China. Los sindicatos no sirven para nada

Se ha de reconocer que China es un “buen experimento” económico para observar cómo se producen ciertos acontecimientos económicos y monetarios. Vía Cafe Hayek:

“Según un artículo de hoy del New York Times: ‘los salarios están aumentando a un ritmo del 10% o más al año en algunas ciudades de China'”

“Si es cierto, va a ser difícil conciliar este hecho con las opiniones de algunos expertos y políticos que aseguran que los sindicatos independientes son necesarios para garantizar la vinculación de los beneficios del crecimiento económico al de los trabajadores. En China, los sindicatos independientes están prohibidos”.

Don Boudreaux, relaciona el artículo con otro de F. A. Harper, Why Wages Rise: 1. Labor Unions?: “Los salarios generalmente aumentan debido a las fuerzas del mercado que mejoran la productividad del trabajo y animan el cambio y crecimiento económico”.

Los salarios suben, entre otras cosas, a la productividad marginal del trabajador, ya sea esta productividad debida a las capacidades o conocimientos del trabajador como por sus equipamientos técnicos que sólo pueden producirse en la libre capitalización del mismo. Esta es la forma del libre mercado: sostenida, eficiente, justa y con proyección a la riqueza continuada. Algo muy diferente a la de los sindicatos que se basan en las amenazas, violencia, descapitalización y el empobrecimiento debido, generalmente, a una sobre capitalización gratuita (descapitalización) que repercuten directa y negativamente en la productividad. Ejemplos de ello, son las leyes laborales, los múltiples contratos laborales, la semana de 35 horas francesa, salario mínimo, etc. que penalizando además el esfuerzo y recompensas económicas que son redistribuidas arbitrariamente en un sistema del “Bienestar” (socialista). En este sentido es aconsejable leer el libro, y best seller, La Tierra es Plana: breve historia del mundo globalizado del Siglo XXI, de Thomas Friedman donde compara los países occidentales con las nuevas potencias como China o la India. No faltan ejemplos en el libro, algunos sorprendentes. T. Friedman, es un conocido periodista (tres veces ganador del Pulitzer) que no destaca, precisamente, por su visión liberal de la economía.

En este sentido hemos de prestar especial atención a la teoría del capital de Böhm-Bawerk y al proceso productivo que actúa sobre la estructura económica alargándola o acortándola según el nivel intensivo de trabajo o capital. Ver Capital and Interest.

Relacionados:

 

Anuncios

2 comentarios to “China. Los sindicatos no sirven para nada”

  1. Hay experiencias de la remocion de sindicatos (o organizaciones afines, como los gremios), y al final siempre se ha vuelto a ellos. La mas significativa, amen de paradogica, de estas esperiencias es la de la Revolucion Francesa, que algunos progres creen que fue una revolucion socialista cuando en realidad fue una revolucion liberal (dentro de un orden, que estamos hablando de Francia). Una de las primeras leyes que emitieron los revolucionarios triunfantes fue la Ley le Chapelier, que prohibia los sindicatos para permitir el trato directo entre los trabajadores y los burgueses. Esta prohibicion sindical en Francia duro hasta finales del siglo XIX, cuando una nueva ley volvio a autorizar estas organizaciones. El motivo de este regreso al pasado fue que la miseria de los obreros alcanzo cotas inimaginables, que amenazaban con otra revolucion, una que no seria liberal.Siempre he creido que es mejor mirar, con las evidentes reservas y cautelas, a un pasado lleno de ejemplos que se repiten constantemente, que hacer experimentos ideologicos que siempre acaban igual. Por ejemplo, en las academias militares y aun y teniendo hoy armas bien distintas, se sigue estudiando batallas antiguas, como la de las Termopilas o Jena. La tecnologia puede cambiar, pero la estupidez humana es realmente permanente, y responsable de los mayores desastres, sobre todo cuando esta regida por un manual de dogmas.

  2. De permitir la existencia de los sindicatos a darles el monopolio de la negociacion colectiva y alimentarlos con exacciones obligatorias hay un matiz.

A %d blogueros les gusta esto: