Policía sádico

Richard W. Rahn ha escrito un artículo —que ha traducido el CATO— describiendo cuál es la vocación de cualquier sádico: ser policía del estado.
“Para un sádico que odia a la humanidad, el trabajo ideal sería ser jefe de seguridad de los aeropuertos y así:

• Contrataría a gente que le gusta estar siempre dando órdenes.
• Exigiría mostrar la identificación cuatro veces antes de subir al avión, aún sabiendo que esos documentos pueden ser fácilmente falsificados.
• Exigiría a la gente a pasar horas haciendo cola, aunque de antemano se sabe cuántas personas viajarán por cada eropuerto y a qué horas.
• Obligaría a personas en sillas de ruedas, con implantes y marcapasos a pasar inspecciones físicas incómodas y degradantes.
• Confiscaría objetos personales relativamente inofensivos, tales como pinzas, alfileres, tijeras, cortaúñas y permitiría el paso de instrumentos peligrosos en manos de terroristas entrenados.
• Acosaría a los niños, a señoras mayores, a gente enferma y a mujeres atractivas, manoseando a la gente y obligándolos a hacer movimientos difíciles.
• Y finalmente, desperdiciaría el dinero de los contribuyentes con la contratación de personal excesivo que merodea sin hacer nada.” Más>>

Rahn, excelente.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: