Carné por puntos. Sólo una excusa más para el robo y control estatal

Desde el inicio de la Semana Santa ya han muerto 102 personas, lo que son dos personas menos que el año pasado. Tanto dinero gastado, tantas multas, radares y totalitarismo para nada. Mientras tanto, Zapatero aún ultima su sistema de multas automáticas:

“Los nuevos sistemas controlarán la velocidad media en tramos de carretera, la distancia de seguridad entre vehículos y la disciplina de los conductores en los semáforos y ante las señales de stop”.

“La principal innovación consiste en que las denuncias se tramitarán de manera automática, sin intervención de los agentes y durante los 365 días del año, en el Centro de León, que contará con una inversión de 45 millones de euros”.

“‘Cuando opere a pleno rendimiento, alcanzará la cifra de cuatro millones de denuncias al año‘, señaló Zapatero.” Más>>

A esto sumar que Tráfico ingresará 322 millones por multas en este año 2007, un 46% más que el anterior. Todo por nuestro bien.

Relacionados.

Anuncios

4 comentarios para “Carné por puntos. Sólo una excusa más para el robo y control estatal”

  1. Iván Moreno abril 9, 2007 a 18:09

    Ante este comentario, Jorge, se me ocurren varias críticas:1.- Fijar el estudio de la validez de un sitema, en muestras temporales tan reducidas como una semana (aunque sea santa) es poco riguroso. Más que nada porque el número de intangibles es enorme: desde las condiciones meteorológicas, al número de desplazamientos, el azar, etc.2.- Peor aún es criticar la validez cuando resulta indiferente en tu argumentación. Entre otras cosas, porque das lugares donde agarrarse a los que se oponen.3.- El control de las carreteras, no sé si es por nuestro bien, pero por supuesto que beneficia a los conductores.Podemos criticar que sea el Gobierno el que gestione las carreteras. Lo que no tiene sentido es que, mientras sean ellos los gestores, nos quejemos de las medidas de seguridad tomadas en cuanto a medidas. Obviamente siempre podremos considerar que tal o cual medida es ridícula, pero afirmar que tomar medidas en sí es ridículo, me parece llamativo. ¿O acaso si la gestión fuera privada, Jorge, tú preferirías la carretera donde menos inversión en seguridad y control existiera?4.- Las multas tampoco son un problema en sí. Obviamente puede haber límites absurdos (¿quién puede ir a 50 en la Castellana sin poner en peligro su vida?). Pero de ahí a considerar las multas exclusivamente como medio recaudatorio hay un trecho. Yo, en caso de elegir una carretera para circular, preferiría una de límites y multas severas a lo contrario. Del mismo modo, mientras sea el Estado el encargado de fijar los límites, prefiero medidas severas y un control serio. Por simple respeto a mi vida.Por resumir: Tan contrario a la libertad es poner multas y controlar las carreteras como lo contrario. Siempre habrá gente dispuesta a pagar más por mayores regulaciones que siguiendo tu argumentación, se seguirían quedando sin posibilidades.5.- Si realmente tu posicionamiento quería simplemente llegar a que abracemos una realidad anarquista, el argumento, al igual que comento en el punto 2, sigue siendo irrelevante. El Gobierno lo hará mal tanto si pone normas y medios, como si no los pone. ¿A qué viene entonces el post? Aparentemente, simple demagogia.Un saludo

  2. Reboot, El Diablillo Cojuelo abril 9, 2007 a 23:49

    Respuesta a Iván Moreno.Este fin de semana he visto <>cinco coches<> que han estado a punto de piñarse contra sendos coches/camiones frontalmente.No había radares, ni civiles, ni autómatas multantes porque eran carreteras secundarias poco transitadas con escasa señalización y pésimo pavimentado.¿Para qué habrá servido multar a cien mil conductores que iban tan tranquilos a 135 km/h porque el tráfico lo permitía y retirarles sus respectivos puntos si no es ahí donde se debe incidir?Hoy a punto estuve de hacerle una foto a un hijo de puta gabacho que, mientras nos adelantaba en línea contínua, le faltó un milímetro para estamparse contra un Xsara rojo que adelantaba por su carril de aceleración a otro coche, habiéndosenos llevado, a buen seguro, a nosotros por delante, al coche que adelantaba el Xsara y los cuatro o cinco coches que pululaban alrededor nuestra.¿Para qué sirven aquí los radares? ¿Y los sistemas de puntos? ¿Y las multas automáticas? ¿Y los zapateros demagogos? ¿Y los navarro de turno?El efecto carné de puntos duró seis meses. Veremos qué ocurre en verano.

  3. Iván Moreno abril 10, 2007 a 12:54

    Reboot:No defendí el sitema de puntos en su momento. E igual que tú, creo que solo puede tener un efecto pasajero (Eso sí, personalmente me parece sorprendente comprobar como la gente tiene más miedo a repetir un examen que a la retirada del carnet, o la multa económica, a la vista de las reacciones observadas)El señor Pere Navarro me parece personalmente muy ineficiente (por no decir otras cosas)Eso no quita para que piense que tu “hijo de puta gabacho” estaría genial entre rejas o al menos con una multa severísima, y que seguramente con un control severo, no se hubiera atrevido a hacer lo que ha hecho. Obviamente es necesario llegar a un punto de equilibrio entre el gasto y la seguridad. Pero me sorprende que después de tu experiencia con el gabacho el problema lo veas en la existencia de las regulaciones (que es lo que yo critico).Mi intención, como ves, no es defender medidas concretas (que como ya dije, pueden ser más o menos efectivas, mejor o peor orientadas), sino defender que existan medidas, controles y gasto en las carreteras, al menos mientras estas estén al cuidado del Estado. Cosa, que Valín en su comentario niega, tal vez sin quererlo realmente.Un saludo

  4. <>Tanto dinero gastado, tantas multas, radares y totalitarismo para nada<>¡¿¿Cómo que para nada?!? Tú mismo lo dices: se ha recaudado (léase, robado al conductor) un 46% de pasta más.Ya sabes el lema de la campaña:“No podemos conducir por ti,porque estamos contando el dinero que te hemos robado”

A %d blogueros les gusta esto: