Sobre la proporcionalidad en la defensa. Juan Morillo

En el Instituto Juan de Mariana han publicado el primer artículo de Juan Morillo, alguien que sin duda dará mucho que hablar en los próximos años. El ensayo de Morillo es un ataque frontal al clásico postulado de la proporcionalidad tan introducido en la ética política. Recomiendo encarecidamente su lectura. En el liberalismo aún hay mitos que han de ser destruidos:

“Lo que se deduce de forma lógica del principio de proporcionalidad en la defensa es que se establece una ordenación de mis propiedades de forma jerárquica en función de su valor. Es decir, se entiende que tenemos unas propiedades que tienen más valor que otras, y esto determinará los medios que utilizo en mi defensa…”

“…Lo que habría que preguntarse es quién establece el valor de mis propiedades cuando me agreden, quién es el que valora mis propiedades en ese momento. La aberración principal implícita en el argumento de la proporcionalidad es que la valoración de mis propiedades no la realizo yo. Me es ajena. El acto subjetivo que establece la importancia que tienen mis distintas propiedades para mí lo realizan los demás”.

Sobre la proporcionalidad en la defensa. Juan Morillo Bentué. Instituto Juan de Mariana.

Anuncios

2 comentarios para “Sobre la proporcionalidad en la defensa. Juan Morillo”

  1. “alguien que sin duda dará mucho que hablar en los próximos años”… doy fe de ello… yo no lo alargaría a años, el tipo crece por días…

  2. Jorge, Permíteme que publique en tu blog mi comentario al artículo de Morillo, que creo que puede enriquecer el debate. Me gustaría saber tu opinión y la del resto de liberales. Un saludo.“Apliquemos esto a la política internacional. Partiendo de la base de que al Estado le corresponde velar por la libertad, la vida y la propiedad de sus súbditos, si un ente exterior (ya sea otro estado, un grupo terrorista o ánónimos conciudadanos) secuestra a dos individuos, ¿correspondería al Estado afectado emplear toda la fuerza necesaria para rescatarlos?Efectivamente, sí. En este caso en tanto, como he dicho antes, el Estado es el encargado de proteger los derechos fundamentales del individuo, se puede entender a su vez que tales individuos son (somos) propiedad del Estado. Por lo tanto, siguiendo lo expuesto por Morillo de lo absurdo de pensar en la proporcionalidad con la que debe ajustar sus actos el agredido frente al agresor, el Estado ha de emplear todo lo que esté a su alcance para proteger su propiedad. Y utilizo el ejemplo del secuestro como podría haber hablado de las guerras. Un país atacado injustamente por otro es libre para responder de la forma que más le plazca con tal de ganar la guerra y, por supuesto, retirarse de territorio enemigo. O no hacerlo, entendiendo que sus fronteras no están seguras si dichos países son limítrofes.Esto que expongo es simplemente una refelexión en torno a la proporcionalidad en la defensa adaptada a contextos más amplios (y más actuales, por otra parte).”

A %d blogueros les gusta esto: