Elena Salgado. Así piensa un aprendiz de dictador

Según un artículo de El Confidencial: “El último botellón nacional dejó un sabor amargo en el Ministerio de Sanidad. Cuentan que Elena Salgado no salía de su asombro y que los ‘cerebros’ de ese departamento no entendían por qué, tras las campañas de opinión en los periódicos y la publicidad institucional, los jóvenes siguen empeñados en la hacer uso de la cosa etílica.”

La ministra también se sorprendió cuando, tras la ley antitabaco, los bares seguían permitiendo fumar, para acto seguido amenazarlos con leyes más duras, luego amenazó a la Comunidad de Madrid. La represión y amenazas son lo suyo. La prensa no se lo tomó muy bien y la ministra, para disimular su fanatismo contra la libertad individual y su totalitarismo, dijo que sólo había sido un decir.

Evidentemente, Elena Salgado, que se sorprende de las cosas más evidentes igual que una niña de diez años y con la misma facilidad (¡pero ella es ministra!), quiere expandir su dictadura de la vida sana, y como no, a costa del dinero y libertad de los ciudadanos a los que roba con impuestos. Así según la misma noticia anterior:

“Lo cierto es que el Ministerio está preparando una ley sobre consumo de alcohol dirigida a los menores. Habrá sanciones a quienes comercialicen con las bebidas y se limitarán los horarios de venta. Mano dura, que se lleva. Si se prohíbe la venta debería prohibirse también el consumo. Son las cosas de los políticos. Aunque tal razonamiento sólo se aplica cuando conviene.”

Antes, la izquierda defendía en lo social ciertos tipos de libertad; pero ahora la nueva izquierda se ha derechizado en el sentido de conservador. Comparte los mismos fines que antes esgrimían los conservadores: acoso a la prostitución, al alcohol, a fumar, a tomar drogas… Los conservadores atacaban estos comportamientos diciendo que eran simplemente inmorales, ahora esta izquierda soviética y liberticida actualiza los argumentos e impone sus medidas manipulando la justicia mediante leyes con el pretexto del “bien común”. De lo que no se dan cuenta estos moralistas de izquierda es que actúan igual que los conservadores porque detrás de la moral conservadora hay una causa. La lucha de la Iglesia Católica contra los excesos que después tomaron los conservadores —así definía Santo Tomás de Aquino la “lujuria”, como excesos— provenía de problemas reales. Lo mismo ocurre con ciertas prohibiciones del Islam: no comerás cerdo, porque antes de inventarse las vacunas y medicamentos a las enfermedades de este animal, mucha gente moría; no tomarás bebidas fermentadas porque te pueden causar enfermedades; lo mismo se puede decir de no matar, no robar… Algunos de estas leyes con el tiempo han perdido su relación de causa efecto y simplemente se ha mantenido la ley como dogma de fe; que es precisamente lo que intentan recobrar los ingenuos izquierdistas como Elena Salgado & Co. A propósito, el conservadurismo americano de la década de los setenta era igual que esta nueva izquierda. Como siempre, aquí sólo importamos los peor de cada cultura.

Pero Elena Salgado, a diferencia de la Iglesia Católica, pretende prohibir lo que no le gusta con leyes, multas y represión policial; esto es, mediante la fuerza y la extorsión: si no actúas como te digo, te castigo penalizando tu propiedad privada (dinero de las multas), tu libertad (te encierro, aunque sea en un cuartelillo en primera instancia), o te mato (si te defiendes legítimamente de la agresión policial pueden hacer cualquier cosa). Estos actos de represión no serían muy descabellado si los actos “inmorales” —que lo serán para ella ya que la moral, a diferencia de la ética, siempre es subjetiva— fuesen actos crímenes, a saber, atentasen contra la libertad, propiedad y/o vida de la persona. Pero no, los vicios no son crímenes:

Vicios son aquellos actos por los que un hombre se daña a sí mismo o a su propiedad.

Delitos o crímenes son aquellos actos por los que un hombre daña la persona o propiedad de otro.

Los vicios son simplemente los errores que un hombre comete en la búsqueda de su propia felicidad. Al contrario que los delitos, no implican malicia hacia otros, ni interferencia con sus personas o propiedades.

En los vicios falta la verdadera esencia del delito (esto es, la intención de lesionar la persona o propiedad de otro).

En un principio legal que no puede haber delito sin voluntad criminal; esto es, sin la voluntad de invadir la persona o propiedad de otro. Pero nunca nadie practica un vicio con esa voluntad criminosa. Practica su vicio solamente por su propia satisfacción y no por malicia alguna hacia otros.

En tanto no se haga y reconozca legalmente esta clara distinción entre vicios y delitos, no puede haber en la tierra cosas como el derecho individual, la libertad o la propiedad; cosas como el derecho de un hombre a controlar su propia persona y propiedad y los correspondientes derechos de otro hombre a controlar su propia persona y propiedad.” (Vices Are Not Crimes. A Vindication Of Moral Liberty. Lysander Spooner. Texto completo en castellano).

Cuando Salgado y su equipo de planificadores sociales intentan imponer su moral a los demás están actuando como criminales robando la libertad del individuo y en caso de incumplimiento de la “ley” (actual perversión de justicia), la propiedad e incluso la vida en casos extremos. Los problemas que tengan los viciosos los han de arreglar ellos si quieren, o como mucho sus allegados ya sean amigos, familiares, compañeros de trabajo, de escuela, maestros, u otros altruistas, pero no una dictadora a la que le sorprende que la gente no acepte las imposiciones que impone y que parece vivir en los Mundos de Yupi o en Marte. La libertad y la tolerancia es: respeto a los lifestyle de cada persona aunque no los compartas en absoluto siempre y cuando no sean actos criminales. Los liberales, como es obvio, no están a favor del fascismo ni comunismo, pero a ningún liberal se ocurrirá jamás decir que los grupos afines a este tipo de pensamiento han de ser prohibidos. Muchos liberales siguen una moral conservadora, pero jamás, por más que detesten la prostitución, bebida, droga… van a querer aprobar leyes para prohibir este “mal”:

“Este mito [los liberales son libertinos y hedonistas] ha sido planteado recientemente por Irving Kristol, quien identifica la ética libertaria con el hedonismo y asevera que los liberales ‘veneran el catálogo de Sears Roebuck y todos los estilos de vida alternativa que la afluencia capitalista permite elegir al individuo’. El hecho es que el liberalismo no es ni pretende ser una completa guía moral o ascética, sino sólo una teoría política, esto es, el significado subconjunto de la teoría moral que versa sobre el uso legítimo de la violencia en la vida social. […] El liberalismo, por tanto, es una teoría que afirma que cada individuo debe estar libre invasiones violentas…

[…] Hay liberales libertinos y hay liberales vinculados firmemente a la disciplina de la ley natural o religiosa. Hay otros liberales que no tienen ninguna teoría moral en absoluto aparte del imperativo de la no-violación de derechos. Esto es así porque el liberalismo per se no pregona ninguna teoría moral general o personal. El liberalismo no ofrece un estilo de vida; ofrece libertad, para que cada persona sea libre de adoptar y actuar de acuerdo con sus propios valores y principios morales. Los liberales convienen con Lord Acton en que ‘la libertad es fin político más alto’, pero no necesariamente el fin más alto en la escala de valores de cada uno.” (Seis mitos sobre el liberalismo. Murray Rothbard).

Lo realmente procurante de Salgado es que su obra liberticida parece no tener fin. Cuando acaba con una cosa se meterá con otra. No tardará mucho en prohibir la alimentación libre también y seguir dañando, ahora que ha dejado bien tocada la industria tabaquera y los que viven secundariamente de ella como quioscos, bares…, el sector de la alimentación que ya está suficientemente regulado. Que no le pase nada a McDonalds y a los pequeños empresarios que viven de este sector. No nos extrañe que en breve Salgado siga la tendencia de Egipto y por el “bien común” quiera prohibir practicar el sexo sin ropa. ¿Le parecería sorprendente? Las actuales medidas de Salgado eran inimaginables hace diez años.

El problema de la dictadura de la vida sana, de las buenas intenciones o la que sea, es que siempre serán lo mismo: una dictadura, ya se quiera disfrazar como una lucha por la moral, por el “bien común”, solidaridad, igualitarismo o lo que se quieran inventar para convencer a la gente a base de prohibiciones que la libertad también es un vicio.

Subir

Anuncios

7 comentarios to “Elena Salgado. Así piensa un aprendiz de dictador”

  1. “<>Antes, la izquierda defendía en lo social ciertos tipos de libertad; pero ahora la nueva izquierda se ha derechizado en el sentido de conservador<>“.Creo que es ocioso distinguir entre libertad “en lo social” y en lo económico, como se hace comunmente. Todo es libertad o no lo es. Y todo es económico, en cierto modo. ¿Acaso la libertad del tráfico de drogas -que se denominaría “libertad en lo social” no implica tratos económicos? Prohibir el consumo de drogas implica limitar la propiedad privada de los potenciales vendedores y compradores.Así, creo que hay liberticidas, como los conservadores que restringen una parte de libertad y liberticidas como los izquierdistas que restringen otra. Pero en el fondo es todo lo mismo. La libertad es una.Y como dices, parece que la izquierda en España se está dedicando a restringir un parte de libertad que tradicionalmente no atacaba. Aunque esto último no es del todo exacto. Basta ver muchos gobiernos zurdos, y particularmente, las dictaduras de izquierda que arremeten contra el consumo de drogas, prostitución, etc.

  2. Elena Salgado es una tía bastante bestia. En general. Una extremista sin miedo a casi nada.Si a esos “cerebros” socialistas les sorprende lo difícil que resulta adoctrinar a la muchachada española, ya verán cuando la islámica enseñe la patita. Eso no tendrá remedio, por muchos reglamentos que hagan, y lo pagaremos los demás.

  3. Cuanto más lo pienso, más creo que, salvo escasas minorías, ese supueso espíritu liberal de la izquierda en algunos aspectos no fue más que una táctica.A la vuelta de 20-30 años, esa liberalidad en las costumbres era más una táctica para demoler la moralidad tradicional que una creencia en la libertad individual.Una vez quebrantada esa moral, es más fácil imponer la suya, una moral comunitaria, socialista, en la que la autonomía individual no es más que un residuo. Por ello no tiene reparos en tomar medidas tendentes a limitar o suprimir la libertad individual en los ámbitos que consideren oportunos.

  4. Excelente artículo, estoy completamente de acuerdo.Vaya, que dominante parece ser la Salgado…Me pregunto ¿Será así de dominante en la cama?

  5. Llevo mucho tiempo leyendo este blog y siempre me ha parecido magnífico, me lo sigue pareciendo, pero me voy a permitir discrepar en una cuestión:El tabaquismo no es un vicio en tanto en cuanto del consumo de tabaco se derivan daños para terceras personas que no han decidido libremente fumar.

  6. Maestre de Campo, ése, el daño a terceros que citas, es un problema de la ausencia de definicion de derechos de propiedad sobre los espacios aereos. Saludos

  7. Elena Salgado puede ser < HREF="http://flickr.com/photos/cannabicas/183535432/" REL="nofollow">muy dominante<>De todas formas, y estando en esencia de acuerdo con el artículo, me permito recordar que la izquierda todavía no ha propuesto nada comparable al proyecto de Acebes, que suponía un ataque frontal a la disidencia en materia de drogas bajo la excusa de la “apología”.Para una versión larga:< HREF="http://perso.wanadoo.es/jcuso/textos/valverde.htm" REL="nofollow">SALUD PUBLICA Y POLÍTICA: A PROPÓSITO DE UN PLAN ANTIDROGA<>Y, en breve, uno de los pocos editoriales publicados en nuestra prensa en contra de las pretensiones de Acebes< HREF="http://www.cannabiscafe.net/foros/showthread.php?&threadid=21370" REL="nofollow">No hablar del cannabis<>Información adicional:< HREF="http://narcoguerrilla.blogspot.com/2003/08/ma.html" REL="nofollow">Más sobre la polémica de la “apología”<>

A %d blogueros les gusta esto: