Más control gubernamental. Ahora los teléfonos

Los burócratas se han puesto a pensar qué pueden hacer para frenar el terrorismo, y como siempre su conclusión es surrealista, intervencionista, tardía, implica aumentar los costes para las empresas privadas y vulnera los derechos de privacidad. Sí, la solución ha sido, según el diario El País, crear una ley que obligará a identificar a los dueños de tarjetas de móvil y a guardar un año los datos:

“El Gobierno ha preparado una base legal para combatir la delincuencia y el terrorismo mediante un cierto control de las comunicaciones telefónicas. Los ministerios de Justicia e Interior han terminado el anteproyecto de Ley de conservación de datos relativos a las comunicaciones electrónicas y a las redes públicas de comunicación.”

“España fue uno de los países más activos para conseguir la aprobación de la directiva comunitaria debido a la experiencia del 11-M, donde el seguimiento de las comunicaciones de los teléfonos móviles usados en los atentados fue crucial para desentrañar lo ocurrido y detener a parte de los responsables.” Más>>

¿Y por qué no hacer un detallado seguimiento de las carteras, bolsas o cualquier tipo de embalaje donde se hacen detonar las bombas y también de los clientes de estos utensilios? Una ley que podría haber tenido algún sentido hace tres ó cuatro años, pero que ahora, antes que se apruebe, ya está caduca. El siguiente paso, evidentemente, podrá ser el registro de todas las conversaciones en nombre de la “seguridad nacional”.

La gran mentira de la seguridad nacional, que causa tanto miedo que parece no tener límites racionales y que se está usando, en la mayoría de casos, para tomar más poder estatal a costa de la libertad individual.

Anuncios

2 comentarios para “Más control gubernamental. Ahora los teléfonos”

  1. Tengo curiosidad, Jorge, por conocer tu opinión al respecto. Te pongo los links y algún titular, luego me cuentas. < HREF="http://www.latimes.com/business/la-fi-hp7sep07,0,2087741.story?track=mostviewed-homepage" REL="nofollow">State Probes HP’s Spying on Directors Allegations of identity theft follow the firm’s disclosure that it dug up data on personal calls.<>< HREF="http://www.theregister.co.uk/2006/09/06/hp_pretext_op/" REL="nofollow">HP admits to spy op, lawyers dig in SEC and California want answers. HP today divulged some of the grimy details behind its boardroom mole hunting operation.<>Mis preguntas son: ¿Puede caber este tipo de situaciones en un contrato voluntario? ¿Y si no estuviera especificado en dicho contrato?Saludos, y gracias.

  2. Hola Happy, en un contrato voluntario cabe todo que no implique el inicio a la agresión a terceros de forma unilateral. Si alguien firma un contrato con carta blanca a que le espíen, no se puede quejar después. Pero este no ha sido el caso. HP habría podido “pinchar” sus propios teléfonos para controlar el espionaje industrial o las externalidades de los trabajadores a costa de la empresa incluso y sería legítimo, pero tampoco ha sido el caso.Lo que ha hecho la empresa que ha contratado HP es una técnica llamada <>pretexting<> que suelen usar los hackers también. El <>pretexting<> en este sentido es usurpación de la identidad de otra persona sin el consentimiento de ésta para otros fines engañando a la empresa telefónica. Esto, analizado rápidamente es fraude. Te intentas beneficiar a costa de otro de forma fraudulenta. El fin de HP parece noble, defenderse, pero los medios no son los adecuados. En todo caso tendría que haber despedido al directivo y/o denunciarle, y ponerse duro con los otros. Además con el <>pretexting<> tampoco veo claro que quería conseguir.

A %d blogueros les gusta esto: