Artículo de Thomas J. DiLorenzo al castellano

Acabo de traducir el artículo de DiLorenzo:

Thomas DiLorenzo es profesor de economía en el Loyola College de Maryland y autor de siete libros entre los que destacan “The Real Lincoln” y su último libro “How Capitalism Saved America: The Untold History of Our Country, From the Pilgrims to the Present”. También es colaborador habitual del Ludwig von Mises Institute.

Anuncios

11 comentarios para “Artículo de Thomas J. DiLorenzo al castellano”

  1. Muy bueno. Gracias por el esfuerzo “traductor”

  2. John Leo Keenan septiembre 9, 2004 a 18:40

    Buenísimo, gracias.

  3. Dilorenzo tiene un estilo muy propio, tal vez sea por los temas que toca. Si os gusta hay otros artículos suyos en castellano en:

    <>Frederic Bastiat (1801-1850): entre las revoluciones francesa y marginalista<>.
    http://www.liberalismo.org/articulo/81/

    <>El Libre Comercio En La Historia De La Libertad<>.
    http://www.libertadperu.org/ideas/mercado.htm

    <>Más Mentiras y Sofismas<>http://www.independent.org/newsroom/article.asp?id=47&esp=1

    <>La Defensa Hitleriana de Lincoln de Jaffa<>.
    http://www.independent.org/newsroom/article.asp?id=416&esp=1

    <>Los Federales contra los Indios<>.
    http://www.independent.org/newsroom/article.asp?id=108&esp=1

    Os he de poner los links así porque <><>Bloger<><> no me deja pasar parámetros (es decir, bloquea los <>“asp?id=”<>). Así que tendréis que hacer el clásico “copiar” y “pegar”.

  4. Un sujeto de Maryland se atreve, por ejemplo, a decir que: “la regulación sindicalista que prohibía el trabajo infantil vino después de que los niños dejaran de trabajar”. ¡Y es profesor de historia económica! Sigue con otra perla: “las leyes del trabajo infantil… han contribuido a que los jóvenes perdieran su oportunidad de trabajar”.
    No se puede mentir de forma más descarada y gratuita. La seguridad en el puesto de trabajo la atribuye a la fuerza competitiva del capitalismo (justo el azote de tal seguridad y encima es americano, dónde los ciudadanos cada vez están más preocupados por esa falta de seguridad laboral).
    Habla luego del coste laboral, pero este hombre de las cavernas no entiende que el factor humano no es un coste si no una inversión, tal vez la inversión más importante de una empresa.
    Propaganda barata liberal y desconocimiento absoluto del tema.

    Javier
    http://blogs.ya.com/diariodeunliberal

  5. John Leo Keenan septiembre 10, 2004 a 14:10

    No es cuestión de limitarse a insultar, Javier. Para eso, yo te digo que Thomas DiLorenzo vive en Estados Unidos, escribe de su propio país, del cual sabe mucho más que tú.

    O te digo que si no hay nada que decir, mejor dejar el tema al profesor DiLorenzo, que es un experto.

  6. Dilorenzo es un es un historiador económico reconocido. No creo que se le pueda tachar de ignorante. Por tus palabras parece que no lo hayas leído nunca, algo realmente sorprendente.

    Lo que dice Dilorenzo tiene una coherencia absoluta. El método de los sindicatos es la extorsión y la fuerza, participan en la sociedad con elementos anti–sociales. Este comportamiento es característico de las izquierdas o de aquellos que se creen superiores y legitimados a usar la fuerza ya que pacíficamente no tendrían éxito alguno (también es la forma habitual del estado).

    El libre mercado es todo lo contrario, es libertad, paz y prosperidad. Las empresas no te obligan a que compres sus productos bajo penas de cárcel, multas o sacándote la vida. El estado y los sindicatos no buscan los pactos contractuales de la sociedad, sino que los imponen unilaterales por la fuerza.

    Jorge

  7. Realmente me preocupáis. Ya le comenté una vez a J.C. Rodríguez que me preocupa ese fanatismo que practicáis. Tenéis una curiosa incapacidad de autocrítica. Todo lo que dicen vuestros gurús lo tomáis como cierto. No sólo yo, te diría, si no la principal corriente de derecho laboral europea, te puede asegurar que DiLorenzo miente y lo más preocupante es que tiene toda la pinta de hablar sin conocimiento, lo que inevitablemente conduce al error como es obvio. Un ejemplo, dice que los niños dejaron de trabajar antes de que existiera una ley que lo prohibiera. Si es que es de cajón, por Dios. En la bitácora de Yoz tengo que leer las mismas cosas… Realmente me preocupáis por defender un liberalismo que roza la anarquía, entendéis la libertad de forma gratuita y utópica. Lo siento por vosotros.

  8. El trabajo infantil se practica HOY en muchos lugares donde no hay ‘agitadores sindicalistas’ porque en cuanto aparece alguno lo fusilan… Mira que otros artículos me parecen interesantes pero este es simplemente un montón de mierda. Decir que los empresarios compiten por trabajdores mas cualificados y por ello pagan mas por menos horas… ¿y el trabajo no cualificado, como se autoregula?

  9. ¿Es lo mismo un joven que un “infante” ?
    ¿Cúal es la sutil línea que separa trabajo y explotación?
    Seamos un poquito serios en las afirmaciones que hacemos

  10. felipe mendoza noviembre 7, 2008 a 03:10

    lamentablemente hay una confusión en lo que plantea este caballero. implicitamente él define al capitalismo como la utilización del capital en la producción y luego se plantea que esta forma es solo posible en el libre mercado. Un modelo socialista perfectamente podría hacer uso de nuevas inversiones y reducir el aporte marginal del trabajo en la producción. el fenomeno producido por los sindicatos viene de otra base filosófica totalmente distinta. Ademas la idea de que solo por las mejores utilidades los trabajadores empezaron a trabajar menos es demaciado incompleta. quiero decir que no soy socialista ni de izquierda pero este señor hace un analisis panfletero y demaciado básico y sesgado. no tiene idea de lo que está hablando. o por lo menos el texto expresa muy mal lo que quizo decir.

  11. Les doy algo de razon porque el articulo es confuso. Dice:

    “La competición capitalista es también la razón por la cual haya desaparecido “el trabajo infantil” a pesar que los sindicalistas digan lo contrario. Los jóvenes se iban de las granjas para ir a trabajar a las duras condiciones de las fábricas porque era una mejor forma de supervivencia para sus familias y para ellos mismos.”

    Y despues agrega:

    “Además, las leyes del trabajo infantil siempre han sido proteccionistas y han contribuido a que los jóvenes perdieran su oportunidad para trabajar.”

    Suena a contradiccion. Pero a lo que hace referencia DiLorenzo es que, previo a las legislaciones laborales anti-trabajo infantil, los infantes realmente podian decidir si trabajar o no, un derecho basico de eleccion que hoy ya no tienen. No se olviden que uno de los principales (si no el principal) motivo de la agitacion anti-trabajo infantil fue hecha con miras a reducir la competencia laboral y aumentar los sueldos de aquellos no infantes que ya tenian trabajo. Esto degenera en una especie de redistribucion de la riqueza desde los hogares mas pobres (en los cuales los niños ya no podrian trabajar, o si lo hacian, estarian relegados al trabajo informal) hacia los hogares con un empleo ya estable.

A %d blogueros les gusta esto: