Los herejes del Dios Aído

La ministra de Igualdad, Bibiana Aído, ha encontrado que el camino a la igualdad es la esclavitud. El nuevo Dios aboga por censurar “las prácticas culturales que son lesivas con las mujeres”. Se pregunta la ministra:

“‘¿Por qué los árabes islámicos y los mayas no tienen que cargar con el peso de la identidad cultural y ellas tienen que mostrarlas como la prueba más rotunda de que esas culturas existen?'”. Más>>

No le importa demasiado la respuesta. Ha decido que el único estilo de vida que manda Dios, esto es, su conciencia, es el modo occidental. Que vistan las mujeres con tejanos, tops, zapatillas Nike o cualquier forma que demuestre modernidad y progreso tal y como ella lo entiende. Dios no tienen empatía ni compasión por las costumbres y creencias del resto, por eso es Dios; ahora reinventado en Aído. Como cualquier otro Dios, Aído no cree en conceptos como la tolerancia, democracia ni libertad individual. Su voluntad representa estos valores mejor que la libertad de cada persona. Su cometido, la búsqueda e imposición de la moral socialista es más importante que los estilos de vida y diversidad de la gente, étnicas y grupos sociales. ¿Querrá prohibir las faldas y los tangas para mujer también? En lo último no sería original ya que la primera en proponerlo fue Segolene Royal, otra candidata a Dios, demasiados hay en Europa.

Cuando un burócrata cree estar por encima del bien y del mal criminalizando a las personas que no piensan como ella o no creen lo que ella, se vuelve un tirano. Criminalizar los estilos de vida del resto, sin preguntar si quiera a las personas implicadas, sólo puede provenir de un iluminado, un sociópata o un dictador social. El Gobierno, ni en nombre de la moral, ni de la eficiencia, ni de la comunidad a la que por pura definición no puede representar ni comprender en su cerebro, tiene derecho a meterse en la vida del resto de ciudadanos a los que somete. La Dios Aído, está cosechando e institucionalizando el odio y rechazo a otros estilos de vida desde el Gobierno. Ella misma lo ha dicho al afirmar que quiere “eliminar” este estilo de vida con todos los “elementos necesarios” que, recordemos, por si mismo no constituye más crimen que el de ser diferente y que no son más que una forma de libertad de expresión para diferenciarse del resto. Algo demasiado atrevido para los mesías y redentores del pensamiento único.

En todo caso, en lo único que puede meterse un Gobierno es en atajar los actos criminales, esto es, todo acto que atente directamente contra la libertad, propiedad y vida de las personas. Curiosamente, si examinamos quien es el mayor agresor de estos principios básicos del derecho natural, nos encontramos que el mayor criminal es el Estado y cada uno de sus políticos, burócratas y funcionarios. Ellos nos roban cada día con impuestos, ellos nos meten en guerras y conflictos internacionales y ellos escriben cómo ha de ser nuestra vida legislándola con leyes.

En otro sentido sí que tienen razón Aído: “no todas las prácticas culturales tiene que ser protegidas y respetadas”. Efectivamente, las de la fuerza y violencia unilateral que cada día nos impone gente como ella. Hemos de rechazar y no admitir las prácticas de una organización criminal que es incapaz de respetar al resto de la sociedad: El Estado, el principal agresor al hombre libre y la mayor lacra de nuestro tiempo.

ACTUALIZACIÓN:

RELACIONADO:

Anuncios

5 comentarios para “Los herejes del Dios Aído”

  1. René Guerra junio 25, 2008 a 23:23

    Caramba Valín. ¿Por qué la tomas con La Miembra en esta ocasión particular?Lo de “las prácticas culturales que son lesivas con las mujeres” es una idiotez pero ese tema del vestido en los países islámicos está lejos de ser una elección libre o una forma de libertad de expresión.

  2. Hola K Budai,Sí, me ha molestado especialmente las declaraciones de esta mujer. Las que anteriormente ha hecho, son las típicas sandeces de lo políticamente correcto, pero aquí se ha pasado de frenada. Esta mujer está criminalizando indiscriminadamente a personas por su forma de vestir.No se mete con los países islámicos, sino con los musulmanes que quieren mantener su cultura en España, concretamente con las mujeres que llevan velo. La arrogancia dictatorial de Aído es inaceptable. ¿Sabes realmente que las mujeres musulmanas con velo en España lo lleven porque estén obligadas? No es problema del gobierno algo así aun que fuese cierto, que no lo es. ¿Se ha de hacer una legislación de cómo vestir? Y los hombres musulmanes que visten igual en España, ¿qué? Yo he visto a un montón por la calle, ¿es que les obligan sus mujeres a ir así vestidos? Si no es así, ¿significa que sólo los hombres musulmanes quieren mantener sus raíces?En una región de Estados Unidos recientemente querían prohibir a los jóvenes llevar la ropa interior por encima del pantalón porque según la autoridad, así visten los presos y esa forma de ir por la calle incita a la delincuencia. Los comentarios de Aído no tienen más sentido. Cree que obligando a la gente a vestir al gusto de ella, los “comportamientos machistas” desaparecerán como arte de magia. Es absurdo. Es el típico pensamiento estatal que cree que si no lo vemos no existe. Desquiciante.A propósito, tienes una buena web.

  3. Suponer que el velo islamico es un acto de libertad individual es de una inocente candidez.

  4. Y suponer lo contrario también…

  5. Vamos a ver. Lo del pudor es un concepto cristiano.

    ¿Por qué a mí, que soy ateo, me obligan a ir vestido por la calle incluso en Agosto, con el calor que hace?

A %d blogueros les gusta esto: