CNT. Objeción de conciencia a una mesa electoral

Reproduzco nota íntegra del sindicato CNT en el que denuncia un atropello a la libertad individual por parte del estado.

La CNT de Jerez quiere denunciar públicamente el abuso y represión a que está siendo sometido un militante de nuestra organización, al ser requerido nuevamente a formar parte de una mesa electoral, tras ser convocado (y procesado) en el 2004.

Nuestro compañero Francisco J. Cuevas Noa ha sido llamado a formar parte de una mesa electoral en las Elecciones Municipales del próximo 27 de Mayo, y ésta vez, ha decidido declararse Objetor de Conciencia ante esta orden procedente de la Junta Electoral de Zona de Jerez de la Frontera.

La CNT de Jerez muestra su total apoyo a este compañero, y considera que la decisión de la Junta Electoral no es más que un acto represivo, por reiterativo, máxime cuando aún no se ha resuelto el proceso judicial que condenó a F. Cuevas a una multa, sentencia que está recurrida en apelación ante el Tribunal Constitucional. La actitud reaccionaria de esa Junta queda demostrada con su falta de sensibilidad ante los motivos ideológicos esgrimidos por esta persona, pues ya ha desestimado su declaración de objeción de conciencia.

Reproducimos a continuación la carta de Objeción de Conciencia presentada por Cuevas:

A LA JUNTA ELECTORAL DE ZONA DE JEREZ DE LA FRONTERA

Ayer recibí en mi casa una notificación por la que se me nombra miembro de una Mesa Electoral para las Elecciones Municipales del 27 de Mayo de 2007. He sido designado como Suplente del primer Vocal de la Mesa del IES Fdo. Quiñones (Bda. San Enrique), teniendo que acudir obligatoriamente a las 8 h. de la mañana del día 27, bajo amenaza de que, en caso de no concurrir, incurriré en pena de privación de libertad de 14 a 30 días y multa de dos a diez meses.

Ésta es la segunda ocasión en menos de cuatro años en la que se me obliga a formar parte de una mesa electoral. En el 2004 fui nombrado presidente de otra mesa, a la que acudí con una camiseta de protesta que rezaba el texto “En democracia; estoy aquí en contra de mi voluntad y bajo amenaza de cárcel. CNT”. Ese día fui detenido, y sometido posteriormente a un proceso judicial que acabó con una condena de multa, y que actualmente está apelada ante el Tribunal Constitucional.

Mediante la presente carta, hago OBJECIÓN DE CONCIENCIA ante esta orden. Mi conciencia e ideología se ven violentadas con el hecho de tener que colaborar con un sistema electoral y un modelo político con el que estoy en desacuerdo. Esta democracia representativa, burguesa y meramente formal, deja la capacidad de decisión en manos de una élite, la clase política, que ostenta el poder a espaldas de la ciudadanía, ostenta privilegios y se lucra, en connivencia con el Capital. Mis supuestos representantes no son más que usurpadores de la soberanía popular, a la que dicen responder mediante una farsa electoral que se escenifica una vez cada 4 años. En nombre del pueblo, los gestores del Estado administran las leyes en beneficios de unos pocos, impiden la capacidad de autogestión de los grupos oprimidos y malgastan el dinero público en beneficios privados y fines inmorales, como el gasto militar. Véase el dato de que la maquinaria militar, policial y armamentística recibe en el los Presupuestos Generales del Estado de 2007 el 12% del total, es decir 23.000 millones de euros, 63 millones de euros diarios. Con nuestro voto y nuestra colaboración se respaldan estas políticas, con las que no quiero colaborar en modo alguno, en coherencia con mis ideas anarquistas y pacifistas.

Entiendo que el mío no es un caso particular, sino que es un claro precedente de futuros conflictos que se darán entre la ciudadanía sin poder y el Estado, que coacciona para que se “colabore” con su falsa democracia. Un Estado que permite el no ejercicio del voto, pero que no da opción a no comparecer en las mesas electorales, en un claro gesto de coacción legal para que no se caiga todo su sistema de legitimación política, como se percibe en los elevados niveles de abstención y de voto en blanco en distintas convocatorias.

Podía haberme buscado una excusa para no comparecer el día 27, pero entiendo que no es una vía acertada la del engaño para salir personalmente indemne. Creo que es necesario afrontar con honestidad la situación, y dejar claro que mi voluntad, guiada por mi libertad de conciencia, es la de no concurrir a la mesa.

Deseo que esta declaración sea entendida correctamente, que mi intención no es la de causar trastorno al electorado ese día, y sí abrir una vía legal que nos permita a las minorías disidentes no colaborar con un sistema que consideramos injusto. La desobediencia civil es un camino de lucha noviolenta que pretende sacudir las conciencias y las leyes, camino que ya iniciara Mohandas Gandhi en 1906; ésa es la opción que estoy tomando en este acto, hoy, Día Internacional de la Objeción de Conciencia. [Negritas mías].

Fuente: CNT – Noticias.

ACTUALIZACIÓN.

El mundo.es ha realizado un “estudio” sobre los miembro de una mesa electoral, llamado La Cruz de las Elecciones: “aquello es como una reunión de vecinos: nadie quiere estar ahí y nadie sabe muy bien qué es lo que tiene que hacer“.

Anuncios

11 comentarios to “CNT. Objeción de conciencia a una mesa electoral”

  1. Yo voy a estar en una mesa electoral por decisión propia, no soy anarquista (sino minarquista) y no comparto las estupideces que dice del capital.En todo lo demás comparto los planteamientos de este hombre, incluida la critica al sistema, a esta democracia, en realidad partitocracia colectivista.Todo mi apoyo a Francisco J. Cuevas, y me gustaria (aunque no creo que vaya a pasar) que el TC le de la razón.Salud y libre mercado.

  2. En Batiburrillo tienen una opinión totalmente diferente sobre este tema (a mi juicio bastante desafortunada):http://batiburrillo.redliberal.com/010008.html¿Que opinais?

  3. Es complicado. Por una parte se puede argumentar que es esfuerzo exigido a unos pocos en aras del ejercicio de un derecho fundamental por parte de todos es justificable. Además, el sistema español de mesas electorales con ciudadanos elegidos al azar, y no funcionarios, y el escrutinio simultáneo por parte de la mesa electoral – juez por una parte y partidos políticos por otra convierte el sistema español en uno de los más seguros del mundo. El fraude es prácticamente imposible a menos que todos los miembros de la mesa y todos los representantes de los partidos políticos de la mesa se pusieran de acuerdo, y que además ningún reperesentante del Ministerio del Interior ni apoderado de partido (los que pasean por los colegios, no los que están en una mesa) se diera cuenta. Y además no debería haber nadie más presente, porque como sabemos cualquiera puede presenciar el conteo de votos -os recomiendo que lo hagáis, es muy divertido- presentándose antes de las ocho de la tarde en la mesa e informando al presidente de que quiere observar el proceso cuando la mesa se haya cerrado. Se me ocurren cosas mucho más importantes por las que objetar, y que además no redundan en una mayor libertad y transparencia del sistema. Por algo bueno que tiene nuestro sistema electoral, no creo que sea conveniente cargárselo. ¿Reemplazamos a los ciudadanos por los funcionarios autonómicos? ¿Quién pagaría la cuenta?

  4. Que Valín es coherente, todo lo contrario que Smith.

  5. Nadie critica que sean ciudadanos los que esten presentes en las mesas, lo que se critica es la OBLIGATORIEDAD.¿Que si fuera libre no iria nadie?, bueno depende de lo que se page por ir.Yo preferiria que se gastase más en eso que no obligar a nadie por la fuerza.Insisto en que yo voy de interventor voluntariamente sin cobrar un euro.

  6. Si no va a colaborar en la democracia con su voto y encima su organización no se financia estatalmente, no entiendo muy bien por qué se le tendría a obligar a estar en una mesa. No veo una razón de peso. :-OOtra cosa es que no quisiera participar pero si votar lo cual, en mi opinión, le mantendría vinculado al sistema democrático.<>SG:<> En Batiburrillo tienen una opinión totalmente diferente sobre este tema (a mi juicio bastante desafortunada):http://batiburrillo.redliberal.com/010008.html¿Que opinais?– Que sin tener yo simpatía alguna por la ideología de la CNT y a pesar de ser un ex-anarquista resentido, me resulta imposible quitarle la razón a Paco Cuevas.

  7. Bueno Libertymad, ahora seguimos pagando a los que van. Creo que son 50 euros o un poco más.En esto hay una larga historia. Es cierto que cuando empezó la democracia todo el mundo daba escusas, y luego se pusieron muy duros. Pero se pasan.Por ejemplo, en las pasadas una reciente madre no quería ir porque nadie le podía cuidar el niño y además tenía que darle de amamantar. Total, le dijeron que fuese. Un show pobre mujer.También le ocurrió lo mismo a uno que se iba a ir de viaje. Le dijeron que cancelara el viaje. Dijeron que si hubiese comprado antes el billete e avión, tren… antes de recibir la carta, se habría salvado, pero como el hombre iba con coche pues que se quedó sin pruebas.La objeción de conciencia es perfectamente legítima también.

  8. Lo del Sr. Francisco J. Cuevas, es una total injusticia y tiene toda la razón.Además el castigo es desorbitado.

  9. Si ponen un precio “justo” (¿100, 120, 200 euros…?) seguro que no faltan voluntarios. ¿No puede uno apuntarse para ser jurado? Pues lo mismo para las mesas electorales.

  10. Parafraseando a Homer Simpson: El truco consiste en decir que tienes prejuicios contra todos los partidos políticos.

  11. Sino recuerdo mal, HS dijo prejuicios contra los grupos étnicos, pero en fin…Decir que tienes “prejuicios” contra “el sistema” sin ser cierto sería en todo caso fraude de ley. Eso no justifica en absoluto que quien no quiera asistir a ese circo por cualquier razón política o personal esté obligado a ir. Creo que es bastante obvio.Pensaba que unos de los principios de la democracia era la libertad individual y no la sobreautoridad del estado.

A %d blogueros les gusta esto: