Carrefour y su doble moral

A igual que Elentir, yo también he visto hoy el cartel de Carrefour. Es algo curioso que llamen cochinos a los que usan bolsas de plástico cuando hace dos días ellos las daban gratis. Ellos parecen ser el principio de la nueva era. Tampoco entiendo qué pretende Carrefour insultando a sus potenciales clientes diciéndoles que usando bolsas de plástico son poco más que unos eco-sociópatas. Que dejen de repartir bolsas de plástico está muy bien, pero que insulten a quien aún lo hace, no les deja en muy buena posición.

Todo aquel que haya trabajado en una gran entidad ya sabe que este tipo de medidas o campañas se crean para estimular la demanda en la captación de nuevos clientes, o a una reducción de costes. Los eslogan siempre suelen ser los mismos: “para su comodidad…”, “para su bien…” hemos hecho tal cosa u otra. Las campañas emocionales o de denuncia social suelen funcionar bien para la empresa ya que parte del coste se traslada al cliente con su consentimiento, por eso, todo es “por nuestro bien” y ellos parece que no ganen nada, cuando suele ser exactamente al revés. Cuando oiga cosas como “para su comodidad, bien…”, en algo le van a fastidiar. Es una forma de no entrar en una guerra de precios y ganar mercado manteniendo márgenes o aumentándolos. En este caso de las bolsas de plástico se han puesto al lado de la administración pasándose la elección del consumir por el arco de triunfo. ¿Por qué no dan dos opciones, usar bolsas de plástico y ecológicas? La respuesta es evidente, todo el mundo usaría de plástico.

Bueno, la empresa puede hacer lo que quiera para ganar dinero, pero lo que sí es irritante de las empresas, especialmente de las grandes, es la doble moral que usan para captar clientes. Ahora, no usar bolsas de plástico se va a poner de moda —ya ha empezado el lavado de cerebro mediático en prensa y TV, esto es, el de masas, pero aún no ha entrado del todo. Además, tarde o temprano van a prohibir las bolsas de plástico por ley. En este sentido, la empresa sabe que no habrá competencia ni rivalidad entre marcas. No habrá centros donde haya bolsas de plástico y otros donde no. Es una guerra fácil de ganar ya que no hay libre elección, entrará la mano contundente del Estado a machacar, a imponer las normas. Carrefour intenta adelantarse a esta situación para estar preparado en el futuro.

Carrefour no es un centro cívico, es una empresa. Si nos la miramos un poco detenidamente no es, como pretende, tan ONG, políticamente correcta ni guay cuando lideraba las denuncias por dumping (venta a pérdidas) del sector. Es curioso que en ese momento no montasen ninguna web ni hiciese anuncios alardeando de su supuesta técnica de ventas ilegal. A mí me parece muy bien que las empresas hagan dumping, es ofrecer los productos más baratos al consumidor. ¿Dónde está el problema? (En realidad, la teoría clásica del monopolio es totalmente falsa). ¿Pero por qué esta doble moral?

La empresa tampoco parece muy ONG a juicio de las denuncias de sus sindicatos. ¿Quieren salvar al mundo pero son incapaces de dar condiciones “decentes” a sus empleados? CNT montó el año pasado una campaña contra Carrefour por acosar a los miembros del sindicato. ¿Por qué la compañía no hizo una web ni puso carteles publicitarios diciendo que estaba acosando a sus trabajadores? Creo que a eso se le llama doble moral. A finales del año pasado también, el sindicato LAB denunciaba que Carrefour estaba despidiendo a empleados de forma poco transparente. Lo mismo que antes. ¿Por qué no puso pancartas anunciando sus despidos? En este caso tampoco parece ser muy fiel a su visión políticamente correcta.

Ahora nos vamos a la web del grupo, a la sección “el compromiso social” y nos encontramos algo divertidísimo:

“Carrefour es una empresa socialmente responsable que, consciente del papel que juega en la sociedad, apuesta por realizar acciones de apoyo social encaminadas a mejorar la situación de los más desfavorecidos”.

¡Ja! Que se lo pregunten a los sindicatos y trabajadores. A ver qué piensan ellos.

Siguiendo con las bolsas. Ayer, la Asociación Española de Industriales de Plásticos (ANAIP), que no es más que un lobby que defiende sus intereses, denunció que la reciente concienciación de Carrefour es muy lucrativa y poco tienen que ver con su cara de ONG:

“… Con la supresión de las bolsas, estas compañías ya no tendrán que pagar la tarifa correspondiente al ‘punto verde’ de Ecomebes, en concepto de separación de materiales y reciclaje. ‘Si cada uno de estos grupos producía 6.000 toneladas de bolsas y pagaban 0,34 céntimos de euro por kilo, la cantidad que ahorrarán es muy significativa’, añadió”.

Además:

“Por otra parte, Gallego criticó que las bolsas de rafia reutilizables que Carrefour ofrecerá como alternativa ‘no serán del todo biodegradables ni fácilmente reciclables'”.

En fin, que ya no saben qué hacer para vender, pero esto de insultar al consumidor para aumentar ventas no deja de ser chocante. Tal vez no tanto como hacerse pasar por un salvador del planeta y un redentor social, a la vez que es el martillo de sus trabajadores y sindicatos. La doble moral vende muy bien, especialmente para Carrefour, que como muestra la foto de este blog, ya hace tiempo que la practica trasladando los cotes al cliente (seguro que usted no vio estos carteles). Por nuestro bien, claro. Que no falte la dosis moralista.

Anuncios

9 comentarios para “Carrefour y su doble moral”

  1. No hay que caer en el error de llamar “ecológicas” a lo que no son sino “reutilizables” (lo cual, en realidad, es bueno, pero no nos debe llevar a engaño en cuanto a los materiales con que están hechas). La alternativa más ecológica habrían sido las bolsas de fécula de patata, pero son muy caras comparadas con las de plástico de toda la vida y no podrían “regalarlas” como hasta ahora sin incurrir en pérdidas o tener que repercutirlas en los precios de forma evidente.

  2. No entiendo tanto rasgado de vestiduras. En alemania las bolsas las cobran en casi todos los supermercados y ningun aleman ha muerto por ello…

  3. En Dinamarca también cobran las bolsas de plástico. Eso sí, son bolsas muchísimo más grandes que las que se proporcionan en España y más resistentes, con lo que con un par de bolsas puedes llevar una cantidad muy considerable de productos.

    Por supuesto, yo también hago como ellos y me abstengo de comprar los franceses productos vendidos en Carrefour.

  4. De todos los post que te he leído, este es, sin duda, el mejor.

    Por cierto ¿La foto de dónde la has sacado?

    Fonseca

  5. Tengo la galería hecha unos zorros, y todo por la cosa de reciclar. Ni una bolsa tiro a la basura “normal”, todas al contenedor. Y lo mismo con el papel y el vidrio. Así que en un pequeño espacio tengo tres cacharros para ser ecológico. ¡Y vive Dios que lo soy! Y ahora llegan estos gabachos a insultarme. ¡Anda ya! Desde ahora que recicle su tía la de Villeneuve de l'Archeveque. La verdad es que cuanto más veo el anuncio menos lo entiendo.
    Coda: No consigo comprar en Carrefour, me agobia. sólo compro algunos productos que sólo tienen allí.

  6. Buenos días Jorge:

    Con tu permiso, nos gustaría desde Carrefour dar nuestro punto de vista sobre el tema que tratas en tu post.
    Antes de nada nos gustaría aclarar que Carrefour en ningún momento insulta a sus clientes con esta campaña. De una forma creativa queremos poner de relieve el grave problema que nos atañe a todos, el de la contaminación del medio ambiente.
    Únicamente el 1% de las bolsas de plástico se están reciclando como es debido, y diversos estudios independientes a nivel mundial recomiendan reducir su consumo debido al grave daño que causan en el medio. Ya son muchos los países que han tomado medidas similares sustituyendo el plástico por materiales más ecológicos. En nuestro caso ofrecemos, a precio de coste, bolsas reciclables en los contenedores de ropa y amarillos, de algodón, nylon y carritos plegables. También bolsas hechas de fécula de patata industrial 100% biodegradables, y de rafia, con uso muy superior al de las bolsas tradicionales.
    La trayectoria ecológica y social de Carrefour, que se plasmó con la firma en el 2001 del Pacto Mundial de Naciones Unidas, es amplia. Con los costes no invertidos en la producción de las bolsas de plástico, vamos a seguir desarrollando proyectos de recuperación y conservación del medio ambiente, con organizaciones como Global Nature, SEO/Birdlife o Fapas. También participamos en proyectos sociales para ayudar a los más desfavorecidos, como la recogida de material escolar para los niños que viven en la pobreza, o la donación a Cruz Roja y al Banco de Alimentos, de 2 millones de comidas para ser repartidas en los comedores sociales de 132 ciudades españolas.

    Carrefour es una empresa que cumple escrupulosamente con la ley, nuestra trayectoria es nuestro mejor aval. Estamos convencidos que con las nuevas bolsas ecológicas daremos un gran paso en la protección del medio.

    Jorge, te agradecemos esta oportunidad de expresarnos en tu blog.
    Un saludo. Carrefour.

  7. oye, Joge, ¿te has dado cuenta de que este post está lleno de los topicazos antiliberales y de izquierdas?

    ¿Has dejado de ser liberal?

  8. Miedo me da cuando se mete la palabra Carrefour y el concepto de medio ambiente, ecología o compromiso social.
    Todos sabemos que Carrefour es un gigante de los distribuidores, creo que el segundo del mundo detras de uno americano… debería aportar 100 veces más que todo lo comentado.
    Lo de las bolsas de plástico está claro que es para reducir costes, sinó, ¿porque las introdujeron antes que nadie?

  9. alucino con que carrefour se haya molestado en postear aquí. todo sea por defender su imagen y justificarse con argumentos políticamente correctos y sobre todo legales. lo siento, pero no me creo nada. esta empresa lo único que quiere es hacer dinero, cuanto más mejor, y a costa de quien sea.
    lo de las bolsas de plástico fue una excusa para darse publicidad, obviamente les ha funcionado. así pues, estarán satisfechos ¿Qué tipo de lobby será eso del “Pacto Mundial de Naciones Unidas?

A %d blogueros les gusta esto: