Festivo en Barcelona y la ciudad está cerrada

Imagínese que un político decreta por ley que existen más consumidores que comerciantes. Con esta hipótesis da un doble giro mortal lógico y, por el bien de todos los consumidores, obliga a los comerciantes a abrir los días festivos, domingos inclusive.

Seguro que saldría gente a favor y en contra, aunque la mayoría lo consideraría una salvajada. ¿Por qué alguien ha de abrir su tienda si no le da la gana? Los partidarios de la medida podrían decir que aumenta la productividad, que es una forma de luchar contra la crisis, que satisface a la mayoría de ciudadanos, incrementa el dinamismo comercial, el esfuerzo o que puede atraer posibles clientes de las afuera a la ciudad. El gran problema de tal ley sería que obligaría a la gente a hacer aquello que tal vez no quiera. Sería una medida contra la libertad individual de unas personas concretas, es decir, establecería esclavitud en tanto que un colectivo no podría decidir sobre su estilo de vida ni preferencias. Es una medida de coacción y represión en tanto que la administración multaría al comerciante que no abriese en un festivo.

Hoy es fiesta en Barcelona. No sé por qué, ni me importa. Barcelona, y con ella Cataluña como no podía ser de otra forma, son de las regiones de España donde más represivas son las leyes contra los comercios y consumidores. Exceptuando contados días, el ayuntamiento obliga a las tiendas a cerrar. Es una herencia del franquismo que continua aquí. Los políticos retiran placas franquistas que cuesta una pasta, pero refuerzan sus leyes de represión comercial. Muy típico del doble rasero pijoprogre.

Una ciudad que se basa en el comercio, y así lo vende el ayuntamiento que durante años exhibió el eslogan “Barcelona, la millor botiga del mon” (Barcelona, la mejor tienda del mundo), no puede cerrar por el capricho de unos políticos, ni por las desmesuradas anisas de estos para ganar los votos de nostálgicos. Así como en el ejemplo anterior (obligar a abrir en festivo), es una salvajada; obligar por ley a cerrara todos los establecimientos de la ciudad, no es menos dantesco y retrógrado.

Con este tipo de leyes, Barcelona no puede ser la mejor tienda del mundo. Precisamente, la mejor tienda del mundo abre cuando el consumidor está libre y tiene tiempo para ir a comprar, visitar tiendas mientras da du paseo, o compra aquello que no puede adquirir los días de cada día. Con estas leyes jurásicas, Barcelona es una porquería de tienda. Abolir las leyes que atacan los horarios comerciales y establecen la clausura de tiendas discrecionalmente, no significa que todos los comerciantes tengan que ir a trabajar. Significa adaptarse a la sociedad, que es lo que hacemos el resto de personas normales que trabajamos en otros sectores. Esta mentalidad de burócrata-funcionario, la de obligar al resto de personas a hacer lo que nosotros queremos aunque les perjudiquemos, no es propia de un país moderno ni que quiera prosperar.

Nuestro mundo se caracteriza por la adaptación al cambio, tanto en lo bueno como en lo malo. Los dinosaurios ya se extinguieron. Que los jurásicos comerciantes pro-franquistas se hagan a un lado y empiecen a pensar que su bienestar no consiste en obligar a la gente a hacer aquello que no quiere con infantiles y dramáticos eslogan de perdedor. La libertad no puede ser selectiva ni arbitraria, de lo contrario se convierte en tiranía y represión.

Anuncios

Una respuesta para “Festivo en Barcelona y la ciudad está cerrada”

  1. Algunos consejos para viajar a Barcelona:

    – Alquilar un coche sólo si vais a pasar unos cuantos días y tenéis intención de visitar los alrededores (Montserrat, Sitges, Port Aventura, etc).

    – Tener cuidado con los carteristas, en el metro y en el centro de la ciudad principalmente.

    – No meterse con el Barça en voz muy alta, por si acaso.

    – Si viajas con la familia, alquilar un apartamento en barcelona centro (aqui te dan una guia gratis de la ciudad). Si vas con amigos casi mejor buscar un alojamiento barato en barcelona, aqui tienen desde 19 € la noche.

    ¡Y a pasarlo bien!

A %d blogueros les gusta esto: