Todos contra los biocombustibles: desde la Santa Sede hasta ‘The Lancet’ pasando por el FMI, la OCDE, el BM…

Ahora, con buen criterio, todo el mundo se está apuntando contra los biocombustibles. Las materias primas como el maíz, caña de azúcar y soja son las que más han subido. Por ejemplo, el maíz ha triplicado su precio en dos años como se ve en el gráfico (futuro del maíz en CBOT. Sesiones diarias).


[Click para agrandar]

  • El World Food Program (WFP) de Naciones Unidas dijo que “estamos quemando la comida en nuestros automóviles”. El principal causante, las subvenciones.
  • El Banco Mundial ha dicho que están provocando una crisis alimentaria.
  • La Santa Sede ha afirmado que: “[los biocombustibles son] hoy como la causa primaria de un aumento de los precios sin precedentes respecto a la década pasada, así como de un rápido cambio en el uso de terrenos agrícolas sometidos a cultivos intensivos que les empobrecen”.
  • The Lancet, en su editorial comenta que la producción extensiva de biocombustibles es una de las principales causas del encarecimiento de los cereales. El volumen de “maíz” consumido actualmente por los vehículos en EEUU “cubriría las necesidades de importación de 82 países” en los que falta comida.
  • EL FMI apunta sobre el combustible ecológico que “un verdadero problema moral”. Responsable último de las revueltas de Haití y Bangladesh.
  • El Royal United Services Institute (RUSI), ya se adelanta y nos dice que podría “provocar de guerras” en el futuro.
  • La OCDE pide suprimir los subsidios a los biocombustibles.

Sólo cuando los gobiernos aúnan fuerzas son capaces de crear tal monstruo. A la UE no le importa lo más mínimo los disturbios, el potencial aumento de la pobreza en países pobres por estas subvenciones y nuestra pérdida continua de poder adquisitivo; en consecuencia, quiere aumentar la producción. Según El Diario de Sevilla: “la UE se ha comprometido a elevar a un 10 por ciento para 2020 la cuota obligatoria de biocombustibles usados en el transporte”. Algo que los principales países productores como Estados Unidos, China o Brasil también quieren hacer.

¿Darán marcha atrás los gobiernos? Dificilemente se quebranta la Ley del Trinquete.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: