Vicente Varó. La represión financiera es la solución a todos los males

Vicente Varó en el blog El Conficencial se queja de las órdenes flash orders o flash trades. Este tipo de operaciones se popularizaron hace un tiempo con la crisis. La nota de Varó nos dice que tales órdenes han de ser prohibidas porque contienen información privilegiada de lo rápidas que son. En líneas generales cuando se critica las flash orders para el day trading es con el fin de hacer el sistema más transparente. Varó pasa de esto. Después de hacer una explicación un tanto peregrina de lo que son las flash orders (lo hace con ejemplos) nos dice que ha de ser prohibidas por “injustas”. Varó se cree Dios. Él se alinea con lo que es justo e injusto en este mundo. Como todo aquel que confunde moral con ética, sus medidas pasan por criminalizar la libertad de los demás.

Yo no sé a lo que se dedica Varó, pero tal vez sea analista de mercados financieros. Desde el punto de vista de un hombre de la calle —cuyo conocimientos de los mercados es cero— el know how del Sr. Varó (análisis técnico, de mercados, ratios…) y herramientas que usa (indicadores técnicos, charts, noticias en tiempo real…) también pueden ser consideradas “información privilegiada” del mercado.

Las grandes entidades americanas han pagado esos programas, y realmente han pagado mucho dinero por ellos. Son avances técnicos legítimos. Estos programas no rompen el mercado. El mercado lo rompe un sistema monetario enfermo basado en la mera confianza del Estado y donde la responsabilidad de los lobbies (financieros en este caso) y del propio Estado son cero. Y ya con el tema Sr. Varó, puede encargar el libro “End the Fed” para ilustrarse un poco de los auténticos males del sistema actual.

Penalizar a alguien porque es más rápido que el resto comprando y vendiendo, sale de toda lógica. De hecho es tan absurdo como culpar a los bonus de los banqueros de la actual crisis. Son excusas peregrinas que usa el Gobierno y su panda de acólitos para no hacer autocrítica y seguir con un sistema que está enfermo. Tan enfermo, como aquellos que lo defienden y parece que no vean más allá de sus gráficos. Si hay alguien al que se le pueda acusar realmente de ultraconserador, es a los gobiernos y amigos por querer mantener a toda costa con un sistema que la realidad ha demostrado que no funciona.

En esta línea, Varó penaliza la creatividad, el avance tecnológico y las ventajas competitivas de cada individuo y empresa. Lo considera injusto, un crimen. ¿Hemos de prohibir al Corte Inglés que haga grandes pedidos de material para que no sea injusto con los pequeños comercios ya que por sus volúmenes disfrutan de menos rappels y han de pagar a menos tiempo? Este sistema soviético no tiene salida. Sólo lleva al declive de todos. Varó tendría que saber que las grandes entidades también han perdido mucho dinero con estas operaciones a ultra corto, especialmente el año pasado.

La información asimétrica, o información confidencial en este contexto concreto, siempre existe. Comprador y vendedor jamás tienen la misma información ni disponen de las mismas herramientas. Cada uno optimiza lo que sabe con lo que tiene a su alcance. Los órganos supervisores a los que apela Varó han de prohibir actos, no medios. La estafa por ejemplo es un acto. Es un acto ilegítimo, por tanto es un crimen. Usar una herramienta u otra donde no hay crimen (usurpación de la propiedad privada, de su libertad o vida) no puede ser delito. Prohibir los medios para conseguir fines legítimos como ganar dinero, sólo es propio de regímenes totalitarios. Su fin no es el bienestar de todos, ni la seguridad, sino el control y la fiscalización. Un sistema así, sea cual sea el sector en el que se de, o ámbito (económico o social), es tiranía. Da igual que lo practique medio occidente o que se produzca en sistemas que se hacen llamar democráticos.

Varó añade al final lo más gracioso:

“Hay que prohibir las flash orders para que el mercado no se convierta en una ciudad donde unos señores van paseando con bazookas y el resto se queda en sus casas sin moverse para no sufrir un cañonazo. Si ya queda poca confianza en los mercados, no la destruyamos más con estos símiles de manipulación…”.

Sr. Varó. La gente no tiene ni idea de lo que son las flash orders. A la gente lo que le indigna de verdad es que la banca pierda cuatro euros y el Estado le regale billones. Trimestre tras trimestre, además, la banca consigue beneficios mientras el desempleo aumenta, suben los impuestos y empresas que no pertenecen a ningún lobbie cierran. Que Varó se haya metido en plan moralista-redentor con las flash orders no es arbitrario. Lo hace porque es lo que está de moda y cree que así ganará popularidad y lectores. En el mercado hay cosas peores. Concretamente me refiero a esa “manipulación” que hay en los vencimientos mensuales de los contratos de futuros del EuroStoxx. ¿Por qué no critica eso? Porque si escribiese sobre el tema, nadie le leería. ¿Por qué no habla Varó de algo mucho peor como es la “Mano de Dios”? Ésta hace referencia a las intervenciones de la Reserva Federal en el Mini del S&P a 30 min. del cierre cuando la bolsa baja mucho. Por qué no habla Varó del mayor manipulador de la historia de los mercados como son los bancos centrales. ¿Por qué no denuncia la información privilegiada que usa la CNMV, o cómo su intrusismo arruina a las pequeñas empresas dejando de banda las grandes? A propósito, yo lo hice aquí y aquí.

En definitiva. Varó no es más que mainstream total sin ningún interés. Lo que escribe lo puede oír cada día en la TV, radio, en el metro, en la calle. Si un día las tortas cambian, él cambiará con ellas. Puro seguidor de tendencia.

Relacionados:

Anuncios

5 comentarios para “Vicente Varó. La represión financiera es la solución a todos los males”

  1. Vaya, gracias por el post. Nunca me habían tratado tan bien.
    Descalificaciones aparte, respeto tu visión. Es más, estoy de acuerdo con lo que comentas de las críticas peregrinas a los bonus de los banqueros, poniéndolos como centro de la crisis. Para mí ha sido todo un ejercicio de demagogia.
    No tanto en el tema de la velocidad en las órdenes. Creo que la velocidad es lícita hasta un punto… pero llega un momento en el que limita con la posibilidad de manipular el mercado, escondiendo posiciones de forma que no pueden hacer otros actores del mercado. Ese es mi punto.
    Por cierto, si querías saber algo más sobre mí antes de aventurarte a adivinar mi profesión, lo tienes junto al titular del artículo en El Confidencial. También si haces una búsqueda en Google te aparece.
    Por cierto, si lo haces y miras mi historial de post en el Blog de Unience (ya sé que no te has molestado, lo importante es atizar) verás que no me distingo por ser populista y escribir lo que quiere leer el lector más indignado.
    Pero vamos, que lo que me criticas a mí, eso de creerme Dios por juzgar las flash orders, lo has hecho tu conmigo desde la primera línea hasta la última de este post.
    Aun así, gracias por las críticas. Siempre vienen bien.

  2. uf.. estimado Jorge Valin suelo seguir su blog habitualmente.. y hoy me estresado su opinion de sobre manera…es genial que cada uno esprese sus poniones.. todas son igual de validas las suyas y las del señor Varo tambien..

    pero hombre relajese…..que tanto liberalismo le va a sentar mal…y de verdad que no merecela pena ponerse asi por una opinion….

    la vida tienes otras cosas mucho mas interesantes por las que preocuparse.. eh?

    venga una tilita… y salga a hacer algo de deporte.. seguro q le relaja muchisimo..

  3. Apreciado Varó, Sí que vi el blog de Unience así como la información en Google. No me pareció del todo clara (¿periodista?). Creo que eso no importa mucho. Igualmente, gracias por la entrada.

    Una cosa sobre lo que comentas: “Pero vamos, que lo que me criticas a mí, eso de creerme Dios por juzgar las flash orders, lo has hecho tu conmigo desde la primera línea hasta la última de este post”.

    Sí, te he criticado duramente como suele ser habitual en mi, pero yo soy liberal, eso significa que tengo un punto de vista de las cosas, yo me puedo creer lo que sea, pero en mi vida se me ocurrirá abogar por recortar la libertad de los demás. Yo jamás diré cosas como “tal operativa, método de trabajo, servicio…” han de ser prohibido. Yo no he dicho: “hemos de impedir que el Varó dé su opinión porque ‘no es buena’”.

    Eso es ser Dios es jugar con la libertad de la gente, del inversor, del empresario, del consumidor, del hombre libre. Es decidir mediante la ley lo que está bien y mal para imponérselo al resto de la humanidad. Dicho de otra forma, es socialismo. La base principal de la crítica, es esta.

    En otro orden de cosas. Lo de “esconder órdenes”, como bien sabes, ya se podía hacer antes de la aparición de las flah opders. Aquí, el SIBE te permite hacerlo. Personalmente, me indigna la arbitrariedad sobre las cosas y la visión única de siempre, prohibición: “Creo que la velocidad es lícita hasta un punto…”. ¿Cuál es ese punto? ¿Lo decides tú, yo, el funcionario de turno? Sinceramente. ¿De verdad crees que tal prohibición va a arreglar algo? La manipulación sólo se puede entender como fraude para ser prohibida, de lo contrario, entramos en subjetivismos y moralismos. Quien compra, lo hace voluntariamente porque cree que ese precio le parece bien. No hay fraude alguno aquí. Si yo, por el contrario voy a comprar algo a 17,20€ y en el momento me dicen: “no, en realidad es 20€”. Diablos: eso es fraude.

    En definitiva, las flash orders no son fraude y por tanto es lícitas.

  4. Jorge, permíteme que no me crea que te informaste antes de atizar. Lo dices ahora, pero permíteme que no me lo crea. Igual me equivoco. Y en ese caso te pido disculpas. Pero chico, no me lo creo. Creo más bien que lo escribiste sin informarte.

    Respecto a lo que comentas del tema de ser Dios, por favor si eres liberal no te traiciones y no seas demagogo por lo menos (“Eso de ser Dios es jugar con la libertad de la gente, del inversor, del empresario, del consumidor, del hombre libre”… Uf…) Debes pensar que sólo los ultraliberales defendeis la libertad y que al resto nos gustaría estar en la cárcel. Tú decías que yo me creía dios porque “Él se alinea con lo que es justo e injusto en este mundo”. Por eso te he dicho que “lo has hecho tu conmigo desde la primera línea hasta la última de este post”. Luego ya dices otra cosa. Pues vale.

    Yo no le quito la libertad a nadie. Es más, intento contribuir a ella dando “mi opinión” sobre los actos libres de otros. Y, en esa libertad, en este caso concreto (sabes que en tu post has tomado la parte por el todo, y te has quedado tan contento, menudo rigor), me gusta más la postura de la SEC de considerar esas órdenes peligrosas para la transparencia de mercado y de prohibirla, que en la de quienes operan de ese modo.

    En definitiva, podemos discutir de lo que quieras y acostumbro a hacerlo con el resto de la blogosfera (Si preguntas o miras por ahí lo verás).

    Pero no lo haré en tus términos, sino desde el respeto. Jamás me había encontrado en la web financiera con alguien que respeta tan poco los pensamientos e ideas del resto como tú en tus artículos.

  5. Brillante artículo, Sr. Valín.

    Saludos afectuosos de un seguidor.

A %d blogueros les gusta esto: