El Congreso acoge un proyecto para controlar los medios

El gobierno socialista cada vez se parece más a la Alemania de Hitler o a la URSS de Stalin. Según La Gaceta el congreso va a tirar hacia delante un proyecto para regular el periodismo:

“Con el pretexto de defender la independencia periodística, ya consagrada en el artículo 20 de la Constitución, la proposición prevé nada menos que la creación de un Consejo Estatal de la Información—y otros autonómicos con análogas funciones— aún más dependiente del Parlamento que el politizado Consejo General del Poder Judicial. De acuerdo con este proyecto, el Consejo tendrá una dependencia total de los grupos políticos…”

Lo que es inexplicable es que “con el pretexto de defender la independencia periodística” el gobierno quiera aprobar una ley prohibiendo precisamente lo que intenta impulsar. ¿Es que nos toman por idiotas? Sí.

De aquí poco no tardarán en aprobar una ley que permita la pena de muerte a aquellos que piensan diferente a ellos, hacer clases de “solidaridad”, nacionalismo, estatismo… Así les será más fácil sacar mayoría en las próximas elecciones, que de hecho, es lo que pretende esta ley de sobre el control de los medios.

ACTUALIZACIÓN:

Brillante artículo de Juan Ramón Rallo sobre el “Estatuto del Periodista: lo que se nos viene encima“.

Anuncios

5 comentarios para “El Congreso acoge un proyecto para controlar los medios”

  1. Ya sabemos en qué consiste la cruzada contra la telebasura. Es obvio que a Sardá, a Jorge “Tomate” Javier y compañía, les darán la licencia para seguir intoxicando. En cuanto a las redes de blogs ya sabemos que a Cebrián no le gustan porque no las controla. Igual tenemos que pedir autorización cuando aprueben el decreto. Cosas peores se han de ver.
    Tengo algunas consideraciones sobre la libertad de prensa en mi último post en mi blog: road-to-freedom.blogspot.com . Agradezco visitas, comentarios y sindicaciones.

  2. Este proyecto de ley supone un ataque a la libertad de prensa sin precedentes en nuestra reciente historia democrática. Que no hay por dónde cogerlo, vamos.
    Pero este proyecto de ley y cualquiera. La mejor ley de prensa es la que no existe. El único límite aceptable ha de ser el código penal. Todo lo demás conduce a la censura.
    Por eso, me parece escandaloso que la FAPE –parece que ya secundada por la APM- ande enredando con pretendidas alternativas corporativistas y dando la matraca con la autorregulación y los comités deontológicos. Todo eso es igualmente liberticida. Lo que le hubiera faltado a Pedro J. cuando era sistemáticamente insultado y vilipendiado por el resto de la profesión por atreverse a tirar en solitario de los primeros hilos del caso GAL es haber tenido que bregar con un comité de gurús periodísticos presidido por el tenebroso Urbaneja.
    No, no. Ninguna cortapisa es aceptable para la libertad de prensa, libertad absolutamente central y básica para que exista una democracia digna de tal nombre.
    Insisto: todo lo que no sea el código penal y el veredicto diario de los lectores es censura. Y me parece asombroso que haya profesionales que no lo sepan.
    Mónica

  3. SENECA.
    La cosa pinta fea, los socialistas están crecidos.

  4. Bueno, y el PP ¿qué dice a todo esto? Porque a mí el proyecto stalinista de IU me parece casi imposible que llegue a salir adelante tal como está. Es demasiado. Si hasta Polanco ha sido partidario siempre de las terceras vías, porque les interesa (pagan fatal). Y lo demás es tan descarado … A lo mejor soy ingenua pero me cuesta creer que se atrevan a tanto.
    Yo creo que optarán por algo un poco más sutil, modelo Urbaneja, con algún añadido para controlar Internet, que por eso sí que no protestarán demasiado los medios tradicionales.Y me temo que por ahí son capaces de llevar al huerto hasta al PP.
    Todo esto es gravísimo y por ahí afuera apenas se comenta. Qué horror.
    Mónica

  5. Cualquiera sabe qué hará el PP. Estos conservadores, de buenos son tontos. Lo del proyecto de IU es efectivamente estalinista. Ahora va a resultar tener un medio de comunicación no es una manera más de expresar, informar o comunicar, sino una una actividad tendencialmente peligrosa sujeta a concesión graciosa del Estado que vela por la veracidad y la función social de la información. Vamos que aquí, pero aquí, es decir, ahora, nadie se sienta libre para decir lo que piensa o informar de lo que conoce. No, eso era antes. Y es que se empieza olvidando que al informar ejercemos una libertad que es nuestra y que no nos ha concedido nadie y se termina postrado ante el estado pidiendo permiso para informar. Pero no temáis, incorregibles individualistas, siempre darán el permiso cuando quede garantizada la verdad de lo que se diga. Pero la suya, claro. No os preocupéis, sediciosos liberales, siempre que vuestra verdad sea la verdadera, es decir, la de Llamazares, no habrá nada que temer. No, nada que temer, porque esta batalla comenzó hace tiempo: el día que muchos olvidaron que somos libres, que todo es nuestro y que aquí nadie nos concede nada, sino si acaso, al revés. Esto de IU no es sino un lance más de la batalla.
    Visita road-to-freedom.blogspot.com

A %d blogueros les gusta esto: