Aborto para menores. La arbitrariedad del Gobierno

A diferencia de otros liberales, no creo que los temas personales, como el aborto, tengan que ser sometidos a la opinión de la mayoría. Es un acto individual como casarse, tener un hijo o veinticinco, comprarse una casa o hacerse una operación de cirugía estética. La mayoría no pinta nada aquí.

Creo que una chica de 16 años tiene el derecho a abortar si lo considera oportuno. Este derecho ha de ser extendido a cualquier otra edad. Por otra parte, creo que ha de ser un acto responsable, esto es, realizado exclusivamente con dinero del interesado o con el dinero que pueda conseguir éste mediante créditos, ayudas de amigas y amigos, familiares, o las organizaciones que se presenten. Expresado de otra forma, el derecho al aborto — la opción pro choice— es un derecho negativo, no positivo. Una persona individualmente puede tener el derecho a abortar, pero de aquí no se desprende que se lo tenga que pagar otro contra su voluntad.

Va contra la ética del derecho natural que lo pague el Estado, esto es, que se financie con el dinero de otra persona a la que el Gobierno ha arrebatado el dinero mediante el robo, impuestos. No sólo por el crimen que supone, sino porque esto implica que el aborto de una chica de 16 años lo puede estar pagando un antiabortista.

Lo que es sorprendente de este Gobierno, y cualquier otro, es la frivolidad, incoherencia e irresponsabilidad con la que trata el tema con el único propósito de obtener votos a toda costa. Está bien dar libertad a los jóvenes, pero no sólo aquellas libertades que dan votos o favorecen a lobbies afines al Gobierno, sino todas. Una chica de 16 años podrá abortar sin el consentimiento de sus padres, esto es, se la considera responsable y adulta, sin embargo:

  • Necesita el consentimiento de sus padres para algo tan banal como hacerse un piercing (en algunas partes de España).
  • No pueden tatuarse sin el permiso de sus padres.
  • No pueden conducir.
  • No pueden sacarse la licencia de armas de fuego. Esto es, se les veta ciertos deportes.
  • No pueden beber algunas bebidas alcohólicas.
  • No pueden fumar.
  • No van a la cárcel si comenten algún delito. ¿Un menor es suficientemente adulto (responsable) para abortar, pero no para ir a la cárcel si mata a alguien?
  • No pueden ver ciertas películas o contenidos solas.
  • No pueden entrar en algunos locales por ley, aunque el dueño les quisiera dar permiso.
  • No pueden ejercer ciertos oficios “inmorales” (stripper, escorts…).
  • Y un sinfín de cosas más…

El ministro de Sanidad, Bernat Soria, defendió el aborto con unas palabras que estuvieron resonando durante días: “sobre mi cuerpo decido yo, no la Iglesia ni ningún partido”. Si fuese una persona coherente, inmediatamente de afirmar algo así habría levantado la prohibición a todas las drogas y desregulado el consumo de alcohol, tabaco y cualquier tipo de alimentos. Ah no, eso le habría restado votos ante sus simpatizantes adictos a la vida sana. No sólo son adictos a la vida sana, que me parece muy bien, sino que se proclaman jerarcas del resto de personas con derecho a decidir sobre las vidas de los demás. Son tiranos. Los que estamos a favor del gran lema “vive y deja vivir” somos enemigos públicos para ellos.

Los políticos jamás han trabajado para defender al ciudadano, a la mayoría, a las minorías ni darles un ápice de libertad, todo lo contrario. Sólo se dedican a contentar a lobbies, recaudar cuanto más dinero mejor, para aumentar sus riquezas y crean una sociedad enfrentada donde cada grupo intenta prohibir al otro qué hacer. La democracia, y muy especialmente el Estado del Bienestar, es la ley de la jungla; el de sálvese quien pueda, el de la irresponsabilidad y el vivir a costa del resto de la sociedad. Un sistema así no es sostenible a largo plazo, ni deseable a corto plazo. Tal vez sería hora de aprender que lo mejor es que cada uno haga lo que quiera asumiendo siempre su responsabilidad para manejar sus problemas como buenamente pueda sin necesidad de imponer nada a nadie

ACTUALIZACIÓN.

José M. Guardia, ha apuntado en su blog (Barcepundit) unas palabras de Aido, ministra de igualdad. La señora ha dicho que si una mujer tiene derecho a casarse a los dieciséis, también tiene derecho a abortar. Como afirma Guardia, una menor no puede casarse libremente, necesita el permiso de sus padres, pero es que además, la ministra no hace más que demostrar su incapacidad lógica.

Lo que ha dicho es una falacia, un non sequitur. De no ser así, preguntémonos ¿tiene más derechos una mujer casada a abortar que una que no lo esté? Absurdo. El tema no va por aquí.

Anuncios

18 comentarios para “Aborto para menores. La arbitrariedad del Gobierno”

  1. Amigo Jorge, estupendo post de tratamiento del aborto desde un punto de vista liberal, pero el que uno (en este caso una), pagándoselo, tenga derecho hacer con su vida lo que quiera (en este caso estrictamente no es su vida), no vale cualquier razón para ello.Espero que la próxima vez que toques este tema, hables sobre este segundo aspecto; pues a diferencia de la izquierda en general y nuestro sociatismo hispano en particular, esto de las razones (siempre por nuestra salud, claro, en este caso reproductiva), si lo hacen muy perversamente bien.Recibe un cordial saludo JorgePablo el herrero

  2. Iván Moreno marzo 8, 2009 a 12:02

    <>no creo que los temas personales, como el aborto, tengan que ser sometidos a la opinión de la mayoría<>Es que justamente el debate está en si es un tema personal o no.Si partes de donde quieres llegar, seguro que pasas por el sitio de destino.Un saludo

  3. Os recomiendo el siguiente post: “UNA NIMIEDAD” en el Blog de Parmenid en Libertad Digital: http://blogs.libertaddigital.com/parmenid/Os recomiento su lectura, la considero imprescindible, al igual que su difusión.Insuperable.

  4. “No sólo por el crimen que supone…”. Muy fino no has hilado en esta ocasión. Si supone un crimen no hay discusión. La cuestión sobre el aborto es la de si se está eliminando una vida humana o no. Decir que es tan personal como una operación de cirujía estética supone desconocer el alcance de las implicaciones en la vida de quienes se somenten a él.

  5. Florecilla Silvestre marzo 8, 2009 a 14:04

    Hablando del aborto en redliberal. Con la iglesia hemos topado, Sancho. En fin, no sé si merece la pena seguir discutiendo de este tema cuando libertad digital tiene su propia sección de religión (católica) en la que defienden las bondades de obligar a parir a una cría de 9 años violada por su padrastro: http://tinyurl.com/daod3jSupongo que la apropiación de la palabra liberalismo por parte de los conservadores es ya un hecho y no tiene marcha atrás.¿Te puedes creer que nada mas ver la foto de jovencita disfrazada de colegiala con bombo me pensé que estaba en el blog de Fonseca? Debían de prohibirlo, es mas peligroso que el anuncio de los Donettes http://tinyurl.com/awo5ay

  6. “A diferencia de otros liberales, no creo que los temas personales, como el aborto, tengan que ser sometidos a la opinión de la mayoría. Es un acto individual como casarse, tener un hijo a veinticinco, comprarse una casa o hacerse una operación de cirugía estética. La mayoría no pinta nada aquí”.“Creo que una chica de 16 años tiene el derecho a abortar si lo considera oportuno. Este derecho ha de ser extendido a cualquier otra edad. Por otra parte, creo que ha de ser un acto responsable, esto es, realizado exclusivamente con dinero del interesado o con el dinero que pueda conseguir éste mediante créditos, ayudas de amigas y, amigos, familiares o las organizaciones que se presenten. Expresado de otra forma, el derecho al aborto — la opción pro choice— es un derecho negativo, no positivo. Una persona individualmente puede tener el derecho a abortar, pero de aquí no se desprende que se lo tenga que pagar otro contra su voluntad”.Olé Valín!: The Libertarianism Will Rise Again!

  7. “libertad digital tiene su propia sección de religión”Por lo visto no es propia. Se ve incluso en la dirección del enlace. Esto me recuerda las tontadas de los progres sobre la relación de LD con “el capital” porque tenía publicidad de ciertas empresas. En cambio, Valín sí está en nómina.Siempre he pensado que hay que usar los métodos de los progres, pero contra los progres X-DDD

  8. Jorge, en este caso no has tenido en cuneta que al abortar no decides sobre tu cuerpo, que desde principios liberales es propiedad tuya y puedes hacer lo que quieras con él.Pero ahora bien, como bien comentó Albert Esplugas en su ensayo, no estás decidiendo sobre tu cuerpo, si no, sobre el cuerpo de otro. Esto entra en contradicción con el principio de no agresión.Un saludo.

  9. Estimado Sr. Valín:Desde su punto de vista, ¿sería aceptable el aborto libre a los ocho meses de gestación?Gracias por su respuesta.

  10. Sobre la frase “sobre mi cuerpo decido yo” está el eje de la discución. Debemos preguntarnos si decide sobre su cuerpo realmente, o decide sobre el cuerpo del otro. Pues si es el cuerpo del otro…. “axioma de no agresión” le llaman los rothbardianos.

  11. Si eso es el liberalismo yo me bajo; a ver, el no nacido es ser vivo o no? Es ser humano o animal? Valín, si tu madre te abortara estarías aquí, tendrías ese mismo cuerpo, otro, o ninguno? De estos temas puede hablan las hechos científicos; la realidad es anterior a la ideología. Pero parece que para D. Jorge es una grave ofensa al derecho natural que te cobren impuestos para los abortos, pero no el aborto en si… o sea que el derecho más fundamental es la propiedad material, no la vida… Valín, esto asquea tanto que, por mucho que me gusten tus (otros) artículos, no quiero vivir en el mundo que tu propones.

  12. La miembra Aído ha abierto la caja de Pandora. Si se es mayor para abortar sin consentimiento paterno también se es para tatuarse, votar, operarse el pecho, conducir, ir a sex-shops, a prostíbulos, ser juzgados por delitos y puestos ya a decir que si se es adulta para embarazarse también se es para abortar y tener sexo y por lo tanto para prostituirse y de paso llevar dinerito a casa porque falta hace. Así que luego no se escandalicen si se tiene sexo con niñas de 12 años, pues su cuerpo, en algunos casos está preparado para tener embarazos (aunque sean de riesgo). Lo malo es que si con el tercer supuesto cualquiera podía abortar y se había convertido esto en un método anticonceptivo más, ahora ya será algo habitual la práctica abortista y proliferarán las clínicas con unas condiciones pésimas que presten los servicios a estas niñas sin recursos económicos, porque si no lo puede saber papá, no hay dinerito. No creo que con 16 años tengas la capacidad suficiente para enfrentarte ni a un aborto ni a un embarazo, pero la posibilidad de abortar hace que se les exima de cualquier responsabilidad de este acto. Como cuando cometen delitos de adultos y se les juzga como menores. Eso sí, ahora cualquiera de nosotros con responsabilidades de adultos nos saltamos un semáforo tras habernos tomado un par de copas con tan mala suerte de que nos para la guardia civil de tráfico y nos multan, nos quitan puntos y vas a la cárcel si eres reincidente.Aquí sale más rentable matar que ejercer ciertas libertades personales como apretar el acelerador. Si con 16 años no has sabido usar métodos anticonceptivos no eres lo suficientemente adulto como para abortar, además de ser como mínimo analfabeta, temeraria, e irresponsable.

  13. Dices: “Creo que una chica de 16 años tiene el derecho a abortar si lo considera oportuno” pero si el liberalismo lo primero que promulga es la libertad individual ¿no? ¿que pasa con la libertad del niño? ¿No es una persona? ¿No hay vida?. Desde el punto de vista liberal desde el que dices hablar creo que el derecho a la vida del bebé no nacido prevalece sobre cualquier otro supuesto derecho de los demás a suprimirlo.

  14. Luego nos quejamos. Que si somos cuatro gatos, que si vamos hacia una dictadura y no hay quien lo pare, que si tal y cual. Algunos liberales quieren ser, de alguna manera, más papistas que el Papa. Cierta “retranca” al exponer las ideas no beneficia en nada a la causa de la Libertad. Todo lo contrario.Y la verdad es que si el liberalismo lleva en el “lote” el aborto libre yo me bajo. Lenin lo podría considerar un gran logro, nosotros no debieramos.

  15. > si el liberalismo lleva en el “lote” el aborto libre yo me bajoPues adios y buena suerte. Al liberalismo le sobran conservadores moralistas que se disfrazan de lo que no son.

  16. Si el liberalismo lleva en el lote imponer a toda mujer fecundada a su pesar, y a toda la sociedad, el que tenga que llevar a fin su embarazo y sacar al nonato de dentro, ya desde el instante de la concepción, desde la fase de zigoto unicelular(prohibiendo la pildora del dia despues o penalizando su uso?)… yo me bajo

  17. Con o sin consentimiento, desde una corriente política u otra, desde cualquier religión o sin religión, desde cualquier ángulo que se lo mire, el aborto voluntario es un homicidio intrauterino, y por tanto contrario a toda ética y derecho, contrario a todo humanismo. Misión de todos es proteger toda vida humana, la de la madre gestante, la del hijo intrauterino, la propia y la de los demás. Nadie puede lesionar los derechos de otros en nombre de la privacidad y menos que menos, una madre el de su hijo a que lo dé a luz y a que lo acompañe en su educación. Es absurdo que alguien pueda decidir quién debe o no vivir, y menos la madre con su médico, en este caso traicionando ella su vocación maternal y él su vocación médica. Apostemos siempre a la vida de todos, para bien de todos. La gloria de Dios es que el hombre viva y tenga vida en abundancia.

  18. Estimado Jorge:

    Matar a otra persona no es un tema personal.

    Soy liberal y anarcocapitalista, pero es justamente porque tengo un muy alto respeto por la vida de los demás.

    Coincido con que no deba ser sometido a la opinión de una mayoría, pero eso no significa que sea un tema personal.

    En una sociedad libre de verdad, sin estado, una mujer embarazada debería poder decidir realizarse un aborto. Pero como en todo acto libre, en una sociedad libre, este tendrá sus consecuencias:

    – Ningún médico tendrá obligación de practicarle un aborto.
    – Algún justiciero, que quiera defender a al víctima, podrá amenazar a la mujer.
    – Eventualmente el marido está afiliado a una agencia de defensa y justicia, que incluye someter a juicio (privado, por supuesto) a su mujer en caso de que ésta realice un aborto con su hijo.
    – Temas de seguros, legales, herencia y otros, que ni podemos imaginar.

    Esto sí sería una sociedad libre.

    El derecho a matar -salvo en el caso de defensa propia- no tiene nada que ver con el liberalismo.

    Cordiales saludos.
    af

A %d blogueros les gusta esto: