Salario mínimo

Acabo de leer un artículo en la “City Journal” de Nueva York (que hasta hoy desconocía) sobre el salario mínimo firmado por Steven Malanga:

“In the Empire State [el edificio], 64 percent of minimum wage employees are not the primary breadwinners in their families; they are the second or third or fourth wage earner—teens or retirees or spouses working part-time. In fact, the average family income of a minimum wage earner in New York State is about $48,400, according to research by the Employment Policies Institute, a business backed organization in Washington, D.C. Only 16 percent of all minimum wage workers in the state are supporting a spouse and/or children.”

Me contaba un amigo que una vez conoció a una chica que trabajaba de cajera en un supermercado. La chica vivía sola, tenía un “buen” coche (eso me dijo él, porque para mi todos los coches son iguales) y un ritmo de vida difícil de seguir para todos. Mi amigo se sorprendió teniendo en cuenta que era cajera. Ella le contó que no sólo vivía de su sueldo de cajera, sino que a ese le sumaba cada mes dos sueldos más (recuerdo que uno era de canguro, y del otro no me acuerdo).

A la pregunta si el salario mínimo crea más desempleo (algo evidente); Malanga responde:

“A recent study by three university economists found that a 10 percent increase in the minimum wage produces a 5.7 percent decline in overall teenage employment and an 8.5 percent decline in employment among African Americans aged 16 to 24.”

Que se lo digan a los recién licenciados o diplomados, muchos de ellos trabajando por ETTs con una precariedad altísima. La precariedad no la ha creado el libre mercado, sino el estado con este tipo de leyes más los subsidios de desempleo, indemnizaciones, bajas incentivadas… creando una fuerte rigidez en el mercado laboral.

Los sindicatos también son los culpables:

“Unions love minimum wage hikes because they give labor negotiators leverage to demand higher pay for their workers, especially in service industries where unionized workers make under $10 an hour. Raise the minimum wage and that will surely increase the wage demands of unions for their workers. As a consequence, however, low-wage workers who are not unionized lose their jobs”

Los privilegios de los sindicados, en contra de los que no lo están, parece no tener sentido en España, pero ¿han visto nunca cómo tratan los sindicatos en las empresas a los trabajadores externos o subcontratados? Al no ser del sector no les hacen caso alguno, es más, los marginan. Lo anteriormente expresado por S. Malanga también es aplicable a España pero con los jóvenes. Los “derechos conseguidos” sólo incentiva a la ociosidad, irresponsabilidad, baja producción siendo unos parásitos para el resto de trabajadores productivos y con ganas de trabajar… Gracias a estos “derechos”, y a los sindicatos que incentivan estas actitudes parasitarias, los jóvenes no pueden acceder a un empleo.

Y como ya es de cajón:

“…mountains of research show that when we raise the minimum wage, we destroy low wage jobs and increase poverty. This should not be surprising. If we increase the price of anything, including labor, buyers will buy less of it. Increase the minimum wage in New York State, and employers, especially small businesses who are already struggling with high health care costs and steep taxes, will hire fewer workers…”

Ni salario mínimo, ni leyes del estado contra el trabajo. Sólo el puro sistema de libre empresa puede acabar con los privilegios, desempleo, pobreza y los abusos de los sindicatos.

Anuncios

4 comentarios para “Salario mínimo”

  1. ¿Un salario mínimo no garantiza que los trabajadores tengan ese mínimo para poder gastarlo en bienes de consumo, que a su vez generen beneficios a las propias empresas en las que trabajan?

  2. No, el salario mínimo pone fuera de la nómina a aquellos trabajadores cuya productividad cae por debajo del límite, simplemente para el empleador ya no es economómicamente viable mantenerlo en su nómina. Desde luego, para los que se mantienen empleados es una bonanza, pero es una bonanza que se consigue a costa de los más desamparados.

    Saludos

  3. John Leo Keenan octubre 14, 2004 a 21:00

    «If we increase the price of anything, including labor, buyers will buy less of it.»

    Este es mi argumento favorito. Lo encuentro inapelable e indiscutible. Lo sabemos por la mente, por experiencia y por instinto.

    Saludos, Jorge.

  4. Pero nadie sube nada, símplemente se indica la cantidad económica mínima que se le debe pagar a una persona para que viva dignamente a cambio de su trabajo. Todo el mundo en las mismas condiciones de partida.

    Otra cosa, es que eso digais que el mercado lo arregla, y que no hace falta salario mínimo. Pero ya me direis qué se puede hacer en España con los 28 euros que cobra un chino por 17 horas de trabajo diarias, durante 7 dias a la semana (dejo de lado el sistema de China, sólo me fijo en el precio porque es en lo que se fijan las empresas para enviar allí su producción).

    R.

A %d blogueros les gusta esto: