigio franquista en España, ha de ser eliminado ya. La inmigración nos ayudará a acabar con él. La inmigración no crea Estado del Bienestar, sino al revés. El Estado del Bienestar es una llamada a los parias del mundo. Si eliminamos tal incentivo, esos “inmigrantes–parásito” de los que hablan los socialistas–de–derechas (conservadores) desaparecerá. Los conservadores no acaban de entender muy bien la lógica de causa–efecto.

Los controles que hará el nuevo Gobierno —y recomiendo la lectura de Luis I. Gomez ya que ha pintado muy bien el panorama— no son más que un nuevo estado policial. El Gobierno hace exámenes para ser buen ciudadano (algo que es tan estúpido como el psico-técnico que hacen para sacarse la licencia de armas). Refuerza la obligatoriedad de tener un documento de identificación ciudadano, un DNI vamos. Obliga a que el Estado cree más burocracia para espiar a los ciudadanos y controlarlos para evitar el crimen de ser inmigrante ilegal. Aumenta el peso del Gobierno sobre la sociedad. Significa más tributos sobre la ciudadanía para mantener este aparato represor, coarta la libertad individual, de expresión y culto. ¡Wilders y sus colegas llaman a esto LIBERTAD! Este mundo, especialmente Holanda, está muy confundido. ¿Libertad es tiranía ahora?

El desgraciado triunfo de Wilders y su horda es una desgracia para Europa. Vuelve a surgir en Europa el fantasma de la tiranía represora disfrazada de “liberación”. A propósito, algo muy típico en la historia. Este tipo de populismo colectivista de la derecha está ganando peso en todas partes del viejo continente, España también. Wilders es un tirano nato. No permitamos que ocurra lo mismo en España.

Relacionados:

Anuncios

20 comentarios para “Geert Wilders. Sic semper tyrannis”

  1. Gracias Jorge por la cita.

    estando de acuerdo contigo en muchas cosas, te invito a reflexionar conmigo sobre un par de aspectos. Dejo el texto en mi blog bastante abierto a valoraciones -me limito a describir casi- porque yo sigo sin tener una opinión tajante o definida sobre ellos.
    – Si como defensor de la libertad he conseguido que un grupo de conciudadanos disfrute de los mismos derechos que yo (por ejemplo los homosexuales) y viene un grupo de fuera intentando menoscabar esos derechos, agrediendo incluso a esos sujetos … he de defender la libertad de los últimos en su actitud? No puedo defender a los primeros si no quiero pecar de conservador?

    Es sólo un ejemplo. Cómo garantizo el respeto a los derechos de libertad y de los hombres libres en mi grupo social frente a quienes agreden contra ellos? No puedo? si lo hago impidiéndoles el acceso a mi grupo social, soy de repente un conservador?

    Ya te digo que comparto contigo la idea de que imponer una forma de vida a todo un grupo social por la voluntad de algunos es un acto liberticida, pero no dejas nada claro cuando debo/puedo sentirme agredido en mi libertad (no ya como individuo, sino como habitante y viviente en un grupo social determinado) y, por consiguiente, me asiste el derecho de defensa propia. Acaso un grupo de personas no lo tiene? Sólo los individuos?

    Un saludo,
    Luis

  2. No se puede criminalizar a un grupo por rumores de pueblo o televisión. Los responsables de los crimines tienen nombres y apellidos. Ellos son los culpables y a quien se ha de ajusticiar.

    El nuevo gobierno de Holanda (que creo que has descrito muy bien) aumenta la maquinaria estatal y de represión. Ahora pregúntate ¿qué ocurriría si “los otros” toman el poder democráticamente? Ya lo tienen todo montado para aplicar ese mismo estado policial que hay para someter a los holandeses.

    Es que la vía no es más Estado, al revés. Debilitarlo para dar fuerza al ciudadano. El Gobierno sólo ha de mantener la seguridad y justicia básicamente, por qué diablos se mete en estas cosas cuando es incapaz de hacer su función bien? Es que empeorará las cosas.

    La sociedad civil manda, no el Gobierno. Lo que ha ocurrido en Holanda, a mi ver, es una tragedia.

    Qué todo hombre tenga derecho a las armas, a la libertad de expresión, a reunirse, a contratar la seguridad que quiera, a que no le robe el Estado ni nadie. Si das estas facultades a la maquinaria del poder, quien la tome, someterá al ciudadano que no le ha votado.

  3. El principal problema, Luis, y comento aquí porque el tema lo ha ampliado Jorge al aspecto “Pure Liberal”, no está en la cuestión de la libertad individual, sino al como afecta al grupo humano la presencia de una cultura distinta y considerablemente contraria a los ideales que configuran que lo configuran y, además invasor del espacio vital de dicho grupo humano.

    Podemos perfectamente reclamar la libertad individual de ir cada uno vestido como quiera, pero lo que no es tan de recibo es tolerar las agresiones a individuos por parte de una parte de la sociedad no en virtud de la respuesta a una agresión sino por pensar de manera diferente. Es irracional consentir la agresión a un individuo pero lo es mas aún el considerar plausible el consentir el enfrentamiento dentro de una sociedad entre formas distintas de compromiso cultural y grupal.

    El asunto sigue siendo explicar el cómo se puede preservar una sociedad liberal si los valores de los individuos van cambiando hacia una sociedad marcadamente antiliberal.

    Podemos, Jorge, pensar que la superioridad moral de nuestros principios siempre harán triunfar nuestros ideario frente a otro… pero eso sólo ocurrirá mientras haya gente que estén dispuestas a defenderlo. Y la agresión a la libertad del individuo no la ejercen los individuos uno a uno, sino que es el choque cultural y político contra la libertad la que la pone en peligro.

    ¿De qué forma defenderías la libertad de quien quiere quitarla como parte intrínseca de la sociedad en la que vives?

    Esa es la pregunta.

  4. “El asunto sigue siendo explicar el cómo se puede preservar una sociedad liberal si los valores de los individuos van cambiando hacia una sociedad marcadamente antiliberal”.

    Bueno, si no es así. Si no hay confianza en la sociedad civil y mercado, el liberalismo no tiene sentido. Los conservadores o socialistas te van a dar respuestas a un futuro perfecto e idílico, aunque después será el caos. El liberalismo no diseña sociedades, lo hace el hombre el libre.

  5. Dices, Jorge:
    No se puede criminalizar a un grupo por rumores de pueblo o televisión. Los responsables de los crimines tienen nombres y apellidos. Ellos son los culpables y a quien se ha de ajusticiar.
    Perfecto, con la ley en la mano. Reincides en que menos estado, también de acuerdo. Pero me uno y la pregunta de Bastiat, quien tal vez exprese mi duda con mayor claridad:
    ¿De qué forma defenderías la libertad de quien quiere quitarla como parte intrínseca de la sociedad en la que vives?
    Es eso posible sin una especie de acuerdo marco en el que se incluyan, por contrato, todos los integrantes de un grupo social? Puedo evitar el “ingreso” a mi grupo social a quien se niege a firmar dicho contrato?
    Establecer esa relación contractual (y no hablo de una especie de contrato social, hablo de un contrato mercantil de asociación) es antiliberal?

  6. Jorge yo estoy absolutamente de acuerdo… el liberalismo no diseña sociedades… lo hace el hombre libre…. siempre y cuando el individuo, el hombre, pueda ser libre y ejercer su libertad.

    Yo no conozco a ningún hombre libre que no haya vivido en sociedad y, por tanto, haya tenido que amoldar y acortar su libertad a la de sus vecinos. Y, al final, lo que cuenta es cuánta libertad tienes y cómo defenderla y, en su caso, ampliarla. Y la libertad, como la vida del individuo, se realiza en sociedad.

    ¿Somos capaces de establecer una sociedad libre que se pueda defender de otros grupos humanos exteriores que quieran dominarla? ¿Cómo? ¿Somos capaces de establecer una sociedad libre que pueda defenderse de individuos de dentro de la sociedad que quieran y deseen establecer límites intolerables para la sociedad liberal primigenia y que surjan desde dentro de dicho grupo humano? Porque he de recordarte que la evolución de las sociedades nos han llevado desde los añorados, para algunos, orígenes de la Common Law hasta el socialismo de la postguerra que dejó a Churchill con dos palmos de narices.

    La evolución de la sociedad civil es una de sus características fundamentales sobre todo donde existen hombres libres.

  7. Bueno Luis, yo creo que el camino es al revés, esto es, disgregando “grupos sociales” para hablar de personas.

    Veo eso del contrato difícil. ¿Y quien no lo quiera firmar? El tema es volver a los orígenes del liberalismo: libertad, propiedad y vida. Cualquier que viola esos principios, pierde sus derechos. En una sociedad así, esto es, responsable, los antisociales, se van a otra parte porque el crimen acarrea costes enormes.

    En este blog hice un review del ensayo de Dilorenzo sobre el wild west, pegale un ojazo. No digo de ir a eso ya, pero esa es la referencia.

    Mira lo que hacen las HOAs en Estados Unidos. Ahí no hay problemas de violencia.

  8. Hola Bastiat (que escribes desde la tumba supongo, je).

    Comentas: “¿Somos capaces de establecer una sociedad libre que se pueda defender de otros grupos humanos exteriores que quieran dominarla?” Sí ,claro. Creo en el hombre en sociedad y mercado “¿Cómo?” Diablos, no lo sé, no soy ingeniero social. Si lo supiera y te lo pudiera decir, sería igual que Lenin y te prometería un mundo perfecto.

    La libertad crea inseguridad subjetiva. Eso le ocurre a todo el mundo, por eso arrasa el socialismo, porque elimina ese factor: “todo será perfecto” nos dicen. Ellos son ingenieros sociales.

    Yo, al igual que no puedo predecir qué empresa triunfará mañana, ni hacia dónde irá el mercado, tampoco puedo decir qué sistemas creará la gente para garantizar su bienestar “SEGURO”.

    Una cosa es segura, quien está más motivado para sobre la seguridad individual, el Estado o el individuo?

    Imagínate que tradicionalmente el Estado cuidase siempre de los hijos de las personas, se necesitara un certificado para tener hijos… Y yo dijera: “el Gobierno no ha de meterse con las familias, que cada uno tenga cuantos hijos quiera y los cuiden ellos sin intromisión estatal”. Muchos dirían: “los padres no sabrán hacerlo, es todo demasiado complicado. Esclavilizarán a sus hijos, los venderán, no los llevarán al cole…”

    Eso no pasa porque la prioridad 1 de todo padre es: cuidar sobre todas las cosas a sus hijos. La prioridad “0” de toda persona es asegurar la seguridad suya y de su familia. No crees que la sociedad civil lo hará mejor que el Gobierno. Piensa que quien ha creado todo esto no es más que la intervención en política exterior e interior del Gobierno.

  9. Hola Bastiat (que escribes desde la tumba supongo, je).

    Comentas: “¿Somos capaces de establecer una sociedad libre que se pueda defender de otros grupos humanos exteriores que quieran dominarla?” Sí ,claro. Creo en el hombre en sociedad y mercado “¿Cómo?” Diablos, no lo sé, no soy ingeniero social. Si lo supiera y te lo pudiera decir, sería igual que Lenin y te prometería un mundo perfecto.

    La libertad crea inseguridad subjetiva. Eso le ocurre a todo el mundo, por eso arrasa el socialismo, porque elimina ese factor: “todo será perfecto” nos dicen. Ellos son ingenieros sociales.

    Yo, al igual que no puedo predecir qué empresa triunfará mañana, ni hacia dónde irá el mercado, tampoco puedo decir qué sistemas creará la gente para garantizar su bienestar “SEGURO”.

    Una cosa es segura, quien está más motivado para sobre la seguridad individual, el Estado o el individuo? [sigo…]

  10. […Sigue del anterior]

    Imagínate que tradicionalmente el Estado cuidase siempre de los hijos de las personas, se necesitara un certificado para tener hijos… Y yo dijera: “el Gobierno no ha de meterse con las familias, que cada uno tenga cuantos hijos quiera y los cuiden ellos sin intromisión estatal”. Muchos dirían: “los padres no sabrán hacerlo, es todo demasiado complicado. Esclavilizarán a sus hijos, los venderán, no los llevarán al cole…”

    Eso no pasa porque la prioridad 1 de todo padre es: cuidar sobre todas las cosas a sus hijos. La prioridad “0” de toda persona es asegurar la seguridad suya y de su familia. No crees que la sociedad civil lo hará mejor que el Gobierno. Piensa que quien ha creado todo esto no es más que la intervención en política exterior e interior del Gobierno.

  11. Voy a leer lo de Dilorenzo …
    Esta breve charla me ha dado un par de ideas para la segunda parte de mi texto sobre el estado como usurpador de sociedades … será la próxima semana.

  12. Yo Jorge creo que el gobierno lo hará indiscutiblemente peor… dicho esto desde mi miserable existencia de pobre émulo del original. Pero esa no es la cuestión.

    He dicho que incluso en el país origen de la Common Law se llegó a una sociedad prácticamente socialista 100%. Eran hombres libres. No estoy yo tratando de decidir hacia dónde puede ir una sociedad, sino si podemos evitar que la sociedad vaya hacia donde ni tú ni yo queremos.

  13. Perfecto Luis!

    Bastiat, a lo que comentas: “No estoy yo tratando de decidir hacia dónde puede ir una sociedad, sino si podemos evitar que la sociedad vaya hacia donde ni tú ni yo queremos“. Buff…. Creo que esto sólo está en manos de Dios, el Destino o llámalo como quieras. Humildemente creo que cada uno puede defender lo suyo lo mejor que pueda y trabajar duro para tener una vida próspera, pero las decisiones del universo están fuera de las manos de una persona o grupo…

  14. El universo… vaya… largo me lo fías.

    Pero entonces si no podemos saber por dónde va a caminar una sociedad… qué podemos ofrecer a quien quiera vivir en un grado suficiente de libertad. Porque, al final, lo que parece es que la libertad total… es indefendible. Es por tanto improponible, valgamé el palabro, a la sociedad a la que queramos convencer de alcanzar mayores cotas de libertad. Les proponemos algo que no seríamos capaces de defenderla de su propia autodestrucción… simplemente, porque para eso tendríamos que renunciar a un ideal absoluto.

    Me lo fías largo, si.

    Pero además ¿cómo va uno a trabajar duro y tener una vida próspera si no tiene suficiente libertad? Es más, la principal diferencia entre un liberal y una sociedad liberal es que un liberal es sólo uno y uno sólo no puede cambiar el mundo, ni mantenerlo. Pero una sociedad liberal hay que construirla…. Y mantenerla. Y de eso es de lo que se trata.

    Por cierto, ponme el enlace lo de los Far West.

  15. Hola Bastiat,

    estaba viendo hace un rato Intereconomía donde salia Pujalte, uno del PP. El tipo decía que si privatizamos la educación y la sanidad, ¡el español no la va a tener! ¿Si sacamos al gobierno del mundo de la seguridad, desaparecerá? No, precisamente se reforzará, es más: existirá. Es lo mismo.

    El enlace al que hago referencia del Oeste de Dilorenzo, es este: “Dilorenzo sobre el ‘No So Wild West’ y la cuestión india“. Hay un enlace ahí donde en el IJM también se explica algo similar.

  16. JOrge…. mi comentario anterior..

    Que no le has publicado… que a mi Pujalte y el PP … es que no me dicen nada.

  17. Hola Bastiat. Los comentarios se publican solos, no hay intervención humana ni están moderados. Pero has hecho bien en decirlo ya que mirando veo que se han quedado bloqueados como “spam” O_o

    Blogger ya me hizo esta jugarreta en otra ocasión. Creo que no se puede desactivar esta opción….

  18. Vaya…. me suele ocurrir… sobre todo en algunos sítios…. jeje

  19. Sin entrar en que Wilders pueda ser un payaso peligroso, la situación de los Paises Bajos no se explica sólo desde el punto de vista del Estado opresor frente a la libertad individual.

    El hecho es que ha sido el propio Estado el que, durante muchos años, ha incentivado la no integración. Por ejemplo, no se ponía trabas a que un inmigrante se trajera a toda su familia (toda en un sentido muy amplio), se subvencionaban escuelas musulmanas en las que la educación era íntegramente en su lengua de origen. Resultado: un grupo muy numeroso de gente que, no sólo no estaban integrados, sino que además desconocían por completo el neerlandés.

    En resumen, que el Estado ha estado metiendo la pata en estos asuntos mucho tiempo, y no es sólo un problema de libertad individual.

    Otra cosa es que se pueda corregir semejantes errores con más intervención. Creo que lo tienen muy mal.

  20. El punto fundamental no es que los musulmanes “sean criminales”, sino que el porcentaje de criminales entre los musulmanes es muy superior al de la poblacion Holandesa. Logicamente los holandeses no entienden porque no pueden utilizar sus instituciones sociales para aislarse de los portadores de una ideologia indeseable, hostil y colectivista.

    Es verdad que no todos los inmigrantes de paises musulmanes portan esa ideologia criminógena, pero el porcentaje de los que si lo hacen es mucho mayor que entre la poblacion holandesa.

    La ley (tratar a los criminales uno a uno) es un método caro y que se vuelve mas ineficiente conforme el porcentaje de criminales aumenta. Importar a poblaciones criminógenas implica saturar el sistema legal, que por su parte fue diseñado para una sociedad individualista (como la holandesa) y es poco eficaz contra los grupos criminales que funcionan concertadamente y cuentan con legitimidad (como en general ocurre entre los grupos antisociales como gitanos o muchos musulmanes).

    Total, que la gente quiere disfrutar de un pais rico y seguro (como era Holanda en 1970), y la inmigracion esta destruyendo esas dos características y logicamente utilizan sus votos para elegir a alguien que les defienda de la agresion.

    “Si los inmigrantes y musulmanes llevan en sus genes el crimen, pues entonces ¡matémosles ya! “

    No, eso no es necesario: basta con que no vivan aqui.

A %d blogueros les gusta esto: