Sensibilícese o morirá prematuramente

Ayer salió en diversos medios una noticia contra el tabaco con el siguiente titular: “Unos 660.000 europeos mueren prematuramente cada año por el consumo de tabaco“. Casi copiar pegar en todas partes. Estas son las típicas noticias que alimentan las conversaciones de café de la gente mediocre: “es que fumar mata prematuramente a más de 600.000 al año” dicen los anti tabaco. Las respuestas siempre suelen ser las mismas: “es mi vida”, “me meto lo que quiero en el cuerpo” y cosas de por el estilo. La gran pregunta a esto es: ¿qué significa morir prematuramente? Es cierto que la ciencia ha avanzado mucho en los últimos cien años, ¿pero tanto como para saber a qué edad exacta va a morir usted? ¿Han de haber leyes que castiguen a la gente morir prematuramente? No le proponga esto a ningún médico ni fanático de la vida sana que enviará corriendo cartas al gobierno. ¿Alguien se ha planteado que las guerras, los tropiezos accidentales, descuidos o listas de espera en los hospitales del gobierno también matan prematuramente?

He realizado una búsqueda rápida sobre muertes prematuras. Ha salido de todo, observe: “las mujeres obesas podrían sufrir muerte prematura“. Si claro, o no. “Los patógenos forestales provocan la muerte prematura de los bosques“. Vaya, los árboles también mueren prematuramente, a lo que me pregunto, ¿los rayos no provocan también la muerte prematura de árboles y bosques, especialmente en verano? El Gobierno los tendría que prohibir. Incluso resulta que “el nivel de inteligencia bajo contribuye a la muerte prematura“. Al final parece que lo normal sea morir prematuramente.

¿Pero qué es la muerte prematura? En la Revista ENE de enfermería, Alfonso García Hernández, la define como:

“Una muerte prematura ocurre cuando una persona muere antes de haber tenido la oportunidad de experimentar las principales posibilidades que ofrece un ciclo de vida característicamente humano: la oportunidad de buscar y adquirir conocimientos, establecer relaciones cercanas y afectivas con otros, ver a los hijos u otras personas a su cargo llegar a adultos y hacerse independientes, poder trabajar o desarrollar los talentos individuales de otras maneras y perseguir las metas en la vida de uno y, en general, tener la oportunidad y capacidad de desarrollarse como persona”.

Si esto es muerte prematura, morirán prematuramente aunque aguanten hasta los cien años, aquellos que no pueden o quieren tener hijos, los que no quieran desarrollar sus talentos, el que no quiera establecer relaciones efectivas… En fin, un despropósito. Tal vez una definición más acertada sería definir muerte prematura como aquella que se produce cuando un individuo muere antes de cumplir la edad media de una región geográfica determinada. Aunque así sea, ¿y? Sigue siendo totalmente arbitrario.

La prensa y otras organizaciones cada vez usan con más frecuencia palabras con profundo impacto, como “muerte”, para hacer lavados de cerebro a la gente, también llamadas “campañas de sensibilización”. ¿Qué es eso de morir prematuramente? ¿Alguien sabe a qué edad vivirá usted?

Otro grupo de expertos en este recurso son los medios políticos como gobernantes, ecologistas, tiranos de la vida sana… Está muy bien que alguien quiera seguir un estilo de vida “sano”, pero de aquí a imponerlo va un paso largo, ya que estos individuos se convierten en tiranos o meros consumidores de impuestos. ¿Realmente cree que el Foro de Sanidad Europeo, Sociedad europea de Cardiología y resto no están interesados en causar alarmas de este tipo? ¿Qué subvención habrán recibido? ¿Si no hubiesen dicho algo así, habría recibido la subvención? Y finalmente, ¿hace falta un informe para decir que fumar no es bueno desde el punto de vista de la salud? Eso lo sabe cualquiera. ¿Hay alguien que vaya a hacer un informe sobre la libertad de cada uno para hacer lo que le de la gana? No, sobre eso no hay subvenciones del gobierno.

¿Y cuál es el propósito del informe? Esto es, las conclusiones. Lo encontramos en la noticia:

“Brettenhaler [un médico] reconoció que la labor de los médicos generalistas se ve dificultada por la congestión en muchas consultas, lo que impide que los facultativos disponga de suficiente tiempo para dedicar a los pacientes”.

“Al respecto, alertó que la simple recomendación no es suficiente y dijo que sólo el diez por ciento de los fumadores dejan de hacerlo por el simple consejo de su médico”.

“Además, destacó el problema del acceso a los más jóvenes debido a que acuden poco al doctor, por lo que Brettenhaler definió como esencial la colaboración con los centros de enseñanza en la tarea de prevención contra el tabaco”. Más>>

Ah. Según el médico hay pocos medios económicos, por eso la gente —o al menos un 10% según él— muere antes de los cálculos de los expertos. Ellos calculan bien, pero la gente obstinadamente se empeña en morir antes. Ahora resulta que son ellos quienes tienen que decidir. Solución evidente que se desprenden de las declaraciones del médico, más dinero del pagador de impuestos soltado a punta de pistola. Usted evidentemente estará de acuerdo porque está “sensibilizado”. Mire, mire, el médico lo recalca, los fumadores matan a gente dice: “‘el efecto mayor [de tener síndromes cardíacos agudos, como infartos y anginas de pecho] fue para los no fumadores. Lo que significa que también los legisladores pueden hacer algo por la prevención'”. Esto es, ¿es más probable que muera un no fumador que un fumador? Da igual, necesitamos más represión.

¿Quién se puede negar a la opinión y buena voluntad de los expertos? Es cierto que acuden al Estado continuamente con conclusiones dramáticas para que nos robe más dinero y así satisfacer sus ideas y bolsillos, pero oiga, es lo políticamente correcto y lo hacen por nuestro bien. ¿Cómo puede alguien negarse a semejante acto altruista? Deberíamos ceder todas nuestras rentas y libertad a las manos de estos benefactores sociales para que nos lleven a la mayor de las felicidades, aunque para ello quieran intubarnos en una cama sólo nacer y mantenernos ahí con vida hasta los 120 años.

Anuncios

2 comentarios para “Sensibilícese o morirá prematuramente”

  1. Los tiranos de la salud son insoportables. Acá en Mendoza (Argenina) ni siquiera se permite tener sector no fumador en bares y restaurantes.También anda ya dando vuelta un proyecto el la legislatura, en que en que se obliga a las casas de comida indicar las calorías de cada plato.

  2. Para organizar un lobby devorapresupuestos hay dos recetas infalibles: alentar el miedo de las masas y erigirse enseguida en su salvador.Un día sacarán una ley diciéndonos a cada uno cuál es el día exacto en que nos tenemos que morir y de qué, para que así por fin cuadren sus dichosas estadísticas.Haces bien en incidir en el carácter ilógico e intrínsecamente liberticida de toda esta moralina prohibicionista y liberticida. Pero a mí me gustaría llamar la atención, además, sobre su repercusión en términos económicos: cada una de las regulaciones promovidas por estos amigos de la Humanidad e impuestas luego coactivamente por los políticos supone un coste adicional y totalmente artificial. El señor del bar tiene que perder su tiempo y su dinero en satisfacer todas estas estupideces burocráticas, en vez de al consumidor. Lo peor que tienen las fiestas progres, junto con su cursilería buenista, es que luego hay que pagarlas.Mónica

A %d blogueros les gusta esto: