Paul Sullivan. La costosa política exterior de USA

Diario Exterior publica una traducción del artículo de Paul Sullivan, colaborador de The Independent Institute, llamado Estados Unidos: el costo económico de su política exterior (en inglés The Costs of an Expanding Long War):

“Nuestro presupuesto gubernamental está en rojo. Nuestra deuda nacional se está acercando rápidamente a los $9 billones…”
“[…] La situación se ve aún peor si consideramos la creciente inflexibilidad estructural y política del presupuesto. […] Los impuestos subirán, independientemente de los que sostengan nuestros dirigentes políticos.” 

“Ya estamos gastando $1.500 millones por semana en Irak y cientos de millones semanales en Afganistán. Cualquier expansión adicional de la “larga guerra” podría incrementar considerablemente esos costos. Más de 2.600 de nuestros valientes soldados, infantes de marina y marinos han muerto en Irak. Alrededor de 20.000 han resultado heridos, muchos con lesiones debilitantes.”
La guerra es el infierno. La guerra es costosa. Una ‘larga guerra’ es más de ambas cosas. Precisamos hallar mejores maneras de sortear y resolver las amenazas y oportunidades que enfrentamos antes de que ya no tengamos más opciones.” Más>>

Cualquier gobierno Neocon, como muestra el autor, puede ser más peligroso que los propios terroristas. Los amantes del intervencionismo (bélico) seguirán diciendo que “la seguridad de la nación” no tiene precio, e igual que hacen los izquierdistas, sólo pueden defender su posición por razones moralistas, partidistas y de “humanidad” [!]. Curiosa contradicción: matar por humanidad, robar (con impuestos y déficit) por humanidad y salvar al país con una medicina más dañina que el propio terrorismo o imaginárias guerras futuras.

¿Qué diferencia hay con el resto de intervencionismo económico? La seguridad nacional tiene un precio, y tal precio es tan o más dañino que cualquier otro tipo de intervencionismo estatal. Pregunta al aire para los belicistas: ¿dónde está el límite económico para frenar una intervención? Los “daños colaterales” económicos ¿cómo se justifican? ¿Por qué hemos de sufrirlos? ¿Por qué hemos de pagarlos aunque no queramos? ¿Por qué, desde un punto de vista mínimamente racional, son más justificables que cualquier otra intervención estatal?

Apropósito, si a alguien se le ocurre pensar que Sullivan o el The Independent Institute son anarcocapitalistas, que se lo haga mirar. Y el que crea que Diario Exterior también lo es, ya puede ir directo al psiquiatra.
Relacionados.

Paul Sullivan es Profesor de Economía en la National Defense University e Investigador Asociado en el Independent Institute. Las opiniones expresadas pertenecen al autor y no necesariamente representan a aquellas de la National Defense University o de cualquier otra entidad del gobierno de los Estados Unidos. Más sobre el autor>>

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: