Una sociedad inmadura

Da igual el medio de comunicación que lea o vea. Cada vez se extiende más la idea que los niños y adolescentes son lo peor de la sociedad. Se les acusa de irresponsables, inmaduros crónicos, hedonistas, de no tener valores (de hecho no tener valores ya es un valor, pero da igual), de practicar la violencia gratuita, de irrespetuosos… En fin, qué le voy a decir que no sepa. Una parte considerable de los psicólogos consideran que esta situación se debe a la dejadez de los padres y permisidad del sistema. Los padres satisfacen todo aquello que sus hijos piden, por lo que los niños no aprenden el valor del dinero ni del esfuerzo. Los padres y leyes sobreprotegen la juventud, especialmente a los niños, por lo que no llegan a saber entonces lo que significa la responsabilidad, etc. Los jóvenes se vuelven inmaduros, dependientes de sus padres y del Estado cuando crecen. Es como si la sociedad y sus padres les debieran todo por el hecho de haber nacido.

Esto viene a raíz de la prórroga del PER nacional de 426€. Como no podía ser de otra forma el Partido Popular (PP) ha aplaudido la medida: “ayudar está bien y siempre es oportuno”. En este país no sólo los jóvenes son irresponsables, hedonistas, camorreros, dependientes y vagos. La sociedad entera se ha sumado a la moda. Las medidas gubernamentales contra el desempleo sólo lo incentivan. Es una simple cuestión de incentivos. Si te pagan por no hacer nada, ¿por qué trabajar? La economía sumergida ha subido recientemente según GESTHA. “Sólo” está al 23,6%. Si puedes trabajar en negro, y añadir a eso los 426€, más razón para seguir la ley del mínimo esfuerzo. Muchos empresarios denuncian que en las entrevistas de trabajo que hacen a nuevos candidatos, éstos les dicen que prefieren seguir cobrando el paro que trabajar. Esto afecta tanto a los “ni-ni“, como los de edad avanzada.

Es normal. Es más fácil y cómodo ser dependiente que independiente. Es más fácil ser un vago que trabajador. Es más fácil vivir a costa de los demás, que de uno mismo. Esto último es el gran problema. No es una cuestión pragmática, sino también ética: el subsidio del paro es el robo a una clase productiva hacia otra improductiva. Muchos españoles se quejan de por qué trabajar por los “miserables” sueldos actuales, pero no siguen el tren de vida que corresponde a quien recibe caridad, aunque provenga del Estado (via impuestos al ciudadano). Fíjese la cantidad de ruido que hacen los hedonistas, los rentistas estatales y lobbies para que el Gobierno les de más dinero. El clásico ejemplo son las violentas huelgas de los sindicatos. ¿No sería más productivo y pacífico seguir trabajando y prosperar para crear más producción y a la vez mayor dinero e independencia personal? Pues parece que no.

La mejor forma de prosperar en el Estado del Bienestar es comportándose como un niño, como un ser inmaduro. Ser dependiente de los favores políticos es la quimera, no sólo de los jóvenes, sino de todo un país. Esto lleva a la paradoja que apuntó Bastiat: “el Estado es la gran ficción a través de la cual todo el mundo se esfuerza en vivir a expensas de todo el mundo“. Las ayudas del Gobierno no son tales. Son un robo a la sociedad. El PP es cómplice de convertir a la gente en borregos dependientes del Estado y en crear una sociedad cada vez más pobre.

Se suele decir que la mentalidad latina es propensa a la corrupción, a vivir de los demás y a la picaresca. Más razón para impulsar la responsabilidad, el individualismo y eliminar así toda la “mendicidad” criminal del Estado. Los favores políticos han de ser abolidos junto al equivalente recorte de impuestos. La juventud que todo el mundo critica no hace más que copiar los vicios de sus progenitores y de la sociedad en la que vive. Si ellos son unos vagos, irresponsables y camorristas, es porque la sociedad entera lo es.

Una sociedad atontada por las subvenciones, prestaciones estatales, Gobierno omnipotente y el rentismo gubernamental, sólo puede llevar al fracaso personal y social. La mejor muestra, España.

Anuncios

Una respuesta para “Una sociedad inmadura”

  1. Se puede decir más alto, pero no más claro. Si no le importa me hago eco en Facebook. Buenísimo. Saludos.

A %d blogueros les gusta esto: