Samuel 8:10

¿Por qué leer la Biblia? Ahí va un fragmento de “1 Samuel”. Los medios políticos, aunque con diferentes nombres, siempre han significado lo mismo, esclavitud:
“Cuando [los sabios] le dijeron que querían tener un rey, Samuel se disgustó. Entonces se puso a orar al Señor, pero el Señor le dijo: «Considera seriamente todo lo que el pueblo te diga. En realidad, no te han rechazado a ti, sino a mí, pues no quieren que yo reine sobre ellos. Te están tratando del mismo modo que me han tratado a mí desde el día en que los saqué de Egipto hasta hoy. Me han abandonado para servir a otros dioses. Así que hazles caso, pero adviérteles claramente del poder que el rey va a ejercer sobre ellos
Samuel comunicó entonces el mensaje del Señor a la gente que le estaba pidiendo un rey. Les explicó:

«Esto es lo que hará el rey que va a ejercer el poder sobre ustedes: Les quitará a sus hijos para que se hagan cargo de los carros militares y de la caballería, y para que le abran paso al carro real.
Los hará comandantes y capitanes, y los pondrá a labrar y a cosechar, y a fabricar armamentos y pertrechos.
También les quitará a sus hijas para emplearlas como perfumistas, cocineras y panaderas.
Se apoderará de sus mejores campos, viñedos y olivares, y se los dará a sus ministros, y a ustedes les exigirá una décima parte de sus cosechas y vendimias para entregársela a sus funcionarios y ministros.
Además, les quitará sus criados y criadas, y sus mejores bueyes y asnos, de manera que trabajen para él.
Les exigirá una décima parte de sus rebaños, y ustedes mismos le servirán como esclavos.
Cuando llegue aquel día, clamarán por causa del rey que hayan escogido, pero el Señor no les responderá.»”

Las apariencias cambian, pero la sustancia no…

Anuncios

5 comentarios para “Samuel 8:10”

  1. Jorge, eso es. No obstante, voy a hacerte algunas apreciaciones, si mepermites, para entender esto mejor: el contexto del texto no es otro que la lucha que el pueblo de Israel siempre mantuvo para tener realeza o no tenerla. Desde sus inicios se consideraron un “pueblo elegido”, y decían que su Rey era Yahweh, lo cual los diferenciaba también en ese aspecto de los demás pueblos de los alrededores. No obstante, con el paso del tiempo la forma de gobierno real pasó a ser la más habitual en su torno, y no era tan mala, visto lo visto, lo que llevó a unas fuertes luchas internas por cambiar la forma anterior, basada en el sacerdocio levita, el profetismo, o los jueces… Al final, con el triunfo de la forma realista (David en el frente, y Salomón), tras serias peleas organizativas, se vio que todas las promesas se debían pasar a estos reyes, que por eso son vistos como santos, ejemplares, y sabios, cosa que no es cierta, la verdad, analizando la historia, retocada en los textos bíblicos para colocarles en mejor posición. Sucesivos reyes de la casa de David mostraron lo peor de las formas humanas en cuanto a robo, impiedad, orgullo, burocracia, engaño y autoritarismo. Por otro lado, la lucha fue tan feroz que de ahí arranca que los samaritanos, no reconociendo a la realeza, rompieran con el resto de Israel y fueran definitivamente dejados un poco aparte.Bueno, sin embargo habría que matizar más pormi parte, pero no pretendo mortificar a nadie.Saludillos

  2. Excelento artículo, sencillamente excelente.

  3. No obstante, se puede considerar desde un punto de vista liberal menos intrusivo el gobierno de los distintos jueces, que realmente actúan a modo de líderes de las distintas tribus durante diversas emergencias que con los cananeos y filisteos fueron surgiendo. El abuso de poder de los reyes fue más generalizado (desde el mismo Saúl, primer rey ungido por Samuel, último juez. El mismo Salomón, que junto a David se puede considerar el rey más justo, abusa de su posición real para conseguir a la mujer de Urías) a diferencia de los jueces, que debido a su menor autoridad cometieron menos tropelías (de hecho Gedeón no acepta ser elevado a la categoría de rey).

  4. Desde mi punto de vista creo que entrar en detalles “liberalismo” frente a “socialismo” o mayor o menor poder estatal es pecar de anacronismo y etnocentrismo. El núcleo que se debatía era otro: el lugar de Dios y de las instituciones consideradas divinas hasta entonces frente a las tomadas de pueblos circundantes, y por lo tanto expúreas. La historia será más virulenta con los Macabeos y el influjo griego. En definitiva, lo que se juega aquí es el lugar de Dios en la vida pública.Personalmente, no quiero ni reyes, ni jueces. No quiero ni rey, ni presidente estatal ni autonómico, ni de barrio. Y tampoco sacerdocios impuestos: Yo elijo ser mi señor, y elijo mis creencias. Pero estos versículos aún no se han podido escribir…Saludillos

  5. Todas las formas de jerarquía consagran la dominiación y por lo tanto la esclavitud. Una forma de jerarquía es la democracia representativa, otra el capitalismo.

A %d blogueros les gusta esto: