Hay que eliminar al defensor del pueblo

… porque odia al “pueblo” y a su libertad (no será a mí que vivo en una ciudad). ¿Se imaginan que los padres cobrasen por hacer su papel de padre? Pues si fuera así todos tendrían que ir en masa a las filas del paro gracias a esperpénticas figuras como el “Defensor del Pueblo”. Cada vez sirven para menos los padres, el estado está tomando su papel. Los padres se han convertido en creadores de seres humanos; y los políticos, burócratas, universidades y colegios públicos… en los adoctrinadores al estilo granjas colectivas de Pol Pot. Según una noticia del elmundo.es:

“…El Defensor ha abogado por respetar el derecho del niño a recibir una educación “digna” que le inculque “valores profundos” y a que la programación televisiva no los conculque.”

Eso es el trabajo de cada familia y no de un burócrata redentor. Si realmente el Redentor del Pueblo —Enrique Múgica— quiere diversidad y calidad de contenidos televisivos que pida privatizar absolutamente las televisiones estatales, la liberalización total de las privadas, la liberación de las bandas de frecuencia, de las licencias, de las renovaciones de licencias… Que pida apartar al estado de una vez por todas del panorama de los contenidos (ya sea de radio, televisión, Internet…) Con una absoluta privatización del sector, la oferta aflorará creando un inmenso abanico de contenidos. Si algún padre quiere restringir la nueva oferta generada ya existen métodos para hacerlo, es que no hace falta ni que se inventen.

Pero la única intención del defensor o redentor del pueblo, no es la riqueza de contenidos y la moral a la que apela, sino inculcar sus ideas elitistas de una comunidad socialista e igualitaria para dominar mejor al ciudadano en el futuro. Así, Enrique Múgica:

“…ha apostado por dar un plazo a las televisiones para que eliminen del horario infantil la telebasura y ha subrayado que si tras ese periodo se comprueba que la autorregulación no funciona el Gobierno debe “obligarles” a respetar la Constitución y las leyes.”

Enrique Múgica defiende este insulto a la libertad y camino a la esclavitud estatal por medio de la ¡libertad de expresión! La suya claro.

No voy a comentar las múltiples y dañinas paranoias mentales de este señor. Pero si quiere hacer algo por el pueblo (término ridículo hoy día) puede empezar por irse bien lejos y dejar de vivir del dinero del hombre libre, de los ciudadanos y empresas a los que esclaviza con absurdidades y lujos personales. Que vaya a robar (“defender” en su lenguaje) a otro pueblo.

Que se vaya a Cuba y regule allí la calidad de la televisión estatal. Que ponga en la televisión cubana esa “educación digna” que tanto anhela. Pero claro, en Cuba —a igual que existió en la URSS— ya tienen esa “educación digna” con la que tanto sueña Múgica. Enrique Múgica el redentor, no tardará mucho en decir que el programa televisivo cubano o chavista, junto los pases de desfiles militares a lo URSS, han de ser el referente para su “educación digna”.

Como he dicho al principio, Pol Pot también tenía la misma visión de “educación digna” y anticapitalista. Qué peligroso cuando un burócrata opina y “hace” cuando se trata de los niños y de la sociedad.

Anuncios

4 comentarios para “Hay que eliminar al defensor del pueblo”

  1. “No voy a comentar las múltiples y dañinas paranoias mentales de este señor. Pero si quiere hacer algo por el pueblo (término ridículo hoy día) puede empezar por irse bien lejos y dejar de vivir del dinero del hombre libre, de los ciudadanos y empresas a los que esclaviza con absurdidades y lujos personales. Que vaya a robar (“defender” en su lenguaje) a otro pueblo.”

    No puedo estar más de acuerdo. No conozco el carácter de Mugica, pero todos, repito, todos los salvapobres que conozco tienen, dicho llanamente, una mala leche de mucho cuidado, verdadera mala uva. Y créeme si te digo que son unos cuantos salvaniños con los que he acabado conviviendo (o lo que sea). Hay algo que no pueden tolerar, que les provoca especial rencor, a saber, que uno de los que presuntamente necesita de sus “cuidados” o bien desprecie esos cuidados o resulte ser un ingrato, es decir, le acabe llevando la contraria. A esos, lo he visto más de una vez, los persiguen con saña y con todo el poder de influencia que tengan. No nos hablan de los “prescindibles” a los que amargan la vida porque queda feo, pero existen y muchos. Tienen muchas etiquetas para la gente, funcionan así, y échate a temblar si te ponen una de las malas. “Fascista” no es la peor del catálogo.

    Reitero que no conozco a Mugica, pero sí el tipo de gente salvapobres.

    Por cierto, diferimos sobre el tamaño del estado, pero puedes creerme que nos pondríamos de acuerdo muy rápido sobre qué parte hay que eliminar primero.

    Dodgson

  2. Al final lo que tenemos es el famoso sentimiento de padre, que es un término ligado tanto al fascismo como al comunismo, como bien siempre ha repetido el Liberalismo, el mismo camino de sociedad cerrada, o de camino a la servidumbre que conocemos bien, un paternalismo que se cree siempre en la razón y en el conocimiento de lo que los demás hombres deben de hacer, dejarse guiar por sus consejos, sus ideas, sus locuras, en definitiva.

    Menudo término, menudo cargo,imaginaros, por la mañana a Múgica o a quien sea, mirarse al espejo y decirse, “eh, mira, mira ahí, yo soy el Defensor del Pueblo”, TOMA YA!!!

  3. ¿De que pueblo? ¿De alcorcón o Villalbilla?
    No creo que ellos nos consideren pueblo, pueblo es aquel que vota a la izquierda.

  4. Alucino en colores… Presenté una queja al defensor del pueblo de Málaga contra un Ayto que me discriminó en todos los sentidos. Lo único que hizo el buen señor fue remitir mi queja a dicho Ayto y reenviarme la respuesta de éstos, llena da falacias y verdades a media, dando el asunto por zanjado. ¿Será posible que en este país se cobran miles de euros para reenviar el correo? No, no es defensor del pueblo, es el defensor de administraciones donde tiene a todas sus amistades. ¿Y se suone que es imparcial? Es un auténtico esperpento.

A %d blogueros les gusta esto: